Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cuatro siglos de 'cracs'' y de 'booms'

¿El 2008, cómo el 1929?

(swissinfo.ch)

Entre euforia y depresión, la Bolsa observa hacerse y deshacerse fortunas colosales desde hace 400 años. En plena crisis financiera, el Museo Wertpapierwelt de Olten propone una exposición sobre la historia de este fomidable instrumento de inversión y de especulación.

"A veces un sueño se realiza, a veces se evapora..." Con esta frase de Jonathan Chance - uno de los protagonistas que sirven de hilo conductor a la exposición -el visitante se sumerge en el universo de la Bolsa y de los mercados financieros. Un trayecto -que ilustran 90 títulos de valores- entre quiebras abisales y 'booms' extraordinarios.

"Las primeras acciones de la historia fueron emitidas por la Compañía holandesa de la India oriental en 1602", explica Dagmar Schönig, conservadora del Museo Wertpapierwelt de Olten, al señalar uno de los primeros ejemplares de estos revolucionarios títulos de valores.

"La idea consistía en repartir los riesgos y, naturalmente, también los beneficios. Más tarde, el sistema se difundió rápidamente, en particular en Gran Bretaña", añade.

'Tulipomanía' y primeror vertigios

Y también rápidamente estalla la primera crisis de la historia, la de 'los tulipanes'. En Holanda, la flor había alcanzado tal grado de popularidad que los bulbos fueron cotizados en la Bolsa a precios estratosféricos. Y algunos comerciantes no vacilaban en vender las cebollas que todavía debían plantar, lo que en nuestros días se llaman los 'futuros'.

El resultado: en 1637, la primera burbuja especulativa estalla y deja a centenares de personas en la calle.

"En esta época, que hemos llamado la fase de la infancia, entre los siglos XVII y XVIII, aparecen numerosas empresas serias, que financian proyectos ambiciosos gracias a la emisión de acciones.

Empero, otras son el producto de simples estafadores, como la 'Sociedad para transformar el plomo en plata' o la 'Sociedad cuyos objetivos empresariales serán comunicados posteriormente', recuerda Dagmar Schönig.

Hoy, la evocación de esos ingenuos que estaban dispuestos a jugarse su dinero en tales sociedades puede mover a risa, pero ¿quién sabe si los acontecimientos que quebrantan actualmente el mundo de las finanzas no provocarán también hilaridad en algunos años o incluso dentro de algunos meses?

La 'pubertad'

En el siglo XIX, el sistema de la Bolsa entra en su "pubertad". La Revolución Industrial, la Colonización, las grandes infraestructuras y en particular el advenimiento de los ferrocarriles absorben capitales enormes que sólo pueden encontrarse en la Bolsa.

Este desarrollo fulgurante del capitalismo da lugar a muchos excesos. El banco Overend es un ejemplo. En 1865, esta institución inglesa de crédito es transformada en sociedad anónima.

No dependiendo más de la fortuna familiar que había permitido su creación - lo que frenaba visiblemente las especulaciones demasiado arriesgadas -, el banco procede a una serie de inversiones muy arriesgadas que entrañan su quiebra al año siguiente, provocando el primer 'viernes negro' de la historia de la Bolsa de Londres.

Pero el siglo XIX es también el de los éxitos industriales pasmosos, como lo demuestran las acciones de compañías tales como Siemens o Estándar Oil Company, propiedad de un cierto John Davison Rockfeller.

Colonización

"Otro aspecto interesante de la historia de la Bolsa concierne el financiamiento de la Colonización", subraya la conservadora. El siglo XIX también fue marcado por la aparición de una serie de empresas que favorecieron la actividad y la inmigración allende el Atlántico.

Excepto los títulos emitidos por sociedades serias, como la Compañía de colonización americana o la Compañía de Nueva Zelanda, aparecen también en el mercado valores muy curisos.

La exposición propone varios ejemplares. Como ese título de propiedad en el Estado de Poyais, en Honduras. Un Estado fantasía pero que su promotor, el escocés Gregor MacGregor, vende como real El Dorado a cerca de unos 200 compradores para los que el sueño se convertirá en pesadilla. La inmensa mayoría de estos colonos fallecerán, completamente arruinados, en el corazón de la selva de América Central.

Instrumento indispensable

El siglo XX inicia con la emergencia de nuevas empresas, en campos inéditos como los teléfonos, los telégrafos, la electricidad y concluye con la revolución virtual en la Bolsa.

Las voces de la subasta pertenecen al pasado. Las transacciones son ahora virtuales y pasan por Internet. Este progreso, sin embargo, no coloca a la Bolsa al amparo de los sismos, como lo demostraron los recientes acontecimientos.

Pero después de la tempestad viene la calma, reza el proverbio. Y la regla según la cual a una quiebra bursátil sigue un 'boom' de los títulos, podría repetirse. Y también en el futuro otros genios, como Thomas Edison, podrían financiar sus invenciones gracias al mercado de las acciones.

Paralelamente, los que sólo venden viento - como esa sociedad alemana que convenció a centenares de personas de invertir en la máquina a movimiento perpetuo - seguirán enriqueciéndose a costa de los ingenuos.

swissinfo, Daniele Mariani, Olten
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Más de 7.000 títulos de valores

El museo Wertpapierwelt de Olten es administrado por la fundación 'Colección de títulos de valores históricos', creada en 2002 por el grupo SIX Securities SA, de la que también forma parte la sociedad que administra la Bolsa suiza.

La colección comprende 7.000 títulos procedentes de un centenar de países.

El museo propone cada año una exposición temporal.

La exposición que tiene lugar en Olten, 'Alzas y bajas- Historia de la Bols narrada mediante títulos bursátiles", fue inaugurada el 8 de octubre y permanecerá abierta hasta finales del agosto de 2009.

El museo está abierto los martes y miércoles, de las 09:30 a las 17:00.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×