Navigation

Christoph Merian, una suerte para Basilea

Christoph Merian. http://www.merianstiftung.ch/

Hombre modesto y devoto, con talento comercial y fuerte sentido del interés común, Christoph Merian (1800-1858) legó todos sus bienes a su querida ciudad natal. Su fundación festeja 115 años de vida.

Este contenido fue publicado el 03 mayo 2001 - 16:37

Basilea, en comparación al resto de Suiza, se beneficia de un clima templado, un puerto internacional con sabor marítimo, un carnaval pintoresco y una larga tradición de mecenazgo.

En este marco surgió, hace 115 años, la Fundación Christoph Merian con los fondos otorgados por este comerciante, hijo ilustre de Basilea.

La institución adquirió un papel único en la vida cultural y social de la ciudad que aún mantiene, luego de más de un siglo de existencia.

Fue el 3 de mayo de 1886 cuando la fundación quedó formalmente creada con fondos superiores a los 10 millones de francos suizos, aparte del legado de 300 hectáreas de terreno para construir, en Basilea, centros de apoyo para los más necesitados, fortalecer un ambiente saludable para los habitantes de esa ciudad e impulsar diversas actividades culturales.

Merian tenía perspectivas visionarias. Dedicó su fortuna al fomento de los asilos y otros propósitos municipales, dejando abierta la posibilidad de que, en el futuro, cada generación pudiera invertir los fondos según sus necesidades.

Actualmente, jóvenes y ancianos, artistas e inquilinos, promotores culturales y asistentes sociales, amantes de la música, el cine, el teatro y la literatura se benefician del patrimonio de este personaje excepcional.

En el año 2000, la Fundación Christoph Merian subvencionó numerosas instituciones sociales y proyectos culturales.

La primera Casa de Literatura de Suiza, un parque deportivo para jóvenes, el festival de vídeo VIPER, un consultorio infantil, un punto de encuentro para desempleados y el Jardín biológico de Brüglingen se encuentran entre los más de 50 beneficiarios del año pasado.

Voces críticas de las tareas de la fundación hablan de un "imperio secreto". Christian Felber, director de la fundación responde a estos ataques.

"El apoyo estatal tiene carácter racional ya que debe considerar a todos los grupos de interés. Nuestro apoyo voluntario se dirige a grupos particulares, nuestra ayuda es más emocional, rápida y directa. Podemos realizar proyectos que difícilmente serían aprobados en plebiscito ciudadano.", explica Felber.

Sobre la conmemoración de este aniversario número 115, la Fundación anuncia un programa especial para este domingo, 6 de mayo, con la apertura al público de la finca biológica "Schlatthof", la entrada libre al Museo del papel y a la Colección de caricaturas, además de un amplio programa de actividades.

Franziska Nyffenegger, Basilea

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.