Navigation

Skiplink navigation

El sector relojero suizo aguarda un mejor 2010

La industria relojera suiza confía en que se avecinan mejores tiempos. Keystone

El Salón Internacional de la Alta Relojería (SIHH), que abrió sus puertas esta semana en Ginebra y reunió a 19 expositores, constituye el ‘barómetro’ del panorama que le espera a las exportaciones relojeras helvéticas.

Este contenido fue publicado el 22 enero 2010 - 15:30

2009 fue un mal año para el sector, las exportaciones cayeron por encima del 10%; ahora, miran rumbo a Asia, la región con más potencial.

En Suiza, siete cantones –encabezados por Neuchâtel- constituyen la llamada ‘región relojera’ y son responsables de al menos 40.000 empleos directos.

Si observamos el sector en términos de sus exportaciones, ningún otro es más activo en la materia: aproximadamente el 85% de la producción anual se vende en el extranjero. Como recompensa, Suiza recibe divisas del orden de los 15.000 millones de francos suizos anuales.

De ahí la importancia de ‘tomarle el pulso’ permanentemente a una de las actividades que más se debilitó con la crisis. Y el Salón Internacional de la Alta Relojería (SIHH) es, desde hace dos décadas, el barómetro que cada mes de enero anticipa el porvenir del sector en el año que inicia.

En 2010, las perspectivas mejoran respecto al sombrío 2009, pero aún hay mucho trabajo por hacer, reconocen los principales protagonistas.

En marcha el SIHH

El Salón Internacional de la Alta Relojería de Ginebra 2010 tiene todo un reto por delante: demostrar que el sector relojero suizo es capaz de levantar cabeza y de regresar a los niveles de desempeño que mostró en 2008.

La clave, en opinión de la organizadora del SIHH, Fabienne Lupo, es ser capaces de vender al mundo el ‘savoir-faire’ legendario de los relojeros suizos y de rendir homenaje a la tradición y meticulosidad del trabajo, pero conjugar lo anterior con una vocación para innovar tecnológica y estéticamente.

En el discurso con el que inauguró la 10ª edición del SIHH, reconoció que el 2009 fue un año complejo para los relojeros suizos, pese a lo cual, “el ejercicio cerró con una ligera recuperación”, y hay optimismo con respecto al futuro.

Una muestra de ello es que el presente salón -que cierra sus puertas este viernes- cuenta con 19 expositores, dos más que el año pasado, ya que incorporaron a la exhibición las marcas Richard Mille y Greubel Forsey.

Por otra parte, precisó Lupo, el salón espera que el flujo de asistentes crezca entre 10 y 15% con respecto al año pasado. Lo anterior implicaría una afluencia de visitantes del orden de entre 12.000 y 14.000 personas.

Un trago amargo

El SIHH es la primera gran cita que los relojeros suizos tienen con sus compradores internacionales.

En el pasado, era la ocasión de mostrar sus nuevas colecciones. Hoy, le celeridad con la que operan las telecomunicaciones ha hecho que las contrapartes conozcan a tiempo real los nuevos modelos creados.

Sin embargo, la cita en Ginebra sigue siendo la ocasión para cerrar los grandes acuerdos del año.

El 2010, a juicio de la Federación Relojera Suiza (FHS) aún luce tambaleante.

Para Jean-Daniel Pasche, presidente de este organismo, el 2009 quedará grabado como un mal año para el gremio y el 2010 será el año en el que tenga lugar una recuperación paulatina.

Durante su participación en el SIHH, Pasche afirmó que el ejercicio 2009 –cuyo balance final se conocerá en febrero- acusará una caída en las ventas superior al 10%, un dato malo, pero mucho mejor que el –20% que había a mediados de año.

De acuerdo con sus previsiones, el 2009 hizo retroceder tres años la talla y capacidad de comercialización del sector (para ubicarlo en un nivel de ventas del orden de los 13.700 millones de francos suizos, un dato semejante al de 2006).

Pero de acuerdo con Pasche, las ventas en 2010 podrían rondar los 14.500 millones de francos suizos, un dato que genera cierto optimismo.

Mercados y señales

De acuerdo con las estadísticas de la Federación Relojera Suiza, Rusia fue el mercado importador de relojería suiza más afectado por la crisis en 2009, año en el sólo entre enero y noviembre la demanda cayó alrededor de un 54,7%.

Le siguieron Estados Unidos (-39,6%), Tailandia (-39%), los Emiratos Árabes Unidos (-34%) y Japón (33,4%).

En contrapartida, a pesar del entorno complejo, Corea del Sur se convirtió en una promesa para la venta de piezas helvéticas, ya que este mercado repuntó un 63% durante los primeros 11 meses del 2009.

Le siguieron –en orden de importancia- Qatar (+35%), China (+20%), e India (+9,4%).

Más allá de las tendencias, es decir, en términos absolutos, el gran importador del trabajo relojero suizo es, sin competencia, Hong Kong. Aunque las exportaciones a este mercado cayeron 23% el año pasado, rebasaron los 2.000 millones de francos suizos.

Y finalmente, el segundo mercado más importante para el sector relojero helvético –nuevamente por volumen de ventas- es Estados Unidos, con ventas superiores a los 1.520 millones de francos suizos en 2009; y Francia, con exportaciones por casi 980 millones de francos, según las cifras preliminares de la Federación.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

CONTEXTO

El Salón Internacional de la Alta Relojería (SIHH) se fundó en 1991 producto de la decisión del sector relojero suizo de mostrar al mundo la calidad técnica y la estética de las piezas que fabricaban.

Su primera edición contó con cinco expositores y una superficie de 4.500 metros. En 2010, el número de expositores se multiplicó por 4, y la superficie de exposición es seis veces mayor.

La Federación de la Industria Relojera Suiza (FH) es una asociación privada y no lucrativa que aglutina a 500 empresas del gremio, representantes del 90% del negocio relojero helvético.

Su misión es promover el trabajo de esta industria y proteger sus intereses en el ámbito nacional e internacional.

End of insertion

DATOS CLAVE

Los fondos colectados durante el tradicional ‘Cocktail del SIIH’, que tuvo lugar el jueves (21.01), serán donados íntegramente a las víctimas del terremoto de Haití y gestionados por la Fundación Smiling Children.

Los 19 expositores de la edición 2010 del SIHH son:
A.Lange & Söhne
Alfred Dunhill
Audemars Piguet
Baume & Mercier
Cartier
GirardPerregaux
Greubel Forsey
IWC
Jaeger-LeCoultre
JeanRichard
Montblanc
Officine Panerai
Parmigiani
Piaget
Ralph Lauren Watch and Jewelry Co
Richard Mille
Roger Dubuis
Vacheron Constantin
Van Cleef & Arpels

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo