Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El reconocimiento de Kosovo: ¿"fracaso diplomático"?

En 2008, manifestación de serbios frente al Palacio Federal de Berna contra el reconocimiento suizo de la independencia de Kosovo.

(Keystone)

En su informe de denuncia del tráfico de órganos en Kosovo, Dick Marty critica a la comunidad internacional. ¿Cuál es la responsabilidad de Suiza, uno de los primeros países en reconocer la independencia de Kosovo?

La Unión Europea, EE UU y la ONU sabían de las acciones del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) pero cerraron los ojos para preservar la estabilidad del joven Estado, acusa el informe del senador suizo.











El documento, publicado el jueves en París, señala la corresponsabilidad de la comunidad internacional en los hechos ocurridos en 1999 y 2000. “Lo que me ‘shockeó’ profundamente fue que los hechos descritos en este informe eran conocidos por muchas personas.  Debemos poner fin a esta hipocresía”, afirmó Dick Marty.

Según el relator especial del Consejo de Europa, el apoyo diplomático y político de Estados Unidos y de otros países europeos dieron la impresión al primer ministro de Kosovo, Hashim Thaci, de ser intocable una vez concluida la guerra.

Por otra parte, la guerra fue reducida a una especie de representación maniquea con, por  un lado, los verdugos serbios , y por la otra, las víctimas kosovares, cuando la realidad era más compleja”, dijo Dick Marty.

 “La absolución de los criminales albanos” 

Suiza, uno de los primeros países en reconocer la independencia de Kosovo, figura entre los primeros países acusados de ceguera ante las actividades criminales ejecutadas por Hashim Thaci y el UCK. Y desde hace dos días, los políticos y columnistas denuncian la posición unilateral adoptada por Suiza a raíz de la guerra de independencia de Kosovo al final de la década de los 90. 

El diario Le Temps de Ginebra considera que “Suiza, que fue uno de los primeros en reconocer la independencia de Kosovo, siguió - incluso inspiró – ese movimiento de casi absolución de los criminales albanos”. El diario inquiere:  “¿Cómo, un país que suele ser tan cuidadoso y tan atento a los derechos humanos, pudo mostrarse tan parcial?” 

En forma particular es señalada la ministra de Exteriores de Suiza, Micheline Calmy-Rey, que,  recuerda el diario del cantón de Vaud 24 heures , “era una militante convencida de la independencia de Kosovo y la segunda ministro en visitar Pristina para abrir una embajada” .

Los estrechos lazos entre la ministra de Exteriores y el UCK es una gran responsabilidad, estima Le Temps: “¿Micheline Calmy-Rey podrá estrechar la mano de Hashim Thaci como lo hizo en marzo de 2008, durante la inauguración de la embajada en Pristina?”.

Desafortunada coincidencia de calendario, evocan diversos diarios, está prevista para la semana próxima la entrega a Micheline Calmy-Rey, en Berna, de un premio de la diáspora por su compromiso con la paz y la independencia de Kosovo.

“Un grave error”

Algunos políticos suizos también se han mostrado muy duros con la diplomacia suiza. “El reconocimiento de Kosovo por parte de Suiza fue un error diplomático serio”, afirmó el diputado demócrata cristiano (UDC / derecha conservadora) Christoph Mörgeli al periódico Blick, de expresión alemana.

El diputado ecologista de Zug, Jo Lang, estima por su parte en el diario Tages-Anzeiger que las acusaciones muestran la necesidad de retirar las tropas suizas de Kosovo. En la actualidad, casi 200 soldados participan en el seno de Swisscoy, que forma parte desde 1999 de la misión internacional de apoyo a la  paz en Kosovo (KFOR).

Sin responder directamente a las críticas formuladas por Dick Marty a la comunidad internacional, el Ministerio suizo de Exteriores (DFAE) dijo que las acusaciones del relator constituyen “más bien un argumento” para mantener el compromiso de Suiza en Kosovo, que tiene como objetivo particular fortalecer el Estado de Derecho.

El presidente del Partido Socialista, Christian Levrat defiende directamente a su ministra en la prensa: “Micheline Calmy-Rey se comprometió por un país y no por un gobierno. Sería un error castigar al Estado de Kosovo por las acciones de los miembros de su gobierno”. 

"Una red criminal entre las manos"

 Pero ¿por qué la comunidad internacional se ha apoyado en alguien como Hashim Thaci, a pesar de las acusaciones previas en su contra?  Para Jens Reuter, experto alemán en los Balcanes, entrevistado por la radio suiza de habla alemana  DRS, la comunidad internacional pensaba que Hacim Thaci era un valor seguro, al margen de sus antecedentes. 

 “Cuando alguien se encuentra en la parte superior de la jerarquía política y, al mismo tiempo tiene en las manos la red criminal del país, uno puede asegurar sin equivocarse que es capaz de mantener sus promesas”.

Jens Reuter no llega sin embargo a afirmar que la comunidad internacional ignoró conscientemente al término de la guerra estas estructuras mafiosas, con la única finalidad de estabilizar al país.  Según él, “la comunidad internacional se sentía responsable de la seguridad en Kosovo, y por lo tanto, de impedir en lo  posible, el resurgimiento de tensiones étnicas”.  Es por ello que le habría faltado  tiempo y fuerza para luchar contra esas estructuras criminales.

Para el experto es de notoriedad pública que los fiscales y los jueces kosovares por una parte están corruptos y por la otra, intimidados por las autoridades: “No se atreven a actuar contra los criminales.  Thaci  parece ahora insustituible”. 

Reacción de Suiza

El Ministerio Suizo de Exteriores anota que Berna “apoya desde hace tiempo los esfuerzos tendientes a elucidar los numerosos casos de personas desaparecidas durante los conflictos en la otrora Yugoslavia”.

Suiza llama a los países concernidos a cooperar en las investigaciones y a reunir todos los elementos que puedan contribuir a aclarar la suerte de esas personas.

Exhorta a las autoridades de esos países a efectuar, en caso necesario, procesos penales contra los individuos sospechosos de tener alguna responsabilidad en esas desapariciones.

Fin del recuadro

Kosovo

Después de la Segunda Guerra Mundial, la provincia de Kosovo goza de un estatuto de autonomía. Este estatuto es inscrito en 1974 en la Constitución de la Federación yugoslava.

 En 1989, el presidente serbio Slobodan Milosevic anula el estatuto de autonomía y envía el ejército a Kosovo para acallar  las protestas.

En 1998, decenas de miles de Kosovares abandonan sus hogares tras una ofensiva de Belgrado contra el Ejército deLliberación de Kosovo (UCK).

 En 1999, la OTAN lanza una serie de bombardeos aéreos contra Serbia para poner fin al conflicto entre las fuerzas serbias y los independentistas albanófonos. Después de dos meses y medio de bombardeos, 50.000 soldados de OTAN son estacionados en Kosovo. La provincia es colocada bajo la administración de las Naciones Unidas.

En 2007, el líder separatista Hashim Thaci gana las elecciones parlamentarias y anuncia que la independencia de Kosovo pronto será proclamada.

 El 17 de febrero de 2008

el parlamento de Kosovo proclama la independencia. Suiza la reconoce diez días más tarde.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes