Navigation

Credit Suisse anuncia números negros, pero no convence

No todos los clientes del Credit Suisse están contentos con los resultados. Keystone

El banco número dos de Suiza registró utilidades por 2.100 millones de francos suizos durante el primer trimestre de este año, apenas un 2% más que en el mismo periodo de 2009.

Este contenido fue publicado el 22 abril 2010 - 15:30

El mercado de valores (SIX) castigó la acción del Credit Suisse con una caída de más del 5%, porque aguardaba más ganancias y porque teme que no le sea fácil cumplir con los nuevos requisitos de capital que acaba de anunciar FINMA.

Durante el periodo enero-marzo, Credit Suisse se afirmó en la senda de los números negros por quinto trimestre consecutivo.

Este jueves (22.04), el banco helvético anunció que sus utilidades netas sumaron 2.100 millones de francos suizos durante el primer trimestre de 2010, un dato 2% superior al registrado en el mismo lapso de 2009.

“Hemos demostrado que la estrategia elegida por el grupo, al optar por un modelo de negocios que reduce los riesgos, permite generar ingresos estables y, como consecuencia, ganancias”, afirmó Brady W. Dougan, al presentar los resultados financieros ante la bolsa de valores suiza (SIX).

El director general del Credit Suisse se dijo satisfecho de los resultados de su grupo y se comprometió a generar más utilidades en el mediano plazo, “en la medida en que los mercados se recuperen”.

Entre las noticias que ofreció Credit Suisse está también la confirmación de un recorte de 900 empleos durante el primer trimestre, con lo que su plantilla de trabajadores (a jornada completa) se situaba en 46.700 elementos el pasado 31 de marzo.

Pesadilla y paraíso

Credit Suisse tiene una cita trimestral con sus inversionistas. La hora de rendir cuentas y explicar las decisiones que su directorio ejecutivo ha tomado.

Sobre la división que ejerce como su gran pilar, el Investment Banking, anunció que generó ingresos netos por 5.216 millones de francos suizos, un dato 19% inferior al del mismo lapso del año pasado.

La banca de inversión es la encargada de asesorar a las empresas y gobiernos en la obtención de financiamiento, y es la responsable también de comercializar todo tipo de fondos (de cobertura, mutuos, hipotecarios). Y fue, de hecho, el punto de partida de la crisis financiera que inició en 2008 y que derivó en la recesión internacional más aguda en siete décadas.

Sus resultados generan pues dolores de cabeza o grandes satisfacciones para los accionistas.

Sobre los resultados del Investment Banking, Brady Dougan afirmó: “Sigue mostrando un buen desarrollo y seguimos adoptando medidas para reposicionar el negocio en el panorama internacional. Creemos que podemos entender nuestras cotas de mercado, y nos interesa especialmente la actividad dentro de los tipos de interés, las divisas y los mercados emergentes”.

Aunque sólidos en lo general, los resultados del Credit Suisse no convencieron al mercado bursátil -que esperaba utilidades netas de hasta 2.700 millones de francos suizos-, razón por la que tras la presentación del informe, a las 10.30 hora suiza, la acción del banco registraba un retroceso del 3,2%. A las 14.30, la caída en el valor de la acción alcanzaba ya 4,7%, y una hora más tarde el descalabro había llegado ya a 5,45%.

Más capitalización, menos riesgo

Los inversionistas del Credit Suisse albergan un temor más: la capacidad que tendrá el grupo para cumplir con los nuevos criterios de aprovisionamiento que anunció ayer (21.04) FINMA, la autoridad supervisora del sistema financiero.

Dicho sin tecnicismos, cada banco deberá disponer de las reservas suficientes para cubrir todas las necesidades de liquidez y salidas de capital de 30 días de operación.

Una precaución costosa para los bancos porque les obliga a inmovilizar recursos que sólo utilizarán en caso de emergencia.

En conferencia con los inversionistas, Brady Dougan afirmó que “la base de capital del Credit Suisse es sólida” (Nivel 1 del 16,4% al 31 de diciembre), lo que implica que es capaz de afrontar contingencias con recursos propios.

El Banco Nacional Suizo (BNS) y FINMA buscan sentar las bases para que ningún banco suizo vuelva a necesitar en el futuro un rescate con recursos públicos (ver RIGUROSAS REGLAS DE CAPITAL).

Sobre este tema, Dougan declaró a los inversionistas: “Enfrentamos el inicio de la crisis financiera con una fuerte posición de liquidez, pero desde entonces la hemos reforzado vía financiamiento a mercado abierto.

Esto ha entrañado considerables costos adicionales para el grupo, pero estamos convencidos de que seremos capaces de satisfacer los nuevos requerimientos en materia de gestión de liquidez cuantitativa que anunció FINMA y que surtirán efecto del segundo trimestre de 2010”.

Nuevos clientes

Credit Suisse anunció también una captación de fondos frescos por 18.600 millones de francos suizos, “entradas procedentes de clientes suizos en su mayoría, y de clientes de países emergentes”, según el informe de 134 páginas en las que el banco helvético explica cada una de sus cifras clave.

Este dato se inscribe en las cuentas de la división de Private Banking (banca privada), que comprende a su vez los negocios de Wealth Management Clients y de Institutional Clients, responsables de la administración de fortunas y de la asesoría para los fondos de pensiones.

Las utilidades en esta división fueron de 892 millones de francos suizos, antes de impuestos, y los ingresos netos –2.900 millones de francos suizos durante el periodo enero-marzo de 2010- se mantuvieron estables con respecto al mismo lapso del año pasado, cuando sumaron 2.878 millones.

El balance general del banco, pues, es positivo. Pero los inversionistas no tienen claro que el futuro sea tan sólido como el gigante financiero lo describe.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

RIGUROSAS REGLAS DE CAPITAL

UBS y Credit Suisse enfrentan nuevas reglas de liquidez a partir del segundo semestre de 2010.

FINMA –autoridad supervisora del sistema financiero helvético- y el Banco Nacional Suizo (BNS) anunciaron el miércoles (21.04) una mayor exigencia de fondos propios.

Para evitar que vuelva a reproducirse una situación de crisis que obligue al gobierno y al banco central suizos a rescatar a una institución financiera de la quiebra –como sucedió con UBS en octubre de 2008-, los grandes bancos “deben estar en condiciones de cubrir durante al menos 30 días su salida de fondos promedio”.

Por el momento, se trata de un acuerdo privado entre FINMA y los dos grandes bancos, cuyos detalles se conocerán durante los próximos días. Según FINMA, con esta decisión “Suiza va más allá de lo que solicitan a sus bancos las autoridades financieras de otros países desarrollados”.

End of insertion

CONTEXTO

Credit Suisse se fundó en 1856 y tiene sede en Zúrich. Es el segundo grupo financiero de Suiza.

Se especializa en el otorgamiento de créditos a empresas y clientes privados, así como en la gestión de fortunas.

El pago de bonos a sus banqueros ha sido uno de los temas controvertidos para el Credit Suisse, que les premiará con 3.000 millones de francos por su desempeño en 2009.

End of insertion

DATOS CLAVE

El desempeño de las principales divisiones del Credit Suisse durante el primer trimestre del 2010 fue:

Private Banking: ingresos netos por 2.900 millones de francos suizos y utilidades (antes de impuestos) por 892 millones de francos.

Investment Banking: ingresos por 5.216 millones de francos y ganancias (antes de impuestos) por 1.794 millones.

Asset Management: ingresos netos por 631 millones de francos y beneficios (antes de impuestos) por 166 millones.

Las acciones del Credit Suisse cotizan en las bolsas de valores suiza (SIX) y de Nueva York (NYSE).

Credit Suisse pagará una utilidad de 1,66 francos suizos por acción durante el primer trimestre de 2010.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.