Navigation

Skiplink navigation

Exhorto para encauzar el flujo de refugiados iraquíes

La espera para la salida en una agencia de viajes de Bagdad. (Reuters)

Las autoridades suizas manifestaron su inquietud sobre el deterioro de la situación humanitaria en Irak y en cuanto al aflujo de refugiados.

Este contenido fue publicado el 07 marzo 2007 - 20:30

Millones de iraquíes dejaron su hogar debido a la violencia y el éxodo continúa: cerca de 50.000 personas emigran cada mes, según las Naciones Unidas.

"Es un problema humanitario muy serio", indica a swissinfo Toni Frisch, delegado del gobierno suizo en materia de ayuda humanitaria. "El problema es que no veo ninguna mejora. Puede esperarse que la situación continúe".

Estos últimos meses, el número de iraquíes que dejaron su país para alcanzar principalmente los países limítrofes sobrepasó la barrera de los dos millones. Por otra parte, hay más de 1,8 millones de desplazados en el interior del país, según estimaciones de la ONU. Se trata del más importante flujo migratorio registrado en la región desde hace casi 60 años.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) subraya que la situación es "grave" y está "en vías de deterioro". Considera que los Estados deberían hacerse cargo de la protección de los solicitantes de asilo iraquíes en su propio territorio.

El ACNUR lanzó además un llamado con el fin de obtener 73,5 millones de francos de ayuda urgente y prevé organizar en el mes de abril, en Ginebra, una conferencia internacional sobre el tema de los refugiados iraquíes.

Una población vulnerable

La espiral de la violencia y una amenazante guerra civil han hecho precaria la vida en Irak. "Las condiciones de vida de la población se degradaron. La situación es alarmante", testifica Barbara Dätwyler, de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

"La mayoría de los iraquíes no tiene acceso al agua potable ni al sistema sanitario. La desnutrición infantil es un problema muy serio y muchos son los niños que no van a la escuela por la inseguridad".

Esta situación impulsa a un creciente número de iraquíes a abandonar el país. De ahí, una flagrante carencia de personal para reconstruir las infraestructuras y hacer funcionar los comercios, las escuelas y los hospitales.

Vecinos bajo presión

Por lo menos un millón de iraquíes se habrían refugiado en Siria, 750.000 en Jordania y decenas de miles en Egipto, Irán, Líbano y Turquía, lo que ha puesto a esos países bajo presión.

La mayoría de esos refugiados vive en condiciones de una pobreza muy grande. "Las mujeres que tienen una familia a cargo corren los mayores riesgos", subraya Barbara Dätwyler. "Algunos testimonios dan cuenta de violencias y coacciones sexuales", agrega.

COSUDE sigue en la imposibilidad de trabajar en Irak a causa de la situación inestable en materia de seguridad. Empero está presente por intermedio de organizaciones como Primera Urgencia y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Por otra parte, en 2007, las autoridades suizas van a financiar proyectos para establecer infraestructuras destinadas a mejorar el abastecimiento de agua potable y las instalaciones sanitarias y para permitir el desarrollo de actividades hospitalarias de base.

A escala local, y a través del comité de coordinación de las ONG en Irak, serán creadas agencias locales. El presupuesto de COSUDE para ese país asciende a 1,5 millones de francos.

En Siria y en Jordania, COSUDE apoya, por otra parte, el programa de ACNUR. También envió a expertos a Jordania y prevé hacer lo mismo en Siria, todo ello con un monto de 2,5 millones de francos.

Pocos iraquíes en Suiza

El número de emigrados iraquíes que buscaron refugio en Europa fue poco elevado en los últimos años; empero, 20.000 de entre ellos pidieron asilo en un país de la UE durante el año pasado y ese número está en constante aumento.

En cuanto a Suiza, el número de iraquíes que pidieron asilo es relativamente bajo. Según la Oficina Federal de Migraciones, 3657 solicitudes están en examen.

El año pasado las nuevas solicitudes se duplicaron con relación a 2005, al pasar a 816. Pero esa cifra es baja comparada con las registradas en países como Suecia, que acogió cerca de la mitad de los refugiados iraquíes en Europa – es decir, más de 9000.

La Oficina Federal de Migraciones no espera un incremento de las solicitudes. La comunidad iraquí en Suiza es bastante restringida. "Es más importante dar a los refugiados la posibilidad de quedarse en la región", estima por su parte Brigitte Hauser, portavoz de la Oficina Federal de Migraciones.

"Suiza no es precisamente un país fácil de alcanzar, subraya por su parte Yann Golay, portavoz de la Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados (OSAR). Este número a la baja refleja la tendencia general de las peticiones de asilo registradas en Suiza estos últimos años".

swissinfo, Simón Bradley
(Traducción y adaptación, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

En 2006, cerca de medio millón de iraquíes se desplazaron en el interior de su país, según las cifras del ACNUR.

A los países vecinos: Siria 1 millón; Jordania 750.000; Líbano 40.000; Egipto 20-80.000.

Pidieron asilo en Europa: 10.600 en 2005 y 19.000 en 2006.

Pidieron asilo en Suiza: 932 en 2000, 1219 en 2001, 1185 en 2002, 1458 en 2003, 631 en 2004, 468 en 2005, 816 en 2006.

A finales de 2006, cerca de 6000 iraquíes fueron admitidos oficialmente en Suiza.

End of insertion

Contexto

ACNUR estima que cerca de 2 millones de iraquíes – de una población total de 26 millones – han dejado el país desde el 2003. Más de 1,8 millones de iraquíes, por otra parte, se desplazaron en el mismo país.

Los refugiados iraquíes llegan a Europa del oeste por carretera o por barco vía Turquía, Grecia y los Balcanes. Muy pocos por vía aérea.

Dos terceras partes de los refugiados iraquíes que piden asilo en Suiza son kurdos de Irak. El 80% son hombres jóvenes; las mujeres y los niños raramente llegan a Europa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo