Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

El Politécnico de Lausana adquiere un aire futurista

El Rolex Learning Center, en Lausana, lleva la firma del estudio japonés SANAA.

El Rolex Learning Center, en Lausana, lleva la firma del estudio japonés SANAA.

(Keystone)

El Centro de Enseñanza Experimental Rolex (RLC) de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) abre sus puertas a los estudiantes este lunes. Esta construcción abierta, ondulada y singular lleva la firma de SANAA, el estudio estrella de la arquitectura japonesa.

“Es muy audaz, pero eso es justo el objetivo. Tenemos que inventar nuevos espacios”, explica el presidente de la EPFL, Patrick Aebischer.

“Queremos figurar entre las mejores instituciones tecnológicas del mundo, por lo que requeríamos este ejemplo arquitectónico”.

La construcción en cristal y concreto, situada al oeste de Lausana, se extiende sobre 20.000 metros cuadrados –dos veces la superficie de un campo de fútbol- albergará la nueva biblioteca de la EPFL con 500.000 libros.

Las áreas de estudios están concebidas para más de 900 estudiantes, espacios de oficinas, un anfiteatro para conferencias y una biblioteca multimedia, además de restaurantes, cafés y patios exteriores. El edificio permanecerá abierto todos los días desde las siete de la mañana hasta la medianoche.

La estructura en forma de queso Emmental, de color blanco y gris costó 100 millones de francos suizos (92,5 millones de dólares), desembolsados a partes iguales por el gobierno helvético y patrocinadores privados.

El concepto busca nuevas opciones para el desempeño de los estudiantes y su interacción. “Nos imaginamos una especie de parque, un espacio donde la gente pueda comunicarse”, señala el arquitecto Kayuyo Sejima del estudio SANAA.

Colinas y valles

Para evitar escalones y ascensores, los pisos están sutilmente ondulados a modo de pequeñas colinas, valles y planicies, sin paredes que pudiesen fungir de barrera entre las áreas de trabajo.

“Los movimientos humanos no son lineares como en un tren, pero curvos en un modo más orgánico”, explica Ryue Nishizawa el diseño. “Con líneas derechas sólo creamos cruceros, pero con curvas se pueden lograr interacciones más diversas”.

Este original diseño busca enfatizar la investigación interdisciplinaria, la colaboración y sociabilidad, fomentando los encuentros informales durante la pausa para tomar café, un modo de “romper barreras entre los campos del conocimiento”, subraya el presidente de la EPFL.

El experto en arquitectura Francesco della Casa, editor de ‘Tracés’, revista suiza de desarrollo urbano, alaba mucho este logro por su audacia: una construcción “muy femenina, nada jerárquica”.

“Contiene una riqueza espacial increíble”, dice: “Uno se encuentra en un espacio confinado, pero al mismo tiempo tiene un contacto visual con el exterior y con los vecinos”.

Aventura técnica

Pero detrás de la simplicidad orgánica del RLC, de su belleza, sus ligeras curvas y pisos inclinados, se trata de “un pastel de milhojas por su complejidad, que requiere soluciones hechas a la medida para cada elemento individual”, indica el director del proyecto en Lausana, Eric Maino.

Los ingenieros al inicio indicaban que esa estructura, con 14 “agujeros” en el techo para permitir el paso de la luz, era un desafío. Lo consideraban un proyecto inconstruible debido a la cantidad y altura de los radios, por lo que opinaban que la construcción no podría sostener su propio peso. No obstante, tras mucha reflexión los ingenieros civiles llegaron a una solución.

“Es una construcción hecha con puentes”, resume Maino.

El edificio de acero, madera y concreto está hecho con dos capas externas, con once arcos. El más pequeño de esos dos caparazones se basa en cuatro arcos, de entre 30 y 40 metros de longitud, mientras que el otro armazón se sostiene en siete arcos de entre 55 y 90 metros de largo. Los arcos, a su vez, son sostenidos por 70 cables tensados bajo tierra.

Como esta unidad estructural, incluido el techo, debe ser flexible para soportar diminutos movimientos. Los techos interiores se unen y las 700 fachadas curvas de vidrio deben moverse de forma independiente.

Eficiencia energética

Otro aporte más con el sello medioambiental de Minergie, gracias a sus sistemas de ventilación natural controlada, los vidrios dobles de alta calidad y su piso aislante guardan energía.

No obstante, el proyecto es criticado por varios arquitectos, advierte della Casa.

“Se requiere tiempo para entender que no hay un modelo previo para este tipo de edificación” , advierte. “La Torre Eiffel también fue muy criticada en su tiempo”.

“El riesgo es que los estudiantes se sientan como en una catedral. Es tan mágico el edificio que tomará tiempo habituarse a él”.

Simon Bradley, Lausana, swissinfo.ch
(Traducción: Patricia Islas Züttel)

SANAA

SANAA (acrónimo de ‘Sejima and Nishizawa and Associates’) se instituyó en 1995 por Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa. Su modo arquitectónico combina simplicidad estética con complejidad técnica, dicen los expertos.

Uno de los recientes proyectos de SANAA ha sido el New Museum of Contemporary Art en Nueva York. En 2009 diseñaron la Serpentine Gallery Summer Pavilion en Londres. Otro proyecto notable ha sido el 21st Century Museum of Contemporary Art Kanazawa en Japón y el Louvre de Lens, Francia.

EPFL

Fundada en 1853 como escuela privada bajo el nombre de ‘École Spéciale de Lausanne’, se convirtió en 1869 en el departamento técnico de la Academia Pública de Lausana, una institución pública.

En 1946 recibió el nombre de ‘Polytechnique de l'Université de Lausanne’ (EPUL).

En 1969, el EPUL fue separado del resto de la Universidad de Lausana y se convirtió en instituto federal, conocido finalmente como la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL).

Al igual que la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ), la EPFL está financiada por la Confederación, mientras que la mayoría de las universidades helvéticas reciben financiación de los cantones.

La EPFL reúne a más de 11.000 estudiantes y miembros del personal docente, venidos de 107 países.

Cerca de 245 profesores imparten ciencias básicas (matemáticas, física y química), ciencias en ingeniería, arquitectura civil, ingeniería medioambiental, ciencias de la comunicación, ciencias de la vida, sociología y humanidades.


Enlaces

×