CIDH exhorta el cierre de Guantánamo y denuncia fallas en justicia en EEUU

La bandera de EEUU en la cárcel de Guantánamo el 7 de agosto de 2013 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 05 agosto 2015 - 14:57
(AFP)

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) exhortó este miércoles a Estados Unidos cerrar el centro de detención de Guantánamo y juzgar a los prisioneros en sus cortes federales, denunciando discriminación contra musulmanes y defectos de la justicia militar en la prisión.

En un informe de 142 páginas, el primero de la Comisión sobre la cárcel militar y que se publicó este miércoles, el organismo denunció que la detención indefinida de sospechosos extranjeros de terrorismo en Guantánamo "es arbitraria" y constituye "una clara violación del derecho internacional".

"La razones de seguridad pública no pueden servir como pretexto para la detención indefinida de personas sin presentar cargos en su contra o someterlas a juicio", añadió el texto.

El centro de detención de Guantánamo abrió en enero de 2002 tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, y desde entonces es objeto de denuncias de organizaciones de derechos humanos y la CIDH, órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En su informe, la CIDH ahondó en detalles y abrió nuevas críticas sobre la prisión, que opera en la base militar estadounidense de Bahía de Guantánamo, sobre tierras alquiladas a Cuba desde 1903.

- Más garantías procesales -

Las comisiones militares, unos tribunales especiales que procesan a los detenidos, son lentos, ineficientes e "incongruentes con las garantías del debido proceso", señaló la CIDH.

Según el organismo, los prisioneros deben ser juzgados por cortes federales en territorio estadounidense y con ello las garantías procesales se deben respetar.

"Las cortes deben realizar una evaluación rigurosa del material probatorio del gobierno para garantizar que toda detención en este contexto esté basada en pruebas claras y convincentes", observó.

Además, los prisioneros, muchos de ellos recluidos por más de una década sin cargos ni juicio, deben ser mantenidos bajo adecuados estándares de atención médica y psicológica.

El informe se publicó dos semanas después que la Casa Blanca anunciara los últimos retoques de un plan para cerrar la prisión militar, a menos de 18 meses de que culmine el segundo mandato de Barack Obama.

Obama hizo de la clausura de la prisión una prioridad desde que asumió la presidencia en 2009, pero el proyecto enfrentó numerosos obstáculos, incluida la oposición del Congreso al traslado de detenidos a prisiones en Estados Unidos.

La CIDH además recomendó a Estados Unidos "desclasificar toda prueba de torturas y malos tratos" y detener la alimentación forzada de los detenidos.

-Régimen discriminatorio-

"Además de ser discriminatorio, en Guantánamo hubo torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes que incluyeron submarinos y otros métodos de tortura del estilo de los que se usaban en las dictaduras militares latinoamericanas en la década de los setenta", dijo el secretario ejecutivo de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza, al presentar el documento.

Con una población de prisioneros exclusivamente compuesta de hombres extranjeros y musulmanes, Guantánamo constituye un régimen discriminatorio, denunció la Comisión.

Genera la "apariencia" de un régimen "dirigido a ciertas personas en razón de su nacionalidad, etnia y religión", señaló.

En sus 13 años de existencia, 779 prisioneros habrían pasado por la prisión de Guantánamo, de los cuales 116 siguen recluidos, dijo la CIDH, citando cifras oficiales. Solo 8% fueron identificados como "combatientes" de Al-Qaida o los Talibanes.

Pero en definitiva, el centro de detenciones debe cerrar insistió el organismo.

Los detenidos deben ser enviados a cortes en Estados Unidos -derogando las leyes que lo impiden-, o enviados a sus países de origen u terceros lugares, si su vida o su libertad corren peligro, solicitó el organismo.

"Este informe será una herramienta muy importante para el gobierno de Estados Unidos (...), ya que aporta nuevos elementos y nuevos argumentos para proceder al cierre de este centro de detención", destacó Álvarez Icaza.

Estados Unidos ha estado enviando prisioneros de regreso a su país de origen o hacia terceros países. Uruguay recibió como refugiados a seis exdetenidos de Guantánamo en diciembre pasado.

Pero últimamente los traslados parecen haberse estancado.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo