Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Basilea espera medio millón de visitantes para Van Gogh

La curiosa muestra se puede ver hasta septiembre en Basilea.

(Reuters)

La gran exposición sobre el genio holandés, 'Entre la tierra y el cielo' se inauguró este domingo en el Museo de Arte de la ciudad suiza. Dedicada exclusivamente a los paisajes, incluye 70 cuadros realizados entre los años 1883 y 1890. Un bonito recorrido.

La exposición de Van Gogh es "única en el mundo".

Así la describen los folletos, los anuncios, las camisetas y otros objetos puestos en circulación en la ciudad a orillas del Rin justo antes de la apertura de la muestra.

"Misteriosamente nunca el paisaje de Van Gogh había sido tratado en una única exposición", dijo sorprendido Bernhard Mendes Bürgi, director del Museo de Arte de Basilea, durante la presentación ante los medios de comunicación. Aunque no proporcionó más datos a este argumento.

El número de obras también se destacó con insistencia: con 70 lienzos, es un conjunto "espectacular" el que se presenta. La exposición ofrece un "panorama completo del mundo de Van Gogh". El listón se ha situado seguramente muy alto.

Lirios y girasoles, en otro lugar

Los visitantes esperan una distribución grandiosa que permita pasar de una obra conocida a otra famosísima, con riesgo de llevarse una decepción. Hay más girasoles y lirios en los objetos a la venta en la tienda del museo, instalado para el fin en el primer piso, que en los cuadros expuestos.

"Hemos querido poner el acento en los nuevos conocimientos científicos en la obra de Van Gogh", explicó Bernhard Mendes Bürgi. Cronológicamente, el recorrido de la exposición muestra la adhesión de Van Gogh a los ciclos de la naturaleza, al final y al reinicio de algo, declaró este ferviente creyente que había querido convertirse en sacerdote.

El Museo de Basilea enseña además que Van Gogh pensó sobre numerosos cuadros como conjuntos. Es el caso del tríptico compuesto 'Orillas del río en primavera', uno de sus raros paisajes del periodo parisino (1886-88) totalmente desierto, y también de 'la Pesca en primavera' y la 'Mujer en el jardín'.

Arles y las estaciones

Los tres cuadros se conservan en distintos lugares (Dallas, Chicago y en una colección privada). Su reunión es uno de los éxitos de la muestra. Una distribución un tanto cercana que, sin embargo, propicia la lectura en conjunto más fácilmente.

El periodo que pasó en Arles (1888-90) es revelador de su voluntad de seguir las estaciones. Una sala contiene seis campos de trigo donde el pintor experimentó diferentes tipos de pinceladas.

Especialmente en el sur de Francia, donde, tras la crisis con Gauguin, la enfermedad se manifiesta con una intensidad que le empuja a regresar voluntariamente a un hospital, Van Gogh "buscó en el paisaje libertad y protección, un recurso contra la enfermedad", según Bernhard Mendes Bürgi.

"Entre la tierra y el cielo", y no a la inversa

"Cuanto más feo, viejo, malo, enfermo y pobre me vuelvo, más busco reparar mi fracaso con colores brillantes y bien proporcionados, resplandecientes", escribió el artista en una de las famosas cartas a su hermano Théo. Unos escritos que permiten comprender el enorme sufrimiento de Vincent Van Gogh frente a la soledad.

Pero a veces la pintura le ofrece instantes de reconciliación y de equilibrio. "Hemos invertido conscientemente la expresión 'Entre el cielo y la tierra' para el subtítulo de la exposición", precisó el director del museo. En un diálogo entre los dos lados del genio, desde el realista hasta el inmaterial y metafísico, Van Gogh encontró el equilibrio".

Antes de eso, el pintor abandonó su paleta oscura, típica del periodo holandés (1883-85). Como sus contemporáneos que se liberaron de las formas gracias al color, algo que le preocupaba desde sus inicios.

'Los campos de flores en Holanda', poco conocidos, procedentes de una colección privada, lo ilustran de maravilla. Cuadro que precede en la muestra a otra maravilla: 'El banco a carbón' (1883), donde Van Gogh se aproximaba ya a la abstracción.

Éxtasis final

Fue durante su estancia en París (1886-88) donde descubrió el arte japonés, de actualidad en aquel momento, y el impresionismo (que bautizó de estilo 'japonés) que cambiaron su paleta.

Si la exposición destaca, aquí y allá, por las elecciones sorprendentes (difícil ver un paisaje en 'La fiesta del 14 de julio en París' o el 'El restaurante de la sirena') y las lamentables ausencias (aunque se comprende la dificultad de traer las obras), la última sala es un éxtasis en sí misma.

Pintado, como otros 75 cuadros (sin contar los dibujos) en los 70 días anteriores a su suicidio en Auvers, en casa del doctor Gachet, 'El jardín en Auvers', con líneas abstractas y sin excesos, muestra un Van Gogh tranquilo y con ganas de reconciliar sus influencias.

Con un formato novedoso para el artista (50 por 100 cm), 'La llanura de Auvers' sigue una composición también impregnada de calma, lejos de remolinos de las estrellas en los cielos del sur de Francia. Aunque el cielo esta grisáceo, lo que anuncia tormenta.

swissinfo, Ariane Gigon, Basilea
(Traducción: Iván Turmo)

La muestra

La muestra está abierta desde el 26 de abril hasta el 27 de septiembre 2009.

Incluye 70 paisajes realizados por Van Gogh (1853-1890).

Es la primera vez que una exposición se dedica exclusivamente sobre el tema del paisaje en la obra del artista.

La muestra arranca con los paisajes de Nuenen, pintados entre 1883 y 1885.

Marrones y ocres dominan su paleta en esos años. Se intuye en estas obras una fuerte influencia de la pintura holandesa del XVII y, especialmente, de artistas como Ruisdael.

Entre ellas, 'El molino con agua', de la colección Carmen Thyssen. A partir de ahí, la exposición se centra exclusivamente en Francia.

El color entra en sus cuadros nada más poner un pie en 1886 en París. La luz tan especial de esta ciudad se cuela en sus óleos.

Le encantaban los paisajistas de la Escuela de Barbizon, como Millet, Rousseau, Daubigny. Y adoraba a Corot, cuyos paisajes consideraba sublimes.

Aunque será en el sur de Francia, especialmente en la Provenza, donde renace el color en sus cuadros. Es la parte más importante de la exposición

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×