Navigation

Continúa la crisis entre Libia y Suiza

Vuelta a la amistad: el español Miguel Ángel Moratinos, el primer ministro libio Baghdadi Mahmudi y su homólogo italiano Silvio Berlusconi. Keystone

Libia y la UE anunciaron el sábado el cese de las restricciones a la concesión de visados de las dos partes. Mientras Berna reaccionó y afirmó que había aplicado correctamente el acuerdo de Schengen, Trípoli aseguró que la crisis con Suiza “es otro tema”.

Este contenido fue publicado el 29 marzo 2010 - 16:25

El ministro libio de Asuntos Exteriores, Musa Kusa, dijo ayer domingo (28.03.) que la crisis con Suiza no había terminado todavía, al día siguiente del arreglo del contencioso sobre los visados entre Libia y la Unión Europea.

La crisis con Suiza “es otro tema”, indicó Kusa, preguntado al margen de la cumbre árabe de Sirte, en Libia, para saber si los levantamientos recíprocos el sábado de las restricciones sobre los visados por Trípoli y la UE abrían el camino a un arreglo de la crisis con Berna.

El ministro indicó que sus país exigió siempre un “arbitraje internacional” para arreglar sus discrepancias con Suiza, cuyo origen fue el arresto en Ginebra, en julio de 2008, de uno de los hijos del coronel Muammar Gaddafi, Hannibal, denunciado por sus dos empleados domésticos por malos tratos.

Musa Kusa también explicó que las negociaciones con Berna “no se han detenido” y que podría haber “próximas reuniones bajo los auspicios de Alemania y España”.

El pasado sábado por la tarde, fuentes diplomáticas indicaron que la solución a la crisis entre Suiza y Libia estaba “muy próxima”, tras una conservación entre el presidente italiano Silvio Berlusconi, el jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, y el primer ministro libio, Baghdadi Mahmudi, al margen de la cumbre.

La Unión Europea y Libia

España, que ocupa la presidencia de la UE, anunció el sábado el levantamiento de las restricciones de visados Schengen para personalidades libias, entre ellos el dirigente Muammar Gaddafi, en un comunicado distribuido por el ministerio de Exteriores libio en Sirte, en el marco de la cumbre de la Liga Árabe.

“Los nombres de los ciudadanos libios inscritos anteriormente en (la lista negra) del Espacio Schengen fueron suprimidos de manera definitiva”, anunció la UE en un comunicado. Poco después, un alto responsable libio anunció que su país levantó la prohibición de la concesión de visados a los europeos del espacio Schengen.

Después de este anuncio, Libia consideró el sábado por la tarde que Suiza había sido “vencida por esta medida común europea”, según un comunicado del ministerio libio de Exteriores. Recordamos que el gobierno suizo había anunciado esta semana el levantamiento de su ‘lista negra’ que privaba de los visados Schengen a entre 150 y 188 personalidades libias.

Difícil despertar

“El despertar es duro para Suiza porque Europa ha elegido: entre Trípoli y Berna, la UE eligió Trípoli”, estima el investigador Hasni Abidi, director del Centro de Estudios y de Investigación sobre el mundo árabe y mediterráneo de Ginebra.

Además parece que nada ha cambiado para Max Göldi, ciudadano suizo retenido en prisión en Libia. Sus condiciones de detención estarían incluso deterioradas, según las declaraciones de ayer domingo de su abogado libio, Salah Zahaf.

“Si no hay ninguna garantía para el regreso de Max Göldi, si su caso no hubiera sido evocado de manera seria, y no solamente oral en las negociaciones, se trataría de un abandono de Europa”, destaca Hasni Abidi.

“Estoy sorprendido por el comunicado de la presidencia de la UE. Han ido más allá de lo que los libios esperaban. Existen las excusas, pero también el compromiso de que eso no se volverá a reproducir”, se sorprende M. Abidi.

Por su parte, el Ministerio suizo de Asuntos Exteriores subrayó el sábado por la tarde que las restricciones de concesión de visados a las personalidades libias habían sido decididas de acuerdo a las reglas de Schengen.

Esta medida venía motivada por el rapto de dos suizos en Trípoli. En efecto, las autoridades libias habían actuado con la violación del derecho internacional con la retención de los dos suizos en otoño de 2009 en Trípoli, indicó el Ministerio de Exteriores en un escrito.

Las restricciones en la concesión de visados se decidieron por “razones ligadas a la seguridad pública y nacional” y en “de acuerdo con el artículo 96 del reglamento de aplicación del mecanismo de Schengen”, escribe el ministerio. Suiza ha hecho uso de las reglas de Schengen conforme al derecho “lo que igualmente confirmó la Unión Europea”.

swissinfo.ch y agencias

Cronología de la crisis

15 de julio de 2008:
Señalados como sospechosos de haber abusado de sus dos criados, Hannibal Gadafi y su esposa Aline fueron detenidos por la Policía Cantonal de Ginebra. La pareja fue puesta en libertad, tras el pago de una fianza de 500.000 francos.

19 de julio de 2008:
Dos ciudadanos suizos, Max Göldi y Rachid Hamdani, fueron detenidos en Libia. Trípoli los acusó de violaciones a las leyes sobre inmigración y residencia.

26 de julio de 2008:
Libia reclama una disculpa por parte de Suiza.

20 de agosto de 2009:
De visita en Trípoli, el presidente suizo, Hans-Rudolf Merz presentó sus disculpas al Primer Ministro por el arresto de Hannibal Gadafi, y concluyó un acuerdo para obtener la liberación de los dos detenidos, confinados en un lugar desconocido en territorio libio.

4 de noviembre de 2009:
El Gobierno de Suiza debió suspender el acuerdo con Libia y mantener hasta nuevo aviso su política de visados restrictiva hacia personas de nacionalidad libia.

9 de noviembre de 2009:
Berna estima que los dos suizos fueron "secuestrados".

15 de febrero de 2010:
Trípoli suspende la expedición de visados para los europeos, con excepción del caso de ciudadanos británicos. Italia acusa a Suiza de tomar a los demás miembros del espacio Schengen como rehenes.

18 de febrero de 2010:
Mediación española en el asunto de los visados.

22 de febrero de 2010:
Max Göldi es encarcelado y Rachid Hamdani abandona el territorio libio.

17 de marzo de 2010:
El cantón de Ginebra se dice de acuerdo en pedir disculpas a Hannibal Gaddafi e indemnizarlo por la publicación en septiembre de 2009 de fotos de identificación judicial en un diario suizo.

25 de marzo de 2010:
Suiza suprime (o reduce drásticamente) su ‘lista negra’ de residentes libios.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo