CDI: acuerdo de principio entre Berna y Berlín

Hans-Rudolf Merz (dcha), ministro suizo de Finanzas, con su homólogo alemán Wolfgang Schäuble durante la rueda de prensa en Berlín. Keystone

Suiza y Alemania han alcanzado un acuerdo de principio sobre una nueva Convención de Doble Imposición (CDI) que extiende la asistencia administrativa en materia fiscal conforme a los estándares de la OCDE.

Este contenido fue publicado el 26 marzo 2010 - 17:44

Poco se conoce por ahora del contenido del acuerdo. Los detalles del mismo se ultimarán de aquí al verano. Y el texto de la Convención sólo se publicará una vez firmado el documento, según el Ministerio suizo de Finanzas.

El acuerdo facilitará el intercambio de informaciones, según los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), entre ambos países y se espera que frene la fuga de capitales alemanes hacia Suiza.

Este compromiso rige sólo sobre los nuevos casos que se registren. Los anteriores seguirán siendo considerados por Suiza como hasta ahora.

Condiciones

Al término de las discusiones que sostuvieron funcionarios técnicos de Finanzas de ambos países, el titular suizo de Finanzas, Hans-Rudolf Merz, viajó este viernes a Berlín para reunirse con su homólogo alemán Wolfgang Schäuble.

"Nadie se opone a que en los casos de evasión fiscal suministremos ayuda judicial", declaró el Merz en la rueda de prensa conjunta realizada ¨con Schäuble. Pero el ministro helvético subrayó al mismo tiempo que "Suiza no prestará ninguna ayuda judicial sobre la base de datos bancarios adquiridos" de forma fraudulenta.

Las relaciones bilaterales suizo-germanas se han visto empañadas en las últimas semanas por los severos procedimientos emprendidos por Alemania para combatir la evasión fiscal.

El Estado federado de Renania del Norte-Westfalia (oeste), el más poblado e industrializado de Alemania, adquirió por la suma de 2,5 millones de euros un CD con informaciones sobre depósitos en cuentas de un banco suizo presuntamente robadas a esa institución crediticia.

Debido a las informaciones de prensa difundidas desde entonces se produjo en Alemania un alud de más de 10.000 autodenuncias de evasores impositivos. La opinión pública alemana sigue todavía dividida debatiendo si procede o no que el Estado compre esos datos. Hasta ahora no habido ninguna decisión de la Suprema Corte de Justicia alemana al respecto.

Por su parte el ministro alemán de Finanzas subrayó "el firme propósito (de su gobierno) de combatir el problema" de la evasión fiscal. Las autoridades alemanas sospechan que miles de contribuyentes con fuertes patrimonios eluden pagar impuestos al fisco escondiendo sus dineros en Suiza.

Nuevo acuerdo

Antes del verano de 2010 quedarán aclarados importantes detalles del acuerdo. La ayuda judicial que prestará Suiza a Alemania no sólo estará referida a los casos de fraude, sino también de evasión fiscal.

Para ello, los gobiernos de ambos países deberán suscribir próximamente un acuerdo bilateral destinado a evitar la doble imposición que tendrá que ser sancionado además por los Parlamentos de Suiza y Alemania.

Alemania no contempla ninguna amnistía para los contribuyentes alemanes que evadieron impuestos en los últimos decenios depositando sumas por varios miles de millones de euros en Suiza.

Hans-Rudolf Merz había propuesto una suerte de impuesto global que registrara y gravara esos patrimonios, pero el ministro alemán dijo que tal posibilidad no era considerada por el gobierno de la canciller Angela Merkel.

Comisión bilateral

Para esclarecer las cuestiones financieras e impositivas aún no resueltas, ambos ministros instalaron una comisión bilateral de trabajo bajo la dirección de los subsecretarios de Finanzas de Suiza y Alemania.

Entre los cometidos del comité figura analizar un acceso de mercado más amplio para los bancos suizos en Alemania, así como la cuestión de la venta ilegal de datos bancarios secretos de Suiza a las autoridades alemanas.

Además la comisión deberá analizar si es posible gravar retroactivamente patrimonios de alemanes ocultos en entidades financieras suizas. Entre los temas a discusión figura actualmente el de la imposición de ingresos de capital actuales procedentes de dichos patrimonios, así como sobre herencias y donaciones.

A cambio se analizará la aspiración helvética a tener un mejor acceso a plaza financiera alemana para los bancos suizos.

Juan Carlos Tellechea, Berlín, swissinfo.ch

Datos clave

Suiza tiene actualmente convenciones para evitar la doble imposición (CDI) firmadas con Austria, Dinamarca, Francia, Finlandia, Gran Bretaña, Luxemburgo, México, Qatar, España y Noruega, entre otros.

El Tesoro alemán estima que podría ingresar entre 150 y 300 millones de francos suizos producto de la persecución de los evasores contenidos en el CD que decidió comprar a una fuente anónima.

En 2008, Alemania compró ya un CD con información de contribuyentes sospechosos de evasión a través de cuentas en Liechtenstein.

End of insertion

Contexto

El escándalo desatado por la compra el año pasado por los servicios secretos de Alemania de un CD-Rom con datos bancarios secretos suizos obtenidos fraudulentamente sobre presuntos evasores fiscales alemanes, enturbió las relaciones helvético-germanas.

Entre los investigados y ahora condenados por evasión fiscal figuraba el ex director del banco del Correo alemán, Postbank, Klaus Zumwinkel.

En las últimas semanas fue ofrecido otro CD-Rom más, esta vez sobre cuentas secretas del banco Credit Suisse obtenidas también ilegalmente. Este nuevo asunto llevó a investigar a 1.100 contribuyentes alemanes por presunta evasión fiscal.

Ante el temor de que pudieran aparecer más documentos de este tipo, las autoridades suizas iniciaron negociaciones con Alemania para facilitar el intercambio bilateral de información fiscal y asistencia judicial sobre contribuyentes alemanes que se encuentren efectivamente bajo la mira del fisco alemán.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo