Libeskind: "Westside no es una catedral del dinero"

"Nunca pienso que la oposición es mala": Daniel Libeskind en Westside. Keystone

Un centro comercial, un oasis del bienestar, multicines, una residencia de ancianos, un hotel, una estación del tren de cercanías y un nuevo portal de entrada en el oeste de Berna.

Este contenido fue publicado el 08 octubre 2008 - 17:22

Con la inauguración de Westside, la capital suiza recibe un nuevo monumento arquitectónico característico. El proyecto lleva la firma del arquitecto estrella Daniel Libeskind. Entrevista.

swissinfo: ¿Cuál fue su primer acto que realizó para este proyecto? ¿Fue una reflexión o un diseño?

Daniel Libeskind: Tenía en mente las imágenes del filme 'Tienda de Locos' de los Hermanos Marx y dibujé una mezcla de diferentes cosas: la ciudad de Berna, el lugar y las compras aventureras de los Hermanos Marx.

swissinfo: ¿Entonces, había estado antes ya en el sitio de las obras?

D. L.: Sí, ya había estado muchas veces en Berna. Quiero a esa ciudad por su belleza arquitectónica. Para cualquier arquitecto, el casco viejo es una atracción histórica. También el paisaje lo conocía bien, lo había perfilado en varias ocasiones previas.

swissinfo: Si contempla el complejo ahora que está acabado: ¿concuerda el resultado con la visión que tenía en su mente al principio?

D. L.: ¡Absolutamente! El edificio ha crecido en el curso de los procesos, se ha desarrollado, pero se asemeja mucho a mi proyección original.

swissinfo: ¿Tuvo mucha libertad en la realización o se vio constreñido por presiones económicas?

D. L.: Trabajé en estrecha colaboración con los constructores. Ellos querían una obra audaz y no la repetición de algo conocido. Por tanto, había la voluntad de crear algo nuevo y fue muy interesante.

swissinfo: El aspecto del edificio cambia según desde dónde se mira. ¿Qué vista prefiere?

D. L.: Creo que Westside es el centro de un desarrollo urbano muy amplio. Al lado se construyen bloques de pisos, y se alargan las líneas de los transportes públicos. No se trata sólo de un edificio construido sobre una autopista. Por supuesto, existen esas vistas espectaculares, pero éstas cambian a lo largo del día y la noche.

swissinfo: Westside está situado en la periferia de Berna, en una zona sin rostro, no muy atractiva. ¿Qué importancia tuvo el lugar?

D. L.: Una importancia muy grande. Veía todos esos edificios insignificantes en forma de cajas que se encontraban a lo largo de la autopista y pensé: no es la solución justa. El camino justo es, utilizar la autopista en un sentido positivo y crear algo compacto en lugar de un conglomerado rampante.

Westside debe ser una atracción. La gente no debe venir para marcharse enseguida, tiene que permanecer y contribuir con ello no solamente a la vida económica, sino también a la convivencia social.

swissinfo: ¿Qué papel desempeñó su gabinete en Zúrich, concretamente Barbara Holzer, que fue la arquitecta responsable para la realización diaria de la obra?

D. L.: Tuvo un papel importantísimo. Fíjese en todos los detalles de la construcción. Nada de todo esto lo encontrará en un manual, ningún elemento es una prefabricado. Todo fue inventado a propósito. Barbara Holzer y el equipo entero han pasado innumerables noches desvelados para encontrar soluciones concretas.

swissinfo: ¿Pero usted era el jefe?

D. L.: ¡Por supuesto, yo soy el jefe! (risas)

swissinfo: El diseño interior del parque acuático corresponde plenamente con su estilo. Pero también existen tiendas de marcas o los tapices violetas en las salas del cine, lo cual es una ruptura de estilo. ¿Qué sello dominará al final?

D. L.: No soy un arquitecto testarudo, que construye un edificio rectangular y que luego dice que eso es el mundo perfecto. Un edificio tiene que ser tolerante y permitir la vida social. Éste es el sello que se impondrá, una marca viva, no muerta. Una ciudad perfecta sabe integrar distintas corrientes. No excluye nada.

swissinfo: ¿Qué es una ciudad perfecta? ¿Tiene que ser un espacio urbano en constante transformación?

D. L.: Las 'ciudades-museo' son tal vez obras perfectamente construidas, pero una ciudad real se desarrolla y crece constantemente, se expande incluso fuera del término municipal.

swissinfo: Hubo recursos y oposición. ¿Tuvieron éstos también un efecto positivo?

D. L.: Nunca pienso que la oposición es mala. Vivimos en una democracia y está bien defender diferentes puntos de vista. Yo escucho a la gente. El edificio se benefició de las largas discusiones sobre la planificación del tráfico y los materiales.

swissinfo: ¿Es el Westside una catedral del dinero?

D. L.: No creo que sea una catedral del dinero, es más bien una catedral de la gente. Todas las catedrales cuestan un dineral. No debemos, por tanto, diferenciar entre el mundo espiritual y el mundo material. Este lugar creará un espíritu que va más allá de los cálculos y de la razón.

swissinfo, Andreas Keiser, Berna
(Traducción del alemán: Antonio Suárez Varela)

WESTSIDE

Coste: 500 millones de francos suizos
Superficie utilizable: 141.500 m2
60 tiendas especializadas y 10 restaurantes y bares
Cine: 11 salas con 2.400 plazas
Hotel: 144 habitaciones y 11 salas de conferencia
Centro termal: 18 piscinas, sauna, gimnasia, wellness
Residencia de ancianos
Aparcamiento: 1.275 plazas
Número de visitantes esperados por año: 3,5 millones
Puestos de trabajo: aproximadamente 800

End of insertion

DANIEL LIBESKIND

Nacido en Polonia en 1946, se traslada con su familia a Israel y poco después a Nueva York.

En 1965 se le otorga la ciudadanía estadounidense.

Obras destacadas:

2009: Grand Canal Theater y complejos de oficinas, Dublín, Irlanda.

2009: Museo de Historia Militar, Dresde, Alemania.

2009: MGM Mirage City Center, Las Vegas, Nevada, EE UU.

2008: Museo Judío Contemporáneo, San Francisco, California, EE UU.

2007: Construcción del tejado del patio 'Sukkah', Museo Judío, Berlín, Alemania.

2005: Monumento Memoria y Luz, Padua, Italia.

2005: Sede principal de la Compañía Hyundai Development, Seúl, Corea del Sur.

2004: Museo Judío Danés, Copenhague, Dinamarca.

2001: Museo Judío, Berlín, Alemania.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo