Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En busca de eternidad Para salvar el arte contemporáneo de la autodestrucción

Actualmente, los restauradores se enfrentan a un reto sin precedentes en la conservación de las obras de artes que, creadas a partir de métodos y materiales poco convencionales, envejecen pronto o se vuelven obsoletas. Algunas obras pueden ser salvadas. Pero otras están condenadas a la autodestrucción.

Los materiales sintéticos se agrietan, las piezas de recambio utilizadas para algunas esculturas se desgastan y los recursos audiovisuales utilizados se vuelven obsoletos. El uso de materiales poco conocidos, e incluso degradables, la creación del ‘performance’ y el arte conceptual comenzaron a transformar la profesión de la restauración de arte desde los años 70’s y han introducido nuevas especialidades.

Por otra parte, han provocado un debate profundo con respecto a si el arte contemporáneo realmente debe ser conservado.

“Cada trabajo de arte implica un nuevo desafío”, dice a swissinfo.ch Pierre-Antoine Héritier, restaurador de arte de Ginebra. Pero una de las ventajas del arte contemporáneo es que, con frecuencia, los artistas aún están vivos aún y esto nos permite dialogar con ellos durante los trabajos de restauración.

Pero destaca que el uso de nuevos materiales está volviendo a los trabajos de arte cada vez más vulnerables porque no es claro cómo envejecerán. No obstante, esto no los hace más frágiles o menos valiosos, aclara Héritier, quien actualmente trabaja en la restauración de un lienzo cubierto con goma de mascar.

Condiciones desfavorables

La posición de Héritier es mucho más crítica con respecto a las condiciones de exposición, almacenamiento y transporte de las obras, que cuando son malas, son las responsables de muchos de los daños que experimentan las obras, especialmente desde que el arte se desplaza entre museos, galerías y colecciones individuales que compiten permanentemente por exhibir a los artistas más reconocidos.

Así, el desarrollo de hongos, telarañas, la llegada de insectos y el uso de papel burbuja para la transportación de las obras, en lugar de la correcta protección que requieren, son las peores pesadillas del restaurador.

En su caso, reconoce, su trabajo ha cambiado poco desde que se inició en la actividad de la restauración en 1975, pero afirma que sus colegas más jóvenes han tendido a la especialización. Por ejemplo, su asistente, Anita Durand, quien escribió su tesis sobre la restauración de trabajos efímeros como los performance , que son  manifestaciones artísticas realizadas en escena y que solo existen en el momento presente.

Como resultado de esta tendencia hacia la especialización, la colaboración entre diversas disciplinas se ha vuelto esencial y esto incluye también el trabajo científico. El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (MoMA), el Getty de Los Ángeles y la Galería Tate de Londres, cuentan con científicos dedicados de tiempo completo a encontrar soluciones para la conservación de materiales poco estables.

Los costos de la restauración están pues a una gran velocidad, y las compañías de seguros también solicitan expertos restauradores que evalúen las condiciones de una obra antes y después de un viaje.

Sylvie Ramel-Rouzet, quien se dedica a restaurar arte fabricado a base de plástico, admite: “Nuestros conocimientos sobre las distintas familias químicas que conforman los materiales sintéticos jamás son tan veloces como la evolución de éstos”.

Esto explica que Ramel-Rouzet trabaje constantemente en estrecha relación con químicos y curadores para ralentizar el proceso de degradación de esculturas, por ejemplo, hechas con basura como las realizadas a partir de los años 60’s por el artista Arman. “No podemos detener el tiempo, pero podemos hacerlo transcurrir con más lentitud”, afirma.

Aunque no todas las obras de arte requieren realmente detener el tiempo, subraya Bernard Fibicher, director del Museo de las Bellas Artes de Lausana, quien afirma que el deterioro es parte integral de las llamadas ‘pinturas trampas’ del artista Daniel Spoerri, que realiza ensamblajes a partir de restos de comida. O de las esculturas en chocolate de Dieter Roth.

“Tenemos que aceptar que en 20 o 30 años quedará muy poco de estas piezas”, explicó Fibicher, por lo que es importante realizar documentos que consignen  la existencia de estas obras para permitirles seguir vivas.

El ‘land art’, por ejemplo, arte desarrollado a partir de materias de la naturaleza como la arena, la tierra o las piedras, ha sido concebido para ser exhibido en un entorno natural específico, no es transportable y su única forma de sobrevivir es convertirse en documento.

Restaurando el arte contemporáneo

Los restauradores de arte deben enfrentarse a una gran variedad de materiales de difícil conservación, como el poliuretano, el petróleo, la jalea, el chocolate, la cera, la goma de mascar o incluso, animales en descomposición, plantas y alimentos.

Lo anterior los obliga a hallar soluciones al problema del envejecimiento de estas materias, así como a la erosión y corrosión derivadas de la presencia de polímeros degradables, movimientos mecánicos, componentes eléctricos, electrónicos, fotografías y materiales tecnológicos y audiovisuales que con frecuencia también forman parte de estas obras.

Para facilitar el trabajo de los restauradores existen técnicas como la microespectroscopía infrarroja, la digitalización multiespectral de alta definición o los análisis fotoelásticos, que ayudan a conservar obras de arte fabricadas con materiales de difícil conservación.

La llamada restauración del sonido también se ha convertido en una nueva área de investigación ya que es considerada como una parte integral de algunas esculturas (como las elaboradas por artistas como Tinguely o Calder).

El museo británico Tate ha fundado un departamento de “materiales con duración limitada” que tiene por objeto resolver los problemas que imponen aquellas tecnologías usadas en las obras que luego se vuelen obsoletas, y también los relativos al arte del ‘performance’ que son representaciones únicas y efímeras

Fin del recuadro

Escuchando a los artistas

Thoms Hirschhorn, el artista suizo más famoso en el mundo, fue consultado por swissinfo.ch sobre qué podía hacerse para asegurar la longevidad de su obra.

“Mi arte está hecho para la eternidad”, fue la respuesta que dio. Una declaración que resulta sorpresiva considerando que su obra está realizada con papel de envoltura, cintas, marcadores cuya tinta se desvanece con la luz, y que está salpicado con recortes de diarios o revistas para reflejar el pulso del mundo.

Pero la consideración de que cada obra de arte está hecha para la eternidad, como lo sugiere Hirschhorn, es un reto al que los restauradores deben de enfrentarse todos los días en su batalla cotidiana contra la efímera permanencia de algunos materiales.

“Hirschhorn es un buen ejemplo”, destaca Heritier porque él hace a los restauradores las preguntas que ellos mismos suelen plantearse todo el tiempo.

“Una obra de arte inventa el tiempo”, dice filosófico Hirschhorn cuando se le pregunta si estaría de acuerdo en que alguno de sus trabajos fuera reproducido idénticamente ante la imposibilidad de restaurarlo.

“Dado que mi obra no desaparece, no debe ser reproducida”, es su única respuesta.

Pero otros artistas piensan distinto y, de hecho, dan la bienvenida a la oportunidad de revivir o refrescar sus trabajos, algo que los restauradores deben conocer de antemano para poder realizar su trabajo.

El artista Damien Hirst, por ejemplo, provee un servicio “post-venta” para sus trabajos averiados, mientras el destacado artista californiano, Paul McCarthy, se complace reemplazando personalmente los elementos que se han dañado en sus esculturas con otros incluso más impactantes, lo que no siempre ha derivado en un resultado exitoso.

Sarkis, artista conceptual contemporáneo cuya obra llenó completamente el museo Mamco de Ginebra  –sus trabajos son elaborados a partir de objetos diversos y materiales presentados por los medios de comunicación- , acepta que su propuesta está determinada por el entorno den el que se exhibe. La curadora Sophie Costes detalla que este artista considera, por lo tanto, que sus instalaciones deben ser como una partitura musical que debe ser tocada de forma distinta en cada caso.

Salvar o no salvar

“El arte necesita mantenerse en movimiento y nuestra misión es en gran parte mantenerlo vivo”, dice Costes.

“Para ello, necesitamos un espíritu más abierto, pero también tenemos que aceptar que no todas las obras de arte están hechas para sobrevivir. Si todo el arte del pasado hubiera sido preservado, no habría existido lugar para nada nuevo”, añade.

Por su parte, Fichiber recuerda que alguna vez, mientras examinaba una obra del expresionista alemán, Kirchner, junto con el legendario corredor de arte de Berna, Eberhard Kornfeld, el Director del Museo de las Bellas Artes de Lausana hizo un comentario sobre las visibles manchas que estaban presentes, a lo que Kornfeld simplemente respondió: “Joven caballero, veo que usted ya pinta algunas canas. Todo en esta vida se deteriora. Por qué pues no aceptar que lo mismo sucede con el arte”.

Autores y retos

Matthew Barney (1967-) Artista estadounidense cuyas instalaciones escultóricas combinan el performance con el video. Asimismo, sus colchones rellenos de tapioca o sus dibujos hechos con un ungüento de vaselina son célebres por la complejidad de su conservación.

Joseph Beuys (1921-1986). Este influyente teórico alemán del ‘performance’ es autor también de obras escultóricas que, cubiertas de polvo, buscan testimoniar el paso del tiempo. Sin embargo, con frecuencia han sido limpiadas por restauradores bien intencionados.

Dan Colen (1979-) Es un joven artista estadounidense que utiliza goma de mascar y confeti como materias para para crear lienzos “accidentales” que someten a los restauradores a serios problemas durante la realización de su trabajo.

Damien Hirst (1965-) Este artista decidió suspender a un tiburón al interior de una gran pecera repleta de formaldehido –obra llamada “la Imposibilidad física de la muerte en la mente de un ser viviente”-, pero cuando el animal comenzó a descomponerse, el artista británico simplemente decidió reemplazarlo.

Dieter Roth (1930-1998) Realiza trabajos a partir de materiales de lo más diverso, que van desde el chocolate y el queso, hasta los gusanos.

Sarkis (1938-) Este artista conceptual de origen turco pero radicado en Francia acepta que sus obras jamás podrán ser reproducidas de forma idéntica tras una restauración.

Daniel Spoerri (1930-) Este singular artista suizo de origen rumano es conocido por sus llamadas “pinturas-trampa” que incluyen alimentos y que por lo tanto, son difíciles de restaurar. El autor define a la “pintura-trampa” como “objetos ubicados al azar, en orden o desorden, que son fijados (“entrampados”) en mesas o cajones que después pueden exhibirse colgados en una pared”.

Fin del recuadro


Traducción, Andrea Ornelas, swissinfo.ch


Enlaces

×