Caso Anna Würgler: más cerca de la verdad

Jürg Würgler (der) , padre de la bióloga suiza Anne, sigue las investigaciones policiales. Norma Dominguez

A cinco meses de la desaparición de Annagreth Würgler en el norte argentino, el juez de la causa procesó al principal sospechoso por el delito de “homicidio simple”.

Este contenido fue publicado el 03 febrero 2005 - 07:27

Para la policía local casi no hay dudas de que la joven suiza está muerta y que el autor del crimen fue el hotelero de Pagancillo.

Ayer se dio el paso más importante en la investigación sobre la desaparición de Anna: se procesó con “prisión preventiva” al principal sospechoso, Alcides Cuevas (41 años), y se liberó por “falta de mérito” a Miguel Narváez (32). Ambos estaban detenidos en la Comisaría de Villa Unión desde diciembre de 2004.

swissinfo ha monitoreado la evolución del caso que conmociona al norte argentino, y ha desarrollado un seguimiento sobre la misteriosa desaparición de la bióloga suiza que recorría la zona haciendo turismo.

Desde que el 29 de agosto de 2004 fue vista por última vez, diferentes hipótesis se fueron tejiendo en torno a lo que pudo haber sucedido: mientras para su familia y su novio Mathías Villiger “Anna está viva y privada de su libertad” por una red de prostitución, la policía local y el juez que entiende en la causa creen que fue asesinada por Cuevas (un hotelero de Pagancillo) y su cuerpo, desaparecido.

Crónica de una búsqueda sin tregua

A partir de que se perdió su rastro, su novio la buscó reconstruyendo posibles trayectos; primero solo y luego con su amigo Miguel, quien llegó desde Suiza para ayudarlo.

Más tarde, y tras la incansable pero infructuosa búsqueda de Mathías y su amigo, la familia de Anna contrató a los abogados Santiago Domenech y Mercedes Slim, quienes quedaron a cargo de seguir la causa en Argentina.

En diciembre, “guiado por el espíritu de las navidades” y una gran esperanza, su padre, Jürg Würgler, llegó al país para averiguar el paradero de su hija, pero retornó a su tierra sin respuestas el último día de 2004.

Hace apenas una semana, Mathías volvió al norte argentino para testimoniar, reconocer algunos objetos y ayudar al esclarecimiento del caso.

Todos los caminos conducen a Cuevas

Quizás, lo más difícil de aceptar sea el abismo que divide las creencias que priman entre la familia y los afectos de Anna, que sostienen que está viva aunque impedida por la fuerza de comunicarse, y lo que creen la policía, la justicia local y provincial y todo un pueblo que calla, que cree que la suerte de la joven suiza fue la peor.

Según Narváez, él recogió a Annagreth en la ruta y la llevó en una 4x4 hasta donde estaba Cuevas, y luego su jefe se la llevó a otro lado.

En la crónica policial, se tiene conocimiento de que Anna pasó por El Chiflón y que ese 29 de agosto, alrededor de las 17,30, Narváez la levantó en la camioneta de Cuevas cuando hacía dedo por la ruta provincial 26 a la altura del Km 114.

Relató que él siguió de largo cuando la joven suiza le hizo dedo porque tenía prohibido por su patrón levantar gente en la ruta, pero que a pedido de los turistas que llevaba en la camioneta en ese momento, detuvo el vehículo y cargó la bicicleta de Anna en la caja trasera del vehículo y ella subió a la cabina en la parte trasera.

Narváez sostuvo que dejó a Anna en el camping de Amanda Gordillo, y siguió poco más de doscientos metros hasta el Hotel de Cuevas a dejar a los otros turistas, y le informó a su patrón que en el camping había dejado a una chica suiza que levantó en la ruta y estaba interesada en una excursión.

Fue ahí que -siempre según Narváez- Cuevas le dijo que lo esperara, se cambió y fueron donde estaba Anna. Allí, Narváez se alejó y el dueño del hotel le dijo que podía irse y que él trataría con la joven. Habiéndose alejado unos cincuenta metros, escuchó que se cerraba la puerta de la camioneta y, al darse vuelta, vio que Anna había subido a la 4x4 y que Cuevas salía como camino a Villa Unión. Luego de eso, no los volvió a ver.

En tanto que Cuevas niega haber visto a la joven, la declaración de Mathías concuerda con que el hotelero sí estuvo con Anna.

Según dijo Mathías a la Policía Federal, cuando él fue a buscar a su novia, Cuevas lo llevó a ver a Narváez, quien se encontraba enfermo, y sin bajarse de la camioneta le mostró una foto de la joven y le preguntó: “¿ésta es la chica que llevamos nosotros, no?”, como apoyo a su versión de que habían trasladado a Anna a territorio sanjuanino.

VER EN MÁS SOBRE EL TEMA:
- Mathías Villiger: “No pierdo las esperanzas”
- Sin dudas en la justicia

swissinfo, Norma Dominguez, Buenos Aires.

Datos clave

Desde el 29 de agosto de 2004 está perdida Annagreth Würgler. Recorría la región de Argentina.

Las investigaciones policiales descartan la posibilidad de encontrarla con vida.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo