Navigation

Skiplink navigation

Avanza a paso lento la economía suiza

Lento avance de la economía suiza. swissinfo.ch

Expertos de economiesuisse, KOF, Seco y UBS explican a qué se debe que los consumidores helvéticos y de la zona euro hayan frenado la demanda.

Este contenido fue publicado el 01 julio 2005 - 12:47

En la semana económica destaca también el anuncio de ABB del despido de 1.300 trabajadores antes del 2008 en un intento por enderezar sus finanzas.

La economía helvética avanza a paso constante, pero lento.

economiesuisse, KOF y el UBS ofrecen esta semana su previsión de expectativas económicas, mientras la realidad cotidiana también emite su opinión: ABB tendrá que recortar 1.300 empleados entre el 2005 y el 2008 para evitar pérdidas este año.

Otro de los asuntos relevantes de la presente semana económica: todo en orden, no hay inmigración laboral riesgosa para Suiza. Es el balance a tres años de la firma del Acuerdo de Libre Circulación de Personas con la Unión Europea (UE) de los 15.

Crecimiento pausado

La economía helvética crecerá exclusivamente entre 1,4 y 1,8% este año debido a la falta de dinamismo en las exportaciones a la zona euro, y a un consumo privado en Suiza que está minado por la compleja situación del mercado laboral, afirmaron los expertos de economiesuisse.

Al respecto, el barómetro económico correspondiente a junio elaborado por Centro de Investigaciones Coyunturales de Zúrich (KOF) coincide y agrega que se mantendrán los ahorros.

Las dos ópticas coinciden con las estimaciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del Credit Suisse, 1,3%; del UBS, 1,6% y de la propia Secretaría de Estado de Economía (Seco) que estima un 1,5%.

Pese a ello, detallaron el miércoles pasado (29.06), "existen esperanzas", ya que el comercio exterior tuvo un buen desempeño en los meses de abril y mayo, con tasas de crecimiento del 10% anual; lo que beneficiará a la industria en los meses por venir.

Desde la perspectiva de los especialistas, para dinamizar la economía se requiere algo más que una política monetaria expansiva (es decir, tasas de interés bajas que promuevan la proliferación del crédito para empresas y familias). Se requiere también que el Estado adopte medidas como aligerar la carga fiscal para las empresas.

Inmigración razonables

A tres años de la entrada en vigor el Acuerdo de Libre Circulación de Personas entre Suiza y los 15 antiguos miembros de la Unión Europea (UE), no ha existido inmigración masiva de trabajadores hacia tierras helvéticas.

La concusión, dada a conocer el martes (28.06) es compartida por la Secretaría de Estado de Economía (Seco), la Oficina Federal de Migración y la Oficina Federal de Estadística (OFS).

Concretamente: el saldo migratorio fue de 57.710 personas durante el primer año, y de aproximadamente 46.220 durante el segundo (el dato correspondiente al tercer año se conocerá posteriormente).

Este balance genera confianza entre los suizos, quienes deberán votar dentro de tres meses sobre la extensión del citado acuerdo hacia los 10 nuevos miembros de la UE, todos países ubicados en el Este de Europa, y encabezados por Polonia y la República Checa.

¿Quién se mudó a Suiza?

Alemanes y portugueses ante todo. Al interior del país, la demanda de mano de obra extranjera ha sido dinámica y se ha concentrado sobre todo en la industria de la construcción, y dentro de los servicios, en la hotelería y la salud.

A escala regional, la zona más atractiva para los trabajadores es Ginebra. Y la principal preocupación de las autoridades suizas y de los trabajadores mismos, que era al llamado 'dumping salarial’, consistente en una competencia desleal a nivel de salarios, esto es, trabajadores extranjeros dispuestos a laborar por ingresos inferiores a sus homólogos suizos... no se presentó.

Las condiciones salariales nacionales se respetaron, es la conclusión a la que llegaron las autoridades luego de 3.500 controles realizados entre 14.000 trabajadores de forma aleatoria.

ABB recorta a 1.300

La reestructuración de las principales empresas suizas, en aras de mayor rentabilidad, aún no encuentra el final del camino.

La compañía tecnológica de origen helvético-sueco, ABB, anunció el jueves (29.06) que no logrará la meta de utilidades que se fijó para el 2005 y que sus finanzas están en problemas.

Por ello, suprimirá 1.300 empleos (10% de su plantilla total en el mundo) para compensar el incremento que han experimentado las materias primas de su división de transformadores eléctricos.

Los despidos, precisó el Director General de ABB, Fren Kindle, se harán de forma responsable y transparente.

Para la empresa implicarán un desembolso de 280 millones de francos suizos.

Desaparece el First Boston

El Credit Suisse Group (CSG) tomó una decisión estratégica como parte del proceso de reestructuración financiera y organizacional que vive: desaparecer al First Boston.

El pasado jueves (29.06), el corporativo de CSG dio a conocer que a partir de ahora utilizará sólo el nombre de Credit Suisse para toda operación de banca privada, corporativa y de inversión que realice.

Con ello, pone fin al uso de la marca de una de las instituciones financieras más conocidas y prestigiadas a nivel internacional, entidad que compró desde 1978.

A los clientes hay que aclararles: actividades, activos, compromisos, derechos y obligaciones de CS First Boston siguen intactos. A los trabajadores: sus derechos permanecen intactos. La decisión fue sobre todo estratégica, porque la integración de nombres fortalece la percepción de solidez.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Los pronósticos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2005 (corregidos con la información de los últimos meses) son:
economiesuisse, 1,4-1,8%
Credit Suisse, 1,3%
UBS, 1,6%
Seco, 1,5%

End of insertion

Contexto

La economía helvética avanza más lento de lo previsto este año debido al estancamiento de las exportaciones a la zona euro y a que los suizos compran menos que antes.

A tres años de entrar en vigor el Acuerdo de Libre Circulación de Personas, entre Suiza y la UE-15, el balance es positivo. No existió inmigración desordenada ni competencia desleal en materia de salarios (dumping salarial).

Algunas empresas enfrentan serios problemas financieros, como ABB que recortará a 1.300 empleados en tres años.

Credit Suisse, por su parte, desaparece la mítica marca First Boston.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo