Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Desmantelada una red de prostitución

La policía suiza realiza actualmente los interrogatorios a las víctimas de la red.

(Keystone)

Una acción conjunta entre el Ministerio Público de Suiza y las autoridades policíacas brasileñas consigue desbaratar una red de tráfico internacional de mujeres.

Cuatro personas están presas, dos suizos y dos brasileñas. Las víctimas eran obligadas a prostituirse 18 horas al día.

La red internacional de tráfico de mujeres fue desbaratada gracias al trabajo conjunto entre las policías de Brasil y de Suiza. El principal sospechoso es el suizo Heinz Hunziker, de 58 años de edad, que fue puesto tras las rejas junto con otros tres de sus cómplices: un suizo y dos brasileñas.

La operación conjunta fue ejecutada en los dos países (28 de marzo) gracias a las investigaciones de larga duración realizadas por el Ministerio Público y la Policía Federal de Suiza.

Las detenciones fueron practicadas en el cantón de Solothurn, se registraron cinco casas y se confiscó una gran cantidad de material.

Nueve mujeres brasileñas que trabajaban como prostitutas en Suiza fueron detenidas y están siendo interrogadas por las autoridades policíacas.

"Por el momento no podemos dar detalles sobre el caso porque las investigaciones están en plena realización. De cualquier forma, a estas personas las consideramos víctimas de un grupo criminal", declaró Hansjürg Mark Wiedmer, jefe de comunicación del Ministerio Público suizo.

En Brasil

En Brasil, la Policía Federal (PF) detuvo a ocho sospechosos de formar parte de esta red. La acción, denominada 'Operación Tarot', comprendió siete mandatos de detención en Belo Horizonte y uno en Governador Valadares, en el interior del Estado.

De acuerdo con el diario 'O Tempo' de la región de Minas, fueron movilizados 50 policías en Brasil y 100 en Suiza.

De acuerdo a las informaciones hasta ahora conocidas, una de las brasileñas arrestadas en Suiza por su participación en la red ya había sido antes detenida y deportada, pero consiguió volver gracias al uso de un pasaporte falso.

Las investigaciones comenzaron el año pasado, cuando se descubrió que Heinz Hunziker instigaba a mujeres brasileñas en Belo Horizonte y la región metropolitana y las enviaba a Zúrich, la mayor ciudad de Suiza, para prostituirse.

La Policía Federal de Brasilia estima que, en un año, el grupo consiguió que unas 300 mujeres, residentes de Belo Horizonte, Contagem, Betim y Ibirité, llegaran a Suiza para trabajar en prostíbulos.

Las mujeres eran mantenidas en cárceles privadas, sufrían agresiones, abusos sexuales y amenazas. Algunas incluso fueron vendidas a otras casas de prostitución. En la mayor parte de los casos eran obligadas a tener sexo con la clientela hasta por periodos de 18 horas al día.

Hasta 20 años de prisión en Suiza

Según las informaciones de la PF, las dos brasileñas presas por las autoridades suizas trabajaron en los prostíbulos antes de formar parte de la red.

La líder de la banda en Brasil, Daniela Gregório, fue arrestada en el barrio de Novo Riacho, en Contagem. Otro traficante que se dedicaba a reclutar mujeres en Gobernador Valadares, en Vale do Rio Doce, también fue detenido. Entre tanto, en Suiza, los prostíbulos de Hunziker en Zúrich también fueron registrados durante el operativo.

Las mujeres que trabajaban en esos locales fueron detenidas y actualmente comparecen ante la policía. Llegado el momento oportuno, serán deportadas.

Desde Brasilia, el delegado Clyton Eustáquio Xavier, de la División de Derechos Humanos de la PF y encargado de coordinar la operación por parte de Brasil, indicó que esas personas son consideradas como víctimas de esa red de tráfico de blancas.

Según advirtió, las mujeres eran convencidas con anuncios en los diarios, indicaciones de terceros o incluso a través de visitas de miembros de la red a prostíbulos de la región metropolitana.

Por cada mujer enviada a Zúrich los traficantes brasileños recibían 400 francos suizos mediante transacciones bancarias, afirmó Xavier.

La Policía Federal de Brasil encontró pasaportes, cartas de empleo falsas, álbumes fotográficos y una gran cantidad de preservativos femeninos. Los detenidos deberán responder por tráfico de personas y formación de redes. Las personas arrestadas en Suiza podrían cumplir penas de hasta veinte años de prisión por tráfico humano. En Brasil, la pena es de seis a 16 años de cárcel.

Esclavas del sexo

De acuerdo con el representante policiaco brasileño, la mayoría de las mujeres sabían que viajarían fuera del país para prostituirse. La oferta era de 100 francos por cliente. Xavier explicó que en los primeros tres meses de trabajo apenas podían cubrir su deuda de 4.000 francos suizos, contraída por los gastos del viaje.

"Cuando llegaban a Suiza se les 'confiscaban' los pasaportes y eran mantenidas en cárceles privadas. La deuda alcanzaba los 10.000 francos suizos, entonces eran obligadas a pasar por manos de clientes inmersos en drogas, se les privaba de alimentos y en algunos casos eran vendidas a otros prostíbulos, como si fuesen esclavas del sexo", resaltó Xavier.

Por otra parte también se registraron casos en los que las mujeres eran engañadas con falsa promesas de empleo con un buen salario en las recepciones de hoteles suizos.

La Policía Federal de Suiza, que desde enero de 2003 tiene una coordinación general para el combate del tráfico humano y la inmigración ilegal, calcula que en Suiza unas 3.000 mujeres extranjeras trabajan en la prostitución como víctimas de las redes del tráfico internacional.

En un informe publicado recientemente, las autoridades helvéticas afirman que la participación de brasileñas en la prostitución ilegal ha aumentado considerablemente.

swissinfo y agencias

Datos clave

El Ministerio Público y la Policía Federal de Suiza, en colaboración con las autoridades brasileñas, emprendieron la operación Tarot.

Cuatro sospechosos de tráfico humano, dos suizos y dos brasileñas, fueron detenidos.

La Policía Federal de Suiza estima que unas 3.000 extranjeras son explotadas sexualmente en los burdeles suizos.

Fin del recuadro


Enlaces

×