Navigation

Paraguay mantiene restricciones para frenar el sostenido aumento de la covid

Este contenido fue publicado el 11 enero 2021 - 16:57

Asunción, 11 ene (EFE).- Paraguay mantiene desde este lunes y hasta el 31 de enero próximo la veda nocturna de desplazamiento y la prohibición de reuniones masivas para frenar el sostenido aumento de la covid-19, que ha dejado 2.387 muertos y 115.026 contagios.

El nuevo decreto del jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, señala que todas las actividades productivas del país se realizarán en ese tiempo entre las 05.00 y las 23.59 horas, salvo excepciones a sectores esenciales especialmente previstas.

Y desde las 22.00 horas está prohibida la venta de bebidas alcohólicas en comercios y bodegas que abundan en el área metropolitana, no así en los locales gastronómicos, donde la consumición está permitida hasta la medianoche.

La práctica recreativa de deportes está permitida hasta un máximo de siete personas por equipo, bajo estrictas medidas sanitarias establecidas por el Ministerio de Salud durante la etapa de fases de la cuarentena.

En cuanto a las reuniones sociales, estas solo durarán cuatro horas y hasta con cien personas, con distanciamiento de dos metros entre personas, y se mantiene la prohibición de bailes y aglomeración en barras.

Las clases presenciales siguen suspendidas en todos sus niveles y las reuniones familiares están admitidas hasta 12 personas, mientras que el funcionariado seguirá trabajando en cuadrillas y hasta el 50 % de recursos humanos.

En Paraguay la transmisión "es de tipo comunitario con los territorios de Central (el departamento que bordea Asunción) y Capital con el 70 % de los casos de todo el país", refiere el decreto presidencial.

Y argumenta que "la inestabilidad de la epidemia, de la mano del ambiente social y típico de los últimos días del mes de diciembre y los primeros días del año, genera condiciones desfavorables para avanzar" en la habilitación de nuevos sectores económicos.

La preocupación del Gobierno radica además en el alto nivel de exigencia del sistema sanitario del país, que hasta este domingo contaba con 850 pacientes del coronavirus, 180 de ellos en cuidados intensivos, además de otras patologías o típicas de la temporada veraniega como el dengue.

Paraguay padeció en 2019 la peor epidemia de dengue en 20 años, con 53 muertos y 177.104 casos notificados.

Otro frente que concentra la atención de las autoridades es la llegada de las primeras vacunas contra la covid-19 antes de mayo o junio, cuando se espera el arribo de las pactadas a través de Covax, la plataforma de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para ello, el Ministerio de Salud mantiene negociaciones contra reloj con las farmacéuticas que las fabrican, al tiempo de gestionar ante el Congreso modificaciones a la ley de vacunas para asegurar la confidencialidad que se exige en este tipo de contratos en el sector privado.

Una primera modificación de la citada ley, que solo reconoce a la plataforma Covax como proveedor, permitió a la cartera contactar con el sector privado, y para esta semana se espera cerrar el circuito legislativo. EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.