Navigation

Skiplink navigation

Comisión de Derechos Humanos en tela de juicio

En el conflicto israelo-palestino, desdén por los derechos humanos. Keystone

Más que nunca, ONG suizas e internacionales ponen en duda la credibilidad de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) que sesiona desde este lunes en Ginebra.

Este contenido fue publicado el 11 marzo 2005 - 19:08

Al hacerse eco de la opinión de un grupo de expertos, que elaboró un informe por mandato de Kofi Annan, piden una reforma de esa entidad de la ONU.

Se ha convertido en un ritual. Como en los años precedentes, las organizaciones activas en la defensa de los derechos humanos ponen en tela de juicio el trabajo y el funcionamiento de la Comisión de los Derechos Humanos (CDH) en vísperas de la sesión anual que se abre este lunes –y a lo largo de seis semanas-, en Ginebra.

Pero esta vez, en apoyo de sus críticas, esgrimen un informe que se efectuó por mandato del secretario general de las Naciones Unidas.

En un documento intitulado 'Informe del grupo de personalidades de alto nivel sobre las amenazas, los desafíos y los cambios’, entregado a Kofi Annan en diciembre pasado, diversas personalidades exhortan a las Naciones Unidas a "restituir su credibilidad a la Comisión de Derechos Humanos".

Desde ese punto de vista, Kenneth Roth señala: "La comisión debe concentrarse en la protección de los derechos humanos en lugar de impedir la crítica sobre los países miembros que cometen serios abusos".

Jueces y partes

El director general de Human Rigths Watch remata: "La Comisión se ha convertido en lugar de refugio para gobiernos como el de Sudán, que deberían estar en el banquillo de los acusados más que en el órgano principal de la ONU para los derechos humanos".

De hecho, entre los 53 miembros de la comisión figuran igualmente países como Nepal, Zimbabwe, el Congo, Cuba, Rusia China o Estados Unidos. Estados igualmente señalados este año por las ONG por violaciones de los derechos humanos.

Para Amnistía Internacional (AI), es de temer entonces que nada substancial saldrá de la Comisión con respecto a las guerras en Irak y Chechenia. La ONG pide igualmente al organismo de la ONU "cesar su inacción" en relación con China y Zimbabwe.

Y eso no es todo. "Nepal está al borde de la catástrofe. Se cometen ahí serias violaciones", advierte Peter Splinter. El representante de AI ante las Naciones Unidas solicita la nominación de un relator especial para ese lugar golpeado recientemente por la ofensiva del rey Gyanendra.

Más prevención

"Todo el mundo critica ahora la guerra en Irak. Pero no se hizo nada en los años 80 contra las sevicias cometidas por el régimen de Sadam Hussein", señala por su parte el presidente de la ONG Ginebra para los derechos humanos, Claude-Adrien Zoller.

Con la denuncia temprana de las derivas autoritarias y las violaciones que las acompañan, la Comisión favorece una prevención de al menos un aparte de las guerras y que las crisis que conocen tarde o tempranos los regímenes, afirma.

"Sin embargo, más que de una nueva reforma, es de voluntad política de lo que carece la Comisión por parte de los Estados que la componen", subraya a su vez la Federación Internacional de las Ligas de derechos Humanos (FIDH).

La ONG teme inclusive que "aunque necesario, el proceso de reforma de la comisión se convierte en una nueva oportunidad para reducir aún más su capacidad de proteger a las víctimas".

swissinfo, Frédéric Burnand, Ginebra
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Contexto

La Comisión de Derechos Humanos está integrada por 53 Estados miembros.

En marzo y abril de cada año se reúne en sesión ordinaria de seis semanas en la que participan 3.000 representantes de los Estados miembros, de Estados observadores y de ONG.

Durante la sesión, la Comisión adopta un centenar de resoluciones, decisiones y declaraciones de la presidencia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo