Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fuga de capitales de la plaza financiera suiza

Las sedes centrales del Credit Suisse (dcha) y el UBS en Zúrich, los dos mayores bancos suizos.

(Keystone)

El año pasado, el sector financiero helvético perdió el equivalente a 1,4 billones de francos suizos como producto de la incertidumbre generada por una crisis global, según el Ministerio suizo de Finanzas.

En contrapartida, en 2008 se crearon 1.800 nuevos empleos dentro de un sector que funge como corazón de la economía suiza.

En sólo un año, la plaza financiera suiza vio fugarse un 25% de los capitales que resguardaba celosamente.

El Ministerio de Finanzas confirmó que 1,4 billones de francos suizos, pertenecientes a inversionistas nacionales y extranjeros, abandonaron los bancos, aseguradoras y fondos de pensiones durante 2008 en busca de mercados más seguros y rentables.

El documento 'Cifras claves de la plaza financiera suiza' realiza, por primera vez, un balance oficial del impacto que ha tenido la crisis sobre el sector financiero suizo.

El pasado 30 de junio, Suiza resguardaba 3,8 billones de francos suizos, muy por debajo de los 5,2 billones que tenía en junio de 2007, cuando la economía mundial estaba en bonanza.

Del total, aproximadamente dos tercios de los depósitos que hoy tiene la plaza financiera suiza siguen perteneciendo a extranjeros, y el tercio restante a los inversionistas helvéticos.

Durante el año evaluado, el mercado bursátil también experimentó contratiempos. La capitalización de la bolsa de valores suiza (SWX) se redujo aproximadamente un 30%, para pasar de 1,1 billones de francos a sólo 774.000 millones.

Eje de la economía

El sistema financiero es el corazón de la economía helvética.
Según el Banco Nacional Suizo (BNS), antes de estallar la crisis los bancos helvéticos administraban un tercio de la fortuna mundial invertida en el extranjero (inversiones off-shore).

Y los dos gigantes del sistema, UBS y Credit Suisse, se cuentan entre los 10 bancos más grandes del mundo, con presencia en todas las plazas financieras de importancia.

De acuerdo con el Ministerio de Finanzas, la plaza financiera suiza genera 190.000 empleos en el presente, y las instituciones que la conforman son bien valoradas en el extranjero, porque combinan productos atractivos con "estabilidad política y macroeconómica, supervisión y reglamentación de capital, todas, características que son bien apreciadas en el mundo".

Sin embargo, los últimos 12 meses han implicado una transformación radical del espectro financiero suizo.

La metamorfosis...

El sistema financiero suizo será otro después de la crisis financiera que aún asola al mundo.

Primero, porque el estallido del mercado de los 'subprime' (ver crisis subprime) en 2008, se ha traducido para el UBS y el Credit Suisse en pérdidas acumuladas superiores a los 25.000 millones de francos suizos.

Segundo, porque apoyada por Estados unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha sido promotora de una campaña contra los paraísos fiscales que exige mayor transparencia e intercambio de información entre gobiernos.

Esencialmente, Suiza aceptó en marzo de 2009 apegarse a las reglas de la OCDE, con lo que intercambiará información fiscal y bancaria con otros gobiernos cuando se presuma que alguno de sus clientes extranjeros está cometiendo evasión de impuestos.

Una decisión que contraviene el espíritu original de su secreto bancario, pero que le permitirá salir de la 'lista gris' de países insuficientemente colaboradores en la que la OCDE le colocó en abril pasado.
Y las nuevas reglas no han sido aplaudidas por todos los capitales. Razón que explica la salida de muchos de ellos.

Más empleo

El informe del Ministerio no sólo contiene malas noticias. Da cuenta también de que entre junio de 2008 y el mismo mes de 2009, la banca generó 1.400 empleos nuevos, para pasar de 119.800 a 121.200 personas.

Las empresas aseguradoras también aumentaron ligeramente su plantilla de 47.300 a 47.700 empleados. Otros intermediarios financieros pasaron de 26.000 a 26.700, con lo que la plaza financiera suiza dio trabajo a 196.600 personas hasta el pasado 30 de junio, 2.500 más que un año antes.

El Ministerio ofrece también un dato que la opinión pública conoce pocas veces: el monto de las inversiones de los suizos en el extranjero: 771 millones de francos suizos, curiosamente son 331 millones más que en 2007.

El año entrante, el balance será sin duda menos optimista, ya que los primeros meses de 2009 se vieron marcados por la noticia de la transformación del secreto bancario.

Sin embargo, y pese a ello, Suiza se mantiene como una de las tres plazas financieras internacionales más cotizadas junto con la de Londres y Nueva York.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Datos clave

En junio del 2008, Suiza tenía en operación 327 bancos, 256 aseguradoras y 2.543 cajas de pensiones.

El sector financiero genera una riqueza anual equivalente al 5,8% del PIB.

Los suizos tienen invertidos en su país 1,6 billones de francos; Los extranjeros 2,1 millones (junio de 2008).

Fin del recuadro

Contexto

La crisis de los 'subprime' provocó a partir de 2008 la quiebra de instituciones financieras internacionales como Bear Stearns, Blackstone, American Home Mortgage o Victoria Mortgage.

En Suiza, los créditos hipotecarios chatarra pusieron en riesgo de insolvencia a los dos principales bancos del sistema.

Credit Suisse fue capitalizado por la Qatar Holding L CC, filial de Qatar Investment Authority.

Y el UBS recibió una inyección de recursos frescos por parte del Estado y el Banco Nacional le compró los créditos 'basura'.

Fin del recuadro

CRISIS 'SUBPRIME'

La banca estadounidense clasifica sus créditos hipotecarios en 'prime' y 'subprime'. El segundo grupo incluye hipotecas riesgosas porque fueron concedidas a deudores insolventes.

La banca internacional coincide con que un crédito hipotecario debe absorber máximo 33% del ingreso de una familia para que pueda ser pagado sin problemas. Los 'subprime' estadounidenses comprometían hasta 60% del ingreso de las familias, con lo que el riesgo de impago se multiplica.

Dichos créditos se otorgaron de forma masiva en 2003 y 2004. En 2005, las tasas de interés aumentaron en EEUU y muchos deudores fueron incapaces de pagar.

Para entonces, sus créditos habían sido revendidos por la banca americana a otras instituciones del mundo, con lo que los problemas también cruzaron las fronteras y los océanos.
UBS y Credit Suisse se cuentan entre las entidades más afectadas.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes