Navigation

El pasaporte suizo no garantiza la seguridad

Refuerzan la seguridad ante embajadas occidentales en Irak. Keystone

La toma de rehenes en Irak refuerza el sentimiento de inseguridad, incluso entre la comunidad helvética.

Este contenido fue publicado el 13 abril 2004 - 18:22

Suiza conserva todavía una oficina de enlace en Bagdad. Las empresas suizas están a la expectativa.

"En lo sucesivo, todo extranjero está amenazado en Iraq. Hasta un natural de un país neutro como Suiza peligra ", advierte Martín Aeschbacher, responsable de la oficina de enlace de Suiza en Bagdad.

Las tomas de rehenes se multiplican. Y ya no sólo conciernen a los naturales de países miembros de la coalición. Actualmente, una veintena de extranjeros se encuentran detenidos o desaparecidos, en Iraq.

La oficina enlace de Bagdad mantenida

Martín Aeschbacher precisa que ciertas regiones del país son más peligrosas que otras. El camino entre Ammán y Bagdad, en particular.

En cambio, en la capital, particularmente en su barrio, el diplomático comprueba que "la situación es tranquila de manera extraña. Demasiado tranquilo. "Es tal vez la calma antes de la tempestad ", añade.

Contrariamente a Francia, que categóricamente les recomendó a sus naturales dejar Iraq, Suiza no dio ninguna consigna en este sentido.

A pesar del deterioro de la situación, el Ministerio suizo de Relaciones Exteriores decidió mantener su oficina de enlace en Bagdad. Y su responsable considera que puede cumplir su trabajo diario sin demasiadas dificultades.

"Hasta puedo desplazarme en las calles - un poco menos libremente que antes y bajo protección por supuesto. Pero la seguridad está globalmente asegurada ", precisa Martín Aeschbacher.

Enlace difícil

Actualmente, habría menos de 40 o 50 suizos en Iraq, según Martín Aeschbacher. Pero imposible obtener una cifra precisa, ya sea por el lado del Ministerio suizo de Relaciones Exteriores, ni ante las empresas suizas presentes en Iraq.

"Es muy difícil de establecer comunicación con las personas de contacto en el mismo país ", subraya así Markus Payer del servicio de información de la firma Syngenta.

Líder mundial del agrochimie, Syngenta es una de las tres empresas suizas que tienen una representación permanente en Iraq, con el grupo tecnológico ABB y Bühler, grupo especializado en maquinarias y productos para la industria alimenticia.

Por su parte, ABB establece el contacto con su sucursal iraquí a través de países vecinos. " Tenemos intermediarios, pero ninguna representación en el mismo lugar ", añade su portavoz Thomás Schmidt.

Activo en los Estados Unidos, el grupo tecnológico espera ocupar un sitio importante en la reconstrucción del país gracias a sus socios americanos. " Pero antes de evocar el futuro, hace falta que la seguridad sea garantizada. "

Abandono de actividades

También presente en Iraq, Biral, una mediana empresa helvética especializada en la construcción de bombas hidráulicas, manifiesta su inquietud frente a la situación actual.

"No logramos establecer contacto con nuestros colaboradores ", constata Thomás Friedli, responsable del sector Oriente Medio de la firma Biral.

"Durante el embargo, continuamos exportando bombas hidráulicas hacia los hospitales, pero ahora no logramos despachar las piezas de recambio, precisa. Hoy, nuestra actividad en Iraq es casi inexistente," agrega.

Encargada de apoyar a las empressas que desean implantarse en el extranjero, la Oficina Suiza de Expansión Comercial (Osec) señala - y verdaderamente no es una sorpresa - que no recibió ninguna petición que concernía a Iraq.

swissinfo, Alexandra Richard
(Traducción: Alberto Dufey)

Datos clave

Se desconoce con exactitud cuantas firmas comercian con Irak.
Tres empresas helvéticas tienen representación en Irak: ABB, Syngenta, y Bühler.

End of insertion

Contexto

En 1982, las exportaciones suizas a Irak totalizaron 680,4 millones de francos suizos.

En 2003: 38,4 millones.

Después de la guerra ninguna empresa helvética ha solicitado implantarse en Irak.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo