Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

UBS aconseja a clientes de EEUU presentarse ante el fisco

(Keystone)

El banco suizo envió 500 cartas personalizadas en las que advierte a los titulares estadounidenses que sus cuentas podrían ser investigadas en breve por sospecha de delito fiscal. El UBS les sugiere acogerse a la 'amnistía' temporal que ofrece la administración Obama.

Y explica que carece de sentido acudir a un tribunal suizo en busca de protección y confidencialidad, porque una copia de este trámite iría a parar directamente a la justicia de EEUU.

El UBS acaba de cumplir el primero de los compromisos que asumió en agosto pasado para redimir su estatus de encubridor y promotor de fraude y evasión fiscal en Estados Unidos.

El gigante bancario suizo ofreció transferir al Internal Revenue Service (fisco estadounidense, IRS) información confidencial de 4.450 cuentas estadounidenses cuyos titulares son presuntos evasores o defraudadores del fisco, pero antes se comprometió a notificarles.

Así, entre el 10 y el 20 de septiembre, el UBS envió un total de 500 cartas en las que advierte a los destinatarios que sus cuentas "corresponden a los criterios definidos por el IRS para establecer demandas administrativas".

Les explica también que el banco está obligado a liberar sus nombres e información confidencial -si el IRS así lo solicita- a la Administración Federal de Contribuciones (AFC) de Suiza en las próximas semanas.

Lo anterior, producto del acuerdo extraoficial al que llegaron los gobiernos de Estados Unidos y Suiza hace cuatro semanas.

Oportuno consejo

El UBS sabe que los clientes en la mira del IRS tienen pocas posibilidades de escapar a multas y sanciones penales.

Por ello, en la misiva los invita a designar un representante legal en Suiza a quien la AFC pueda transmitir cualquier solicitud de información que reciba del IRS.
El banco les ofrece un plazo de 20 días –tras el acuse de recepción de la misiva- para elegir al representante en Suiza que más convenga a sus intereses; o los conmina a entablar contacto con el gabinete Bill, Iseneggger y Ackerman que fue nombrado por oficio para realizar esta misión de intermediario entre el cliente del banco y la autoridad tributaria suiza.

Y el banco número uno de Suiza exhorta a sus clientes sobre todo a presentarse ante el IRS de forma voluntaria para informar sobre las cuentas no declaradas que tiene en el UBS, o en cualquier otra plaza financiera extranjera.

Explica también (a aquellos clientes que decidan seguir en silencio) que los extranjeros con cuentas en el UBS que decidan interponer un recurso ante el Tribunal Administrativo Federal (TAF) pueden hacerlo porque así lo permite el derecho helvético, pero deben saber que una copia de dicha demanda será transmitida obligatoriamente a la justicia de EEUU.

Contra reloj...

Lo cierto es que los evasores potenciales deben decidir pronto si se presentan voluntariamente o si siguen en el anonimato, con las consecuencias que esto entrañe.

El acuerdo extrajudicial firmado entre Berna y Washington para dar carpetazo al litigio que enfrentaba el UBS en EEUU por promover la evasión de sus clientes entre 2001 y 2007 es claro en los términos que fijó:

Antes de 19 de agosto del 2010, el UBS debe entregar información privada sobre 4.450 cuentas sospechosas. Y los datos de las primeras 500 cuentas deben fluir antes de 90 días, es decir, antes del 19 de noviembre. Un dato que coincide exactamente con el número de cartas enviadas por el UBS.

Para facilitar la regularización de su situación frente al fisco estadounidense, el UBS se compromete a poner a disposición de los clientes, de forma inmediata y gratuita, toda la documentación que requieran para una declaración voluntaria frente a la autoridad tributaria del gobierno de EEUU.

Prórroga a los involucrados

El IRS había fijado el miércoles, 23 de septiembre, como fecha límite para la 'amnistía' que ofreció a los ciudadanos de Estados Unidos con activos no declarados en el extranjero.

Lanzó el primer llamado desde principios de marzo y conminó a contribuyentes americanos con haberes en el extranjero a declarar cuentas, destinos, montos y antigüedad de las inversiones en otras latitudes.

De acuerdo con información del propio IRS, durante el bimestre julio-agosto unos 3.000 contribuyentes se acercaron a declarar voluntariamente.

Sólo como referencia, en todo el ejercicio 2008, cuando no existía la presión del caso UBS-IRS, se registraron menos de 100 casos de declaración voluntaria en las ventanillas del fisco de EEUU.

Dada la afluencia recibida y la envergadura del caso, el IRS reconoció este lunes (21.09.) que no conseguirá atender todas las solicitudes de declaración voluntaria antes del 23 de septiembre. Por ello, decidió extender "por única ocasión" –advierte- la fecha límite de la amnistía que se transfirió para el 15 de octubre.

Dentro de tres semanas, las reglas serán otras y los delitos fiscales descubiertos serán castigados duramente.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Datos clave

UBS es producto de la fusión entre la Sociedad de Bancos Suizos (SBS) y la Unión de Bancos Suizos (UBS) realizada en 1998.

El banco tiene presencia en 51 países y poco más de 70.000 empleados.

Fin del recuadro

Contexto

UBS es número uno de la plaza financiera helvética por el volumen de sus activos, pero número dos por su capitalización en el mercado de valores. Se especializa en gestión de fortunas, banca de negocios y gestión de activos empresariales.

El pasado viernes (18.09), el SIX Exchange Regulation, órgano de supervisión de la Bolsa de valores suiza, confirmó que investiga al UBS por información que manejó en 2007 y 2008, cuando informó de pérdidas inferiores a los 54.500 millones de francos que le provocaron los 'subprime'.

Fin del recuadro

UBS, EVASIÓN Y EEUU

En junio de 2007, el Internal Revenue Service (fisco estadounidense , IRS) comenzó a investigar al UBS por promover la evasión entre sus clientes americanos entre 2001 y 2007.

En 2008 se confirmó el fraude tras la confesión del ex directivo del UBS, Bradley Birkenfeld.

En febrero de 2009, el IRS consiguió que el UBS le entregara 250 nombres de clientes sospechosos de evasión y fraude, y pagara una multa de 780 millones de francos por su delito. Pero iba por más: quería las coordenadas de otros 52.000 clientes.

Tras un intenso tironeo que trascendió al UBS y al IRS para convertirse en un debate entre gobiernos, se logró un acuerdo extrajudicial.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes