Navigation

Puigdemont: "Las fronteras no son divinas, se pueden cambiar"

Este contenido fue publicado el 07 marzo 2021 - 15:27

Bruselas, 7 mar (EFE).- El expresidente de la Generalitat de Cataluña y actual eurodiputado Carles Puigdemont, dice en una entrevista publicada hoy en el medio Politico que las fronteras "no son divinas" y que se deben poder cambiar para ajustarse a la voluntad de la generación actual.

"Las fronteras existen, si, pero las fronteras no son de Dios, no son divinas", dice el eurodiputado, en vísperas de la decisión que el Parlamento Europeo adoptará el lunes sobre su inmunidad parlamentaria y la de sus compañeros de partido Toni Comín y Clara Ponsatí.

Añade que uno "puede estar de acuerdo en cambiar las fronteras. Las fronteras son algo artificial. Todas las naciones son artificiales. Cataluña, España es una decisión de una generación de personas que decide vivir junta de esa manera. De acuerdo, eso probablemente funciona para nuestros antecesores, pero ¿qué pasa con la siguiente generación de nuestro mundo actual?", dice Puigdemont.

El expresidente de la Generalitat habla de su situación y de cómo la crisis catalana puede llegar a ser un problema para la Unión Europea.

"Para nosotros, no es un caso personal", dice Puigdemont, que añade que no están protegiendo sus derechos particulares sino "también a nuestros votantes, más de un millón de votantes, más de un millón de ciudadanos europeos que votaron para ser representados por nosotros, unas minorías no solo nacionales, sino minorías políticas, disidentes".

Añade que si los disidentes "son amenazados, Europa tiene un problema".

Según Político, Puigdemont reconoce que espera perder la votación del lunes, en parte porque los presuntos delitos relacionados con el referéndum de 2017 ocurrieron mucho antes de que él, Comín y Ponsatí fueran elegidos para el Parlamento Europeo "Somos realistas. Conocemos las cifras. Sabemos la decisión de los grupos principales", añade.

Sobre la crisis de Cataluña, dice que España no ha presentado "una alternativa a la independencia" o un "proceso político para Cataluña".

La situación actual no funciona, dice Puigdemont, y añade que "lo saben ellos y nosotros lo sabemos".

"Pero, ¿cuál es la alternativa a la independencia?. Nada. Así que si no hay altenativa, el único camino que podemos seguir para sobrevivir como nación es tener nuestro propio estado", añade.

También denuncia "un doble estándar en la UE".

"Si estamos preocupados por los derechos humanos, como espero que Europa lo esté, debemos ser claros en que no importa si es en Rusia, en Venezuela o en España. Porque si no, la autoridad moral de la UE al dar lecciones a otros, está fallando", añade.

Por otra parte, Puigdemont señala que si Madrid permitiera el uso del catalán como idioma oficial en España y en la UE y protegiera otras aspiraciones nacionales no importaría tanto el hecho de tener un pasaporte en particular.

"Si España protege mi idioma, mi decisión de construir una sociedad basada en los derechos fundamentales, la democracia, la independencia de la justicia, etc, no tendría problema en tener un pasaporte español. Así que si, finalmente, es Europa quien nos da la protección para construir una sociedad como la queremos construir, estaremos muy felices de tener solo la ciudadanía europea", dice. EFE

mb/amg

(Más información sobre la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.