Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El consumo de cannabis deja de ser tema tabú

Para muchos se convierte en su "única actividad".

(Keystone)

Desde hace 3 años se observa que la edad de fumar marihuana se adelanta, y que los jóvenes implicados hablan cada vez más abiertamente de su dependencia.

Una constatación en Contact Netz, centro de asesoría sobre adicciones para jóvenes y padres en Berna.

Casi todos en la capital suiza conocen el edificio donde está Contact. Es el sitio indicado para esclarecer las dudas de los jóvenes sobre el consumo de alguna droga suave o dura. Cada ciudad suiza cuenta con un centro de apoyo de esta naturaleza.

En Berna, el número de jóvenes que acuden a Contact por consumo de cannabis va en aumento, confirma Andreas Widmer, una de las personas encargadas de la atención.

Tal constante se refleja en las estadísticas: al menos 4 de cada 10 jóvenes menores de 20 años en Suiza ya han tenido su primera experiencia con la marihuana.

Algunos chicos iniciaron su hábito con los derivados del Cannabis a la edad de 12 años, explica Widmer.

Esta información confirma la dada a conocer esta semana sobre una encuesta hecha a 7.400 adolescentes en Suiza. El sondeo revela que 48% de las chicas y 53% de los chicos de 16 años ya tuvieron su primera experiencia con la marihuana o el hachís, los derivados de la planta de cáñamo (Cannabis sativa).

Única actividad de entretenimiento

Cada vez más jóvenes acuden a Contact por iniciativa propia. "Ahora se dan cuenta de que no pueden controlar su consumo de cannabis. Esta nueva postura se observa (desde hace) apenas hace 3 años", explica Widmer.

Pero para entre 70 y 100 púberes al año, el camino a Contact Berna es obligado, tras haber pisado el Tribunal de Menores.

La mayoría de los padres que acompañan a los chicos a las pláticas se resignan a que su hijo fume marihuana, de forma mesurada, los fines de semana, con tal de que pueda concluir su aprendizaje. Una posición muy pragmática, a juicio de Widmer.

Lo que buscamos en Contact es que el joven se ocupe de otra actividad. "Podemos afirmar que para muchos menores se trata de la única que conocen en su tiempo libre", comenta.

Una opinión que comparte Sandra Weber, una madre preocupada por lo que llama "la vida fácil" de los niños en Suiza.

"Me parece que aquí los niños se aburren, y eso los lleva al consumo de la marihuana. Desde que tienen 5 años tienen todo. La bicicleta, la trotineta, el videojuego, la 'playstation' y aparte el 'gameboy'. Y terminan asumiendo: 'si él tiene una trotineta, por qué yo no puedo tener una; y si él tiene una planta de marihuana en su casa, por qué yo no puedo tener una”.

Pero el aburrimiento no desaparece

El asesor de Contact oye frecuentemente, de boca de los jóvenes, que por las tardes, cuando llegan a casa, cenan con la familia y salen de inmediato para fumar marihuana con los colegas. Pero muchos confiesan aburrirse de cualquier manera.

"No logran hablar al respecto con los demás amigos. Pueden llegar a comentar que ya no quieren fumar, y los demás aceptan, pero piensan que dejar de fumar les significaría no estar más con su grupo", subraya Widmer.

En efecto. Los principales riesgos del consumo de Cannabis son de orden psicosocial. Los más expuestos a ellos son los chicos que se sienten insatisfechos con su vida personal, con su escolaridad y tienen dificultades de comunicación con sus padres, así que perder el contacto con su grupo es lo menos deseado para ellos.

Y el consumo nada tiene que ver con una situación económica holgada, pues un porro en Suiza no es caro, y muchos de los jóvenes cultivan su propia planta de cáñamo en casa, con la tolerancia de sus padres, revela Andreas Widmer.

Un tema que ha sido una verdadera batalla para Sandra Weber, quien se siente desprotegida ante la indiferencia del consumo de marihuana en este país.

"Será por que soy latinoamericana, pero no comparto la opinión de mi ex esposo (suizo) quien se conforma al decir: 'si cumple en el trabajo y en la escuela, no hay problema alguno'. Y por otra parte, escucho el reclamo de mi hijo quien afirma que otras mamás les riegan todas las mañanas las plantas de cáñamo a sus hijos".

Así, el cannabis se convierte en una "droga cotidiana" con los problemas psicosociales que conlleva, mientras que a la luz de la ley su consumo es ilegal.

Por eso es importante hacer algo en el terreno de la prevención y en el acompañamiento a los afectados, dice Widmer, al tiempo de comentar que al menos hay un punto positivo en todo esto: "en Suiza el cannabis ya no es un tema tabú, y la gente puede hablar de su consumo y de sus problemas de adicción".

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Datos clave

A Contact llegan jóvenes que fumaron su primer porro con 12 años.

Muchos jóvenes tienen su propia planta de cáñamo en casa.

Fin del recuadro

Contexto

Entre 50% a 70% de los usuarios de Contact acuden a la consejería preocupados por la dependencia a la marihuana.

Al menos 4 de cada 10 menores de 20 años han consumido cannabis, según revela la reciente encuesta a 7.400 adolescentes del Instituto de Medicina Social y Preventiva de Lausana, el Instituto de Psicología de la Universidad de Berna y la Oficina de Promoción y Valoración Sanitaria del cantón Tesino.

Este otoño, el Parlamento suizo volvió a dejar de lado el debate sobre la legalización del consumo de cannabis.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes