Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

De cortar rutas a cortar telas

Martin Churba (der) y 'Toty' Flores (izq) impulsan el trabajo. 

(MTDLM)

"Hemos pasado de cortar rutas a cortar telas", repite sin cesar y a quien quiera oír su historia el ex piquetero 'Toty' Flores.

En alianza con el reconocido diseñador Martín Churba, la ropa de trabajo producida en un barrio pobre de Buenos Aires, hoy se luce en las vidrieras de Tokio.

Un grupo de piqueteros abandonó las protestas y los cortes de calles para crear, entre otros, el taller de costura donde fabrican guardapolvos, una microempresa que les permite vivir de su trabajo.

"Actualmente 7 personas trabajan en el taller de costura, pero la idea es duplicarlo en cuanto tengan la capacidad organizativa para hacerlo", dice entusiasta el ex líder piquetero 'Toty' Flores, mientras explica que lo que les falta es poder aumentar el parque de maquinarias.

Guardapolvos de lujo

"Que Martín Churba, uno de los diseñadores de moda más famosos de la Argentina, nos asesore, es una extrañeza. Pero en realidad nosotros nos dimos cuenta que a partir de 2001 mucha gente cambió su mirada en Argentina, y que muchos empresarios exitosos vieron la posibilidad de ayudar a los demás y de no estar tan metidos en su propia realidad".

Así explica Flores el hecho de que un diseñador 'top' como Churba, reconocido a nivel internacional, sea un socio fundamental del proyecto que dirige.

"Creo que en esto, la sensibilidad de Martín fue lo que lo llevó a ayudarnos. Cuando nos conocimos, se encantó con lo que estábamos haciendo, y rápidamente nos propuso algunas cosas para hacer, como participar y presentar nuestros guardapolvos en Buenos Aires Fashion, que es la feria más importante de diseñadores en Argentina"

Churba fue también quien les propuso desarrollar el programa "Pongamos el trabajo de moda para siempre", que reinstala el concepto del trabajo como herramienta de integración social, cívica y política, y busca revalorizar el trabajo en Argentina, donde hoy cerca de la mitad de la población vive en estado de pobreza.

En busca de un concepto distinto

"El tema más importante es que estos guardapolvos que fabricamos buscan instalarse como una prenda de trabajo y de vestir al mismo tiempo, y tienen toda la impronta del diseño, del color y de innovación que caracteriza a Churba", dice Flores, con la seguridad de un entendido.

"Los guardapolvos son toda una línea de ropa de trabajo con un estilo diferente. Tienen muchos colores y son estampados, porque la idea es que aún siendo ropa de trabajo cumpla una función también de ropa de vestir en algunos ámbitos", agrega, como si fuera un experto en mercado.

Dos realidades y un mismo sueño

Martín Churba es un empresario exitoso de 34 años, que tiene su local 'Tramando' en Recoleta, el barrio más caro de la ciudad de Buenos Aires. Su clientela es de lo más 'fashion' del circuito porteño y sus creaciones se cotizan en lo más alto del mercado local.

¿Qué milagro se produjo para que hoy este joven asesore e improvise clases de diseño textil a un grupo de ex piqueteros?

"Uno siente que está evangelizando, convenciendo a los industriales de incorporar el diseño en la moda para construir el futuro. Luego de 10 años en la convertibilidad, se desactualizaron las fábricas y se empezaron a perder los oficios. Poner en marcha el sistema resulta más caro que pagar la prenda tres veces", asegura Churba.

Socio fundador de la Fundación Pro-Teger, el diseñador lucha por una cadena de valor textil que incluya el diseño.

La sorpresa de Japón

Flores cuenta: "A raíz de todo esto tuvimos la sorpresa de que los socios de Churba desde Japón le pedían guardapolvos, porque había trascendido nuestro trabajo. Y mucha gente que se enteró de distintos lugares del mundo, se mostró interesada en aportar comprando las prendas, para fortalecer esta alianza".

"Hoy nos encontramos con mucha experiencia, con ganas de crecer, y la posibilidad de exportar a Japón nos dio muchísima visibilidad", cuenta exultante.

Aunque no son muchas las prendas que fueron a Japón, a partir de esta primera exportación consiguieron muchas ofertas de trabajo y hoy "las compañeras están trabajando todas y mucho".

Hoy, los guardapolvos se exhiben en las vidrieras de las tiendas de Tokio a un valor de 50 dólares y con las consignas de esta lucha estampadas en ellos.

En carne viva...

"Ahora estamos tratando de ver cómo podemos trabajar en otros sectores. Somos trabajadores desocupados que todavía tenemos muy en carne viva el habernos quedado sin trabajo y excluidos, y somos concientes que consiguiendo trabajo nosotros no solucionamos los problemas que existen.

"Quisiéramos animar a otros pares para que nos imiten: sabemos que no es fácil, que hay que romper prejuicios, que hay que ponerle el cuerpo a la tarea, pero aún así, sabemos también que es posible", dice 'Toty' dirigiendo su mirada al presente, y afirma:

"Fui piquetero. Hice todo lo que han hecho los piqueteros. Lo que nosotros entendimos es que por esa vía no íbamos a encontrar una salida, pero sabíamos que si nos asociábamos con otros íbamos a encontrar la salida para que nuestros hijos tengan un proyecto de vida, un futuro".

"El camino que tomamos fue el de defender nuestra dignidad porque sabíamos que era posible, y que esta cualidad de trabajadores no se quita por decreto cuando uno tiene la posibilidad de demostrar su capacidad y deseo de trabajar.

"No nos arrepentimos de haber sido piqueteros porque en ese momento era el único método que teníamos, pero apenas encontramos otro, rápidamente buscamos la vía de solución por el lado del trabajo.

"Esto lo empieza a ver mucha gente que hoy es piquetera y también mucha gente que quizás jamás cortó una ruta, pero que visualiza una forma de empezar a trabajar", concluye Flores, ahora mirando nuevamente hacia adelante.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes