Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presunto líder del grupo yihadista EI, Abu Bakr al Bagdadi, se dirige a un grupo de fieles en una mezquita en la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, en un vídeo de propaganda difundido el 5 de julio de 2014

(afp_tickers)

El Ejército ruso anunció este viernes haber bombardeado el 28 de mayo un lugar en la ciudad de Raqa (norte de Siria) donde se celebraba una reunión de líderes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y está verificando si su jefe, Abu Bakr al Bagdadi, murió en el ataque.

El bombardeo tenía como objetivo esa reunión de responsables del movimiento yihadista, "en la que participaba su jefe, Abu Bakr al Bagdadi", indicó el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado. Se está verificando por "varios canales" si Al Bagdadi fue eliminado, añadió.

Un portavoz de la coalición antiyihadista dirigida por EEUU, Ryan Dillon, dijo que no podía confirmar "por el momento" la muerte del líder del grupo EI.

Según el ministerio ruso, el mando de su contingente militar en Siria "recibió a finales de mayo informaciones sobre la celebración de una reunión de dirigentes de la organización Estado Islámico en la periferia sur de Raqa".

Tras un vuelo de reconocimiento de un dron, cazabombarderos Sujoi Su-34 y Su-35 atacaron las posiciones yihadistas el 28 de mayo, entre las 21H35 y las 21H45 GMT. El mando militar ruso había informado de esa operación a EEUU, aseguró el ministerio.

Varios "altos dirigentes" del grupo EI, una "treintena de jefes de guerra y hasta 300 combatientes", murieron en este ataque, según la misma fuente.

Este balance fue revisado a la baja por el ministro de Defensa, Serguei Choigu, quien informó al presidente, Vladimir Putin, "sobre la eliminación de más de cien terroristas" en este ataque, según el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Entre ellos había "dirigentes del EI y probablemente Al Baghdadi", agregó, citado por la agencia de prensa RIA Novosti.

El Pentágono anunció este viernes en un comunicado que las fuerzas de la coalición realizaron 35 ataques contra el grupo EI, de los cuales 20 cerca de Raqa, que destruyeron los "cuarteles generales del EI".

Rusia lanzó en septiembre de 2015 una campaña de bombardeos en Siria para respaldar a su aliado, el presidente Bashar al Asad. En diciembre de 2016, las fuerzas gubernamentales y los rebeldes firmaron una tregua, pero ésta no se aplica a los yihadistas del grupo EI.

- Dado por muerto -

Los combatientes yihadistas afrontan en la ciudad de Raqa, su mayor bastión en Siria, una ofensiva de una alianza kurdo-árabe apoyada por la coalición internacional dirigida por EEUU.

Los enfrentamientos tienen lugar en los frentes norte, oeste y este de la ciudad, pero el avance de esa alianza kurdo-árabe, las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), ha sido frenado en los últimos días por varias contraofensivas del grupo EI.

Raqa, conquistada por los yihadistas en 2014, se ha convertido en el símbolo de las atrocidades del grupo y en una base para la planificación de los atentados cometidos en el extranjero.

El ejército ruso pudo establecer que los líderes del grupo EI en Raqa se habían reunido con el fin de organizar convoyes de salida para los combatientes de esta ciudad a través del 'corredor sur', indicó el ministerio.

Moscú había anunciado bombardeos, los días 25, 29 y 30 de mayo, contra unidades del grupo EI que intentaban huir de Raqa por el sur, rumbo a la ciudad antigua de Palmira, controlada por las fuerzas gubernamentales sirias.

La coalición internacional antiyihadista había prometido durante una reunión en marzo erradicar la "amenaza mundial" del grupo EI y de su líder. El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, había anticipado entonces la "muerte" inminente de Al Bagdadi.

Tan poderoso como discreto, Al Bagdadi convirtió al grupo EI en una organización temida, responsable de numerosos atentados sangrientos en todo el mundo.

Washington ya lo ha dado por muerto en varias ocasiones, y él no ha dado señales de vida desde una grabación de audio difundida en noviembre de 2016, poco después del inicio de la ofensiva del ejército de Bagdad contra Mosul, el feudo del grupo EI en Irak.

AFP