Las diferencias culturales en Suiza ante la crisis sanitaria

Un policía conversa con personas que todavía no respetan la regla de distancia social en Zúrich, el 20 de marzo.

La respuesta de Suiza a la pandemia de coronavirus ha puesto de manifiesto la fosa cultural entre la parte germanoparlante y la parte latina (francés e italiano) de Suiza.

"Ha aparecido una fosa cultural entre los gobiernos de expresión francesa e italiana decididos a bloquear todo para frenar la propagación de la enfermedad y los cantones germanófonos, más indecisos", escribía el periódico francófono Le Temps el 17 de marzo.

Christian Vitta, el combativo presidente del gobierno en el cantón de habla italiana del Tesino, subrayó recientemente estas diferencias regionales.

"La propagación del coronavirus no es la misma en los diferentes cantones. Hay regiones donde el virus está más desarrollado, como en el Tesino. Es difícil tener una solución única para toda Suiza. Estas medidas deben ser moduladas", indicó Vitta a la radio pública suiza, RTS, el 24 de marzo.

La pequeña nación alpina ha resultado muy afectada por el virus. El cantón del Tesino y los francófonos de Vaud y Ginebra, los tres al sur de Suiza, han sido los más afectados, debido a la propagación del coronavirus en Italia.

Confianza y medidas más estrictas

Diferentes puntos de vista regionales sobre la respuesta gubernamental sanitaria salieron a la superficie en una reciente encuesta. En ella se demostró que casi la mitad (49%) de todos los residentes de Suiza creen que el Gobierno Federal reaccionó con demasiada lentitud ante la propagación del virus. Pero las críticas fueron más fuertes en el Tesino (68%) y en la Suiza francófona (64%), en comparación con las regiones de habla alemana (42%), menos afectadas por la crisis pandémica.

En total, el 59% de los residentes suizos francófonos opinan que las medidas del Ejecutivo no han ido lo suficientemente lejos para responder adecuadamente en la detención de la propagación del virus, en comparación con el 38% en las regiones de habla alemana y el 30% en el Tesino.

La confianza en las autoridades está dividida en todo el país. Alrededor del 70% de los germanoparlantes dicen que confían en las autoridades, comparado con el 45% en las regiones de habla italiana y francesa.

El analista político Michael Hermann, cuya agencia Sotomo llevó a cabo la encuesta, dijo que los diferentes niveles de urgencia en cada región explican en parte los diferentes puntos de vista.

Pero añadió: "En la Suiza francófona, la mayoría pide restricciones adicionales para salir al exterior, siguiendo el ejemplo de Francia. También pueden entrar en juego aspectos culturales, como el papel del Estado, o la confianza en la responsabilidad individual, que es más notable en la Suiza de habla alemana que en la de habla francesa".

Hermann tiene otra teoría sobre la propagación geográfica de la enfermedad: que los países mediterráneos son más táctiles y están menos acostumbrados al distanciamiento social que los países de habla alemana.

La responsabilidad individual

Suiza es un crisol de culturas del norte y del sur de Europa, añade, al respecto, el historiador suizo Olivier Meuwly. En la cultura alemana se asume que la responsabilidad individual conducirá a la responsabilidad colectiva, dice el historiador, lo cual es una idea extraña para las culturas del sur de Europa donde "se supone que el orden viene de arriba", indicó recientemente al diario Le Temps.

Olivier Moeschler, sociólogo e investigador asociado de la Universidad de Lausana, comentó sobre el tema que las actitudes hacia el Estado divergían claramente según la región lingüística: 

"La Suiza francófona se refiere más de buena gana a Francia y su modelo centralista, impulsado por el Estado, mientras que las regiones suizas de habla germana están más cerca del modo de operar de la vecina Alemania. Francia se basa en gran medida en un modelo de arriba a abajo - una autoridad fuerte vista como una necesidad, una fuerza estructuradora, que puede ser temida, pero en la que la gente tiene grandes expectativas".

La noción de responsabilidad individual también parece variar según la región. En las regiones suizas de habla francesa e italiana ha habido llamamientos de los científicos, en una petición en línea y de los políticos locales para que las autoridades impongan un cierre más estricto. Mientras tanto, en las parte de habla germana los políticos han exigido principalmente que el público respete las nuevas medidas de confinamiento.

¿Son los suizos de expresión germana más autodisciplinados y están más dispuestos a cumplir las normas relativas a la permanencia en el hogar y al distanciamiento social, en comparación con los francófonos y los de habla italiana? Es difícil de decir. 

Los mensajes de salud pública del Gobierno Federal parecen ahora ser mejor seguidos en todo el país. 

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo