Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El diagnóstico de la APT

El secretario de Derechos Humanos Eduardo Luis Duhalde.

(swissinfo.ch)

"Los mayores casos de tortura en Argentina se dan en las comisarías y en las cárceles."

Con este diagnóstico resume la situación en el país la representante para Latinoamérica de la APT, Claudia Gerez, en coincidencia con lo expresado por el Secretario de Derechos Humanos de la Nación Eduardo, Luis Duhalde.

Gerez asegura que en Latinoamérica, algo que es bastante similar en cuanto a la problemática de la región es el tema carcelario.

"Los problemas en las cárceles tienen que ver, entre otras cosas, con las malas condiciones de detención en todo el sistema penitenciario en la región", explica la experta, y agrega:

"Eso pasa por el hacinamiento y sus consecuencias (falta de higiene, mala alimentación, atención sanitaria deficiente) y por otros temas puntuales, y estas condiciones a veces equivalen a tratos crueles, inhumanos y degradantes, y a veces son tan graves que equivalen a tortura".

"La otra forma de tortura, que es la represión de una persona sobre otra, tratar de quebrar la voluntad de una persona (que puede darse por ejemplo como castigo o como método para forzar una confesión) se da más en comisarías y cárceles. En Argentina ese es un problema actual y sistemático, a diferencia de Uruguay donde, por ejemplo, la tortura en comisarías prácticamente no existe".

En las cárceles

Los motines carcelarios, principalmente causados por el hacinamiento y las malas condiciones de reclusión en los centros de detención, son moneda corriente en la Argentina.

Según investigaciones del Centro de Estudios Nueva Mayoría entre enero y abril de 2005 ha tenido lugar una relación de una protesta carcelaria cada 17 días, mostrando un incremento con relación a los años anteriores.

"La mayor cantidad de protestas carcelarias en los distritos más poblados (Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fe y Córdoba) se explica por el hecho que en ellos la densidad de detenidos y establecimientos carcelarios es mayor que en las provincias más chicas", aseguran expertos de la consultora argentina.

Un informe presentado en 2004 por el Comité contra la Tortura de la Comisión Provincial por la Memoria, un organismo estatal independiente de Buenos Aires, describe la deplorable situación de las cárceles bonaerenses:

"...un panorama marcado por el uso de cubículos sin ventilación como celdas, retretes sin agua corriente, ventanas sin vidrios y salas de tortura, duchas sin agua caliente y escasez general de alimentos y medicinas."

Asimismo, el último informe anual del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), asegura que los altos niveles de violencia que se registran en las cárceles argentinas "responden a la sobrepoblación, el hacinamiento y las denigrantes condiciones de prisión, más el encubrimiento de casos de corrupción" que involucran a autoridades penitenciarias.

Como ejemplo lamentable de la situación, basta recordar que en abril de este año un estallido de violencia en una prisión santafesina acabó con 13 reclusos muertos y varios heridos, justamente dos meses después de un motín en el que habían muerto ocho presos en Córdoba.

La labor de la APT

Para explicar el trabajo que realiza la APT, Claudia Gerez se ve obligada a contar la historia de su surgimiento y referirse al "padre suizo" de la organización.

"La APT es una organización internacional sin fines de lucro, con sede en Ginebra, que fue establecida hace ya casi 30 años por Jean-Jacques Gautier, un banquero y filántropo suizo que en 1973, cuando se publica un informe mundial realizado por Amnistía Internacional sobre la tortura en el Mundo, se conmueve mucho y decide dedicar su jubilación para combatir esta práctica."

"Lo que él hace es ponerse a estudiar distintos métodos para prevenir la tortura y concluye, inspirado en el CICR, que la mejor manera es mediante la realización de visitas periódicas a los lugares de detención: cuanto más abiertos los lugares de encierro, menos se iba a torturar."

Gerez explica que como lugares de encierro se entienden no sólo las cárceles y las comisarías, sino también los centros de detenciones en lugares de conflicto, neuropsiquiátricos, los centros de detención de menores, centros para inmigrantes, etc.

"Gracias a esta lucha de Gautier es que ahora tenemos un instrumento que es el Protocolo facultativo de la Convención contra la Tortura, que establece un sistema de visitas periódicas a todo lugar de detención."

Si la lógica de Gautier aplica, la entrada a las cárceles a partir de ahora podría contribuir a que los trágicos episodios que se vienen sucediendo en el sistema penitenciario de la región no se repitan.


Manual para jueces y fiscales Enlace externo
en MÁS SOBRE EL TEMA

swissinfo, Norma Domínguez en Buenos Aires


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes