Navigation

‘The show must go on!’: Polanski en la Berlinale

Roman Polanski dirige su más reciente obra: ‘The Ghost Writer’. Cinetext

Este viernes y en el marco del 60 Festival de Cine de Berlín, Roman Polanski vuelve a la pantalla con el estreno de su filme ‘The Ghost Writer’, cuya dirección concluyó desde su confinamiento en Suiza.

Este contenido fue publicado el 12 febrero 2010 - 13:52

“Para él lo importante no era estar o no estar físicamente en Berlín, sino terminar su película. La idea para un artista es acabar su obra, y Polanski es un artista verdadero”, afirma Frédéric Maire, director de la Cinemateca Suiza.

El otrora director del Festival Internacional de Cine de Locarno anuncia, por otra parte, la realización en Lausana de un ciclo de la obra integral de Roman Polanski en marzo próximo, en coincidencia con el estreno de ‘The Ghost Writer’ en Suiza.

“Queremos mostrar al público la obra de este importante director de la historia del cine contemporáneo. Para mí eso es lo importante: volver al cine y no quedarse sólo en la historia mediática”.

El Festival Internacional de Cine de Berlín arrancó el jueves con la presentación, por vez primera, de la película china ‘Apart Together’, del realizador Wang Quan’an. La sexagésima edición de la cita cinematográfica proyectará también como primicia la cinta de Martin Scorsese ‘Shutter Island’.

Empero, la obra más reciente de Roman Polanski, ‘The Gosth Writer’, concentra sin duda la atención generalizada merced a la suerte del realizador franco polaco, artífice de ‘El Pianista’, ‘El Bebé de Rosemary’, ‘Chinatown’’… y que no pudo acudir a Berlín atrapado en la trama de su propia historia.

En entrevista telefónica desde la capital alemana, el director de la Cinemateca Suiza, Frédéric Maire, comparte con swissinfo.ch sus impresiones sobre “la presencia” en la Berlinale del gran ausente.

swissinfo.ch: ¿Cómo describiría usted la atmósfera que rodea la presentación del más reciente filme de Roman Polanski?

Frédéric Maire: Toda la historia es un poquito absurda y bastante cinematográfica porque al principio él (Polanski) llega (a Suiza) por un festival de cine, va a prisión y al mismo tiempo tiene que terminar su película. Obtiene el permiso de terminarla en prisión y después en Gstaad, en su chalet, y lo hace.

Entonces, hay como dos películas en una. Una es la película de su propia historia, que siempre lo persigue, que hace que su historia sea una película en sí misma , un novelón increíble; y por el otro lado, están las historias que cuenta, muy importantes y al mismo tiempo muy conectadas con la realidad. Y muy a menudo su historia y su cine se confunden.

Cuando cuenta cosas de satanismo o de locura, tienen que ver con el asesinato de su mujer, Sharon Tate. En este caso (‘The Gosth Writer’) , el personaje de la historia tiene también problemas con la justicia. Se conecta con su propia historia. No la he visto (entrevista realizada antes de la proyección, ndlr) pero creo que es una película que tiene bastante política también, y la situación de Polanski es una situación muy política.

swissinfo.ch: Dadas las circunstancias actuales de su realizador, esta película adquiere una dimensión especial…

F.M.: Sí, pero al mismo tiempo hay que decir que es una película y punto. Hay que juzgarla por sí misma y no teniendo en cuenta lo que ha pasado. Y eso es algo que será difícil. Usted misma me pregunta no porque sea una película de Polanski sino porque Polanski está vigilado por la policía en su chalet en Gstaad. Podría hacerme la misma pregunta sobre Martin Scorsese, pero no tiene el mismo interés mediático.

La ambigüedad siempre está ahí: Polanski siempre ha sido seguido, perseguido en cierto sentido, por los medios y lo sigue siendo con esta historia.

swissinfo.ch: Pero ahora es de subrayar el hecho de que pese a las condiciones tan adversas, Polanski haya podido concluir su película. Como dicen en el mundo del espectáculo “la función debe continuar”…

F.M.: Sí, claro. Creo que para todos los artistas, la idea 'The show must go on' sigue siendo una cosa muy importante y no es importante que él esté o no esté físicamente en Berlín. Lo importante para él es acabar su película, como Molière que murió en el escenario. Estaba enfermo, podía dejar el escenario para irse a curar, pero no, se quedó hasta el final en el escenario, hasta la muerte.

Entonces, creo que para un artista la idea de acabar con su obra es lo principal y eso demuestra también que Polanski es un artista verdadero, uno de esos que al final desaparece detrás de su obra.

Y por esta razón, el próximo mes de marzo, en el momento en que la película se estrene en Suiza, vamos a hacer en la Cinemateca un ciclo integral de sus obras para hacer ver al público la importancia de su obra.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son sus expectativas personales en cuanto al proceso que se sigue a Roman Polanski?

F.M.: La situación ahora está en las manos de la justicia americana. No creo que podemos esperar una liberación condicional. Lo que espero es que vaya a Estados Unidos tranquilamente, quizás libremente, que tenga un proceso justo y que al final sea definitivamente libre de ir donde quiera, incluso a Estados Unidos. Después de toda esta historia, creo que al final lo merece.

Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Cronología

Un magistrado de Los Ángeles dijo el 22.01 que el cineasta Roman Polanski debe regresar a Estados Unidos para ser sentenciado por haber tenido una relación sexual con una menor de 13 años en 1977.

El juez Peter Espinoza rechazó una petición de Polanski para ser sentenciado en ausencia y afirmó que el director, ganador de un Oscar, debe regresar a California.

Polanski, de 76 años, huyó de California en 1978 y fue arrestado en septiembre de 2009 en Suiza. Ahora se encuentra bajo arresto domiciliario en Gstaad, donde lucha contra su extradición a Estados Unidos.

Sus abogados dijeron que planean apelar la decisión del magistrado, lo que prolongaría la larga batalla en Suiza y Los Ángeles para llevarle ante la justicia.

El director pidió formalmente a comienzo de mes ser sentenciado en ausencia. La víctima del caso apoyó esta petición, pero los fiscales de Los Ángeles lo rechazaron.

Polanski, quien ganó un premio Oscar en 2002 por ‘El pianista’, se declaró culpable del delito de sostener una relación sexual con una menor en 1977, pero sescapó mientras estaba en libertad bajo fianza y huyó a Francia antes de ser sentenciado.

El artista francopolaco dijo después que temió que el juez renegara de un acuerdo de súplica que limitaba su castigo a los 42 días que pasó tras las rejas para una evaluación siquiátrica.

Sus abogados se han opuesto con firmeza a su extradición y buscan que el caso sea desestimando, alegando una mala actuación judicial ocurrida hace más de 30 años. También argumentan que esa es la razón por la que Polanski se niega a regresar.

Fuente: REUTERS

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo