Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Exigen cierre inmediato y definitivo de Guantánamo

Hace siete años que Estados Unidos convirtió la base naval de Guantánamo en 'Campo de la Vergüenza'

(Keystone)

Con manifestaciones de protesta a través del mundo, Amnistía Internacional (AI) ratifica este fin de semana su exigencia de que Estados Unidos cierre, de manera inmediata y definitiva, la prisión de Guantánamo.

En Berna, el capítulo suizo de AI pide también que la Confederación otorgue asilo a tres de los inocentes encarcelados.

"Queremos que Barack Obama fije una fecha para su cierre y garantice que Estados Unidos no abrirá nuevos Guatánamos ni en Irak, ni en ningún otro país", señala a swissinfo Manon Schick, vocera de AI Suiza.

Al cumplirse este domingo siete años de que George Bush enviara a Guantánamo a los primeros sospechosos de pertenecer a la organización Al Qaeda, AI destaca la urgencia de encontrar una solución para las personas que aún se encuentran en la base naval estadounidense ubicada en la isla de Cuba.

"La creación en 2002 de ese centro de detención fue una señal de que Estados Unidos ya no respetaría el Estado de derecho ni los derechos humanos, su cierre sería una señal en el otro sentido", dice Manon Schick en referencia a la promesa del futuro inquilino de la Casa Blanca de finiquitar Guantánamo.

Amnistía pide igualmente que Obama prohíba toda forma de tortura y de tratamientos infamantes e instituya una comisión de investigación sobre las violaciones de los derechos humanos cometidos por Estados Unidos en el marco de su "guerra contra el terrorismo".

No tienen a dónde ir

De las 800 personas que fueron detenidas en la base estadounidense a lo largo de estos siete años, aún quedan 250, en su mayoría de Yemen (alrededor de un centenar), y el resto de una treintena de países, entre los cuales Argelia, China, Libia y Somalia. De entre ellas, unas 50 han sido declaradas "liberables".

Es decir, sin que haya mediado un juicio conforme al derecho internacional –porque ningún preso ha podido disfrutar de esa garantía- pero luego de una investigación por parte de Estados Unidos, se ha determinado su inocencia; sin embargo, siguen en Guantánamo porque, lisa y llanamente, no tienen a dónde ir.

En efecto, todos los prisioneros oriundos de Europa o Australia fueron liberados porque sus países ejercieron presión. De manera contraria, muchas de las personas aún recluidas no pueden ser repatriadas porque podrían sufrir represalias por el solo hecho de haber sido sujetos de sospecha y a pesar de haberse comprobado que no tenían nexos con ninguna organización terrorista.

Fue el caso de dos ciudadanos libios que a la llegada a su país fueron detenidos y torturados.

Llamado a Suiza

Por ello, Amnistía Internacional lanza también un exhorto a la comunidad internacional, en particular a los países de Europa, para que acojan a esas personas que llevan dos o hasta tres años "liberadas" tras las rejas.

En ese contexto, el capítulo suizo de AI había pedido a Berna que recogiera a tres de ellos (un ciudadano chino, un argelino y un libio) a través del asilo. Empero, la Oficina de Migraciones rechazó la solicitud. La ONG presentó un recurso ante el Tribunal Federal Administrativo y ahora espera la respuesta.

"Pero la decisión debe ser política, no administrativa", advierte Manon Schick.

"La pregunta que hacemos ahora al Gobierno de Suiza es: ¿Están ustedes de acuerdo en que hay que cerrar Guantánamo? ¿Están dispuestos a ayudar a Obama en esa tarea? Si es el caso, podrían acoger a dos o tres detenidos".

Las astucias de Bush

Manon Schick se refiere igualmente a la dificultad de que los "liberables" sean enviados a la Unión Americana. Por una parte, explica, es comprensible que las propias personas que fueron detenidas de manera injusta y maltratadas por las autoridades de Estados Unidos, rechacen establecerse en ese país y, por otra, Washington declina acogerlas para evitar hacer frente a eventuales demandas, que les podrían resultar sumamente onerosas.

Y es que el Gobierno de Bush sigue sorteando los compromisos con el derecho internacional, y hasta con sus propias leyes:

Las autoridades (de Washington) "eligieron ese fragmento de tierra cubana porque ello permitía negar a la gente detenida los derechos de que disfrutan aquellos que se encuentran en territorio estadounidense. Esa fue una decisión muy consciente de Bush porque el derecho estadounidense no se aplica en un territorio que no es Estados Unidos".

El "Campo de la Vergüenza"

Amnistía Internacional denominó el centro de detención de Guantánamo "Campo de la Vergüenza". En ese lugar, establecido por añadidura en territorio usurpado a Cuba, Estados Unidos sometió a toda suerte de humillaciones, maltrato y tortura a cerca de un millar de personas presuntamente "terroristas".

La operación comenzó en 2002, tras los atentados de Al Qaeda contra Estados Unidos que dejaron un saldo de miles de muertos y que desataron una enorme cacería de brujas por parte de la administración Bush.

En ese contexto, y a lo largo de los años subsecuentes, fueron a dar a Guantánamo más de 800 personas, incluidos, por ejemplo, "campesinos paquistaníes vendidos por sus vecinos por los 5.000 dólares que pagó Estados Unidos". Es decir, sin más culpa que la de haber sido elegidos como chivos expiatorios de la avaricia ajena.

En los primeros años de Guantánamo, los presos ni siquiera podían recibir visitas. Con el paso del tiempo, pero sobre todo con la presión internacional, la situación se modificó y se permitió el acceso a organismos internacionales.

Por lo menos, triste consuelo, "Guantánamo no es una prisión secreta, como las que mantiene Estados Unidos en Irak y otros países, y es posible saber quienes están ahí y en qué condiciones".

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Desde Berna

Bajo el eslogan 'Close Guantanamo! Yes we can', AI Suiza organizó este sábado un mítin en el centro de la capital helvética.

"Quisimos recordar también a la población que aún hay personas detenidas en Guatánamo", declara Manon Schick.

Fin del recuadro

Guantánamo en cifras (AI)

El 11.01.02 fueron trasladados los primeros detenidos a Guantánamo. Desde entonces, han sido retenidas 800 personas, la mayoría sin cargos ni juicio.

En diciembre de 2008 quedaban 250 detenidos, unos 100 yemeníes.

Ese mes, 26 detenidos fueron acusados formalmente para ser juzgados por una comisión militar, 3 fueron declarados culpables y condenados, se retiraron los cargos contra 6 (aunque podrían ser acusados de nuevo) y 6 podían ser condenados a muerte.

Se cree que la mayoría de los detenidos son sometidos a régimen de aislamiento en los Campos 5, 6 o 7. El Campo 6 se construyó para albergar a 178 detenidos que permanecen confinados durante un mínimo de 22 horas al día en celdas de acero individuales sin ventanas al exterior.

Al menos 12 de los detenidos tenían menos de 18 años cuando fueron detenidos. Al menos tres de ellos seguían ahí en diciembre de 2008.

Según informes, al menos 4 hombres se han suicidado amén de decenas de intentos de suicidio.

Se ha detenido a personas en más de 10 países que han sido trasladadas a Guantánamo sin que mediara proceso judicial alguno.

Un estudio entre 500 detenidos concluyó que sólo el 5% habían sido capturados por fuerzas estadounidenses y el 86% por fuerzas paquistaníes o de la Alianza del Norte, con base en Afganistán, y entregados a Estados Unidos, a menudo a cambio de una recompensa de miles de dólares.

En septiembre de 2006 fueron trasladados a Guantánamo 14 detenidos que habían permanecido hasta 4 años y medio detenidos e incomunicados bajo la custodia secreta de la CIA.

Desde entonces han sido trasladados a Guantánamo 5 hombres más, al menos dos de los cuales habían estado en detención secreta bajo custodia de la CIA. Un número desconocido de personas ha estado en detención secreta bajo custodia de la CIA.

Se cree que al menos tres docenas de personas permanecen en esta situación, sin que nadie haya respondido por ellos ni de su suerte y su paradero, que son desconocidos.

Cientos de personas siguen detenidas sin cargos, juicio ni revisión judicial de su detención en la base aérea estadounidense de Bagram, en Afganistán.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes