Navigation

Fin de la amnistía contra los 'evasores bancarios' de EEUU

Keystone

Hasta este jueves un total de 7.500 contribuyentes estadounidenses han declarado voluntariamente ante el fisco, el Internal Revenue Service, sus cuentas ocultas en el extranjero. El UBS fue el detonante de una cruzada que tomó proporciones internacionales.

Este contenido fue publicado el 15 octubre 2009 - 10:57

El banco suizo debió exhortar a la autodenuncia a las mismas fortunas que asesoró para evadir impuestos. Aunque Credit Suisse se dice a salvo, no es claro que lo esté.

"No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague", reza la sabiduría popular, nunca más atinada que en esta ocasión.

Este jueves vence el plazo que ofreció el gobierno de Barack Obama a millares de contribuyentes estadounidenses para declarar voluntariamente sus cuentas bancarias en el extranjero (offshore), inversiones que por sus características les permitieron evadir durante años al fisco local (Internal Revenue Service).

La amnistía fiscal, que inició el pasado 26 de marzo, debía terminar el 23 de septiembre, pero se postergó hasta 15 de octubre debido a la nutrida afluencia espontánea de casos.

Hasta este miércoles (14.10) a las 17h00 de Washington (23h00 de Suiza), un total de 7.500 contribuyentes se habían presentado por propio pie a notificar sus inversiones en 100 bancos de 70 países del mundo, reveló el senador estadounidense Carl Levin, iniciador de este movimiento de transparencia fiscal.

El dato fue confirmado por el IRS, pero la autoridad tributaria se negó a estimar el monto de las multas que aplicará a dichos contribuyentes.

Muchos de los ciudadanos que se acercaron a las autoridades fiscales tienen cuentas en el UBS, pero también las hay en el Credit Suisse y el HSBC, entre otras instituciones, según el IRS.

De hecho, el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado de Estados Unidos, del que Carl Levin es miembro, denunció en el verano de 2008 –en el informe Paraísos fiscales bancarios y cumplimiento tributario en EEUU- que la evasión de contribuyentes americanos a través de cuentas domiciliadas en Suiza y Liechtenstein superaba ya los 18.000 millones de francos suizos anuales.

Multas por venir

De acuerdo con el IRS estadounidense, hasta 52.000 clientes del UBS podrían ser sospechosos de evasión. Muchos de ellos se preguntan aún si deben, o no, presentarse ante la autoridad tributaria.

Cabe recordar que en Estados Unidos, la 'Bank Secrecy Act' –en vigor desde 1970- exige a las instituciones financieras ayudar al gobierno de Washington a detectar y prevenir el blanqueo de dinero y los delitos fiscales.

Dicha legislación fija reglas claras con respecto a las obligaciones que tienen los contribuyentes con Cuentas Bancarias en el Extranjero (conocidas como FBAR por sus siglas en inglés).

"Todo ciudadano estadounidense que haya tenido una inversión remunerada en el extranjero superior a los 10.000 dólares durante el más reciente año fiscal debe notificarlo a la autoridad tributaria vía la forma de declaración TD F90-22.1".

El documento agrega que los contribuyentes que no se ciñan a esta obligación serán perseguidos por delito de evasión.

Fuentes del IRS en Washington explicaron a swissinfo.ch que la amnistía fiscal vigente "es generosa con los ciudadanos americanos que declaren sus cuentas en el extranjero".

Y precisaron que en caso de descubrir a un evasor, el IRS realizará una auditoría y tiene derecho a aplicar una multa equivalente al 50% de los haberes que ocultó el contribuyente.

En contrapartida, afirman, los estadounidenses que se presenten de forma voluntaria ante el fisco pagarán sólo entre el 5 y el 20% del valor de sus cuentas.

UBS y Credit Suisse

El UBS se sabe protagonista de una historia que cambiará la forma de los ciudadanos estadounidenses de invertir en el extranjero. Por ello, se ha involucrado activamente en la resolución de la avalancha de evasión que cobijó entre 2001 y 2007.

En septiembre pasado, el UBS envío un total de 500 cartas a los clientes que consideraba corrían mayor riesgo de ser investigados por el IRS y los conminó a declarar sus cuentas en Suiza.

Desde ese momento les ofreció ayuda permanente y gratuita para arreglar su situación ante el IRS.

El Credit Suisse, por su parte, banco número dos de Suiza, se dice a salvo del problema. Brady Dougan, su director general, aseguró en un breve encuentro con la prensa (08.10) que no le preocupa la cruzada del fisco norteamericano para hallar evasores con cuentas en el extranjero.

"Hace mucho tiempo que el Credit Suisse se ha manejado en Estados Unidos esencialmente vía operaciones 'on-shore', no 'off-shore'. Hemos un hecho buen trabajo y nos hemos anticipado tomando las medidas necesarias para evitar los problemas que existen hoy", dijo desde Lausana.

Autodenuncia...

¿Qué debe hacer hoy un contribuyente de EEUU con cuentas en Suiza si decide declararlas durante las últimas horas de la amnistía fiscal?

El consejo del abogado del UBS, Christophe Kurth, a los clientes estadounidenses del banco en la carta que hizo llegar a quienes corrían mayor riesgo de ser investigados (documento cuya copia tiene swissinfo.ch) es buscar asesoría de forma inmediata.

Asimismo afirma que el UBS se compromete a ofrecer de forma gratuita y ágil toda la información que el cliente requiere para hacer una declaración voluntaria ante el fisco de Barack Obama.

Y les aclara un hecho fundamental. "No son indispensables los documentos que el banco proveerá para iniciar un proceso de declaración voluntario".

Esto es, la sola manifestación de la intención de poner en regla las cosas es suficiente para el IRS, siempre que se presente antes del 15 de octubre.

El documento sugiere también hacer contacto con dos instancias más: la Administración Federal de Impuestos de Suiza (+41 31 322 71 06) y/o a el Colegio Suizo de Abogados (+41 31 313 06 15) para obtener asesoría en el proceso.

El IRS ha dejado claro que no habrá nueva prórroga.

Según Stephen M. Kohn, director ejecutivo del Centro Nacional de Denunciantes de Irregularidades (NWC por sus siglas en inglés), "el IRS ya puede guardar los cohetes y juegos pirotécnicos para celebrar, ya que el programa de amnistía obtendrá, como máximo, un pequeño dedal de muestra del total de evasores que existe con cuentas offshore".

La fecha llegó. Y quien opte por el silencio, lo hará también por los riesgos que entraña.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

ACUSADOS DEL UBS

En seis meses, el IRS da cuenta de 6 clientes del UBS acusados formalmente por evasión.

Roberto Cittadini, Washington, fue declarado (05.10) culpable de presentar falsas declaraciones de impuestos entre 2001 y 2003 y de ocultar 2 millones de dólares en el banco suizo.

Juergen Hamman, Nueva Jersey, (05.09) de encubrir cuentas por 5 millones de dólares en el UBS.

John Mc Carthen, California, (14.08) de ocultar 1 millón de dólares depositado en cuentas suizas en el UBS para evitar el pago de impuestos correspondiente.

Jeffrey P. Chernick, Nueva York, recibió cargos (28.07) por falta declaración, en su caso de 8 millones de dólares depositados en el UBS.

Steven Michael Rubinstein, Florida, considerado culpable (25.05) por falsear su declaración de posesiones en el extranjero en 2004. El IRS no aclara el monto encubierto.

Robert Moran (Florida), culpable (14.04) del mismo delito, en su caso por 3 millones de dólares, también depositados en el UBS.

End of insertion

CONTEXTO

Desde 2008 el UBS protagoniza un escándalo de evasión en EEUU, acusado de encubrir el incumplimiento de hasta 52.000 contribuyentes que son clientes del banco.

Bradley Birkenfeld, ex funcionario del UBS, confesó en el verano de 2007 que el banco suizo asesoraba a sus clientes para evadir impuestos en EEUU. Fue sentenciado a 40 meses de prisión.

La tensión entre el UBS y EEUU cedió en agosto pasado, cuando el Departamento de Justicia estadounidense y el IRS anunciaron un acuerdo extrajudicial con el gobierno suizo:

El UBS quedaba exento de multas por promover la evasión, pero debía colaborar suministrando información confidencial de 4.450 de sus clientes antes del 19 de agosto de 2010.

End of insertion

DATOS CLAVE

Según el senador Carl Levin, 7.500 contribuyentes notificaron hasta el 14 de octubre al fisco estadounidense sus inversiones en 100 bancos de 70 países.

Este jueves concluye el plazo para declarar voluntariamente las cuentas ocultas en el extranjero.

Nueva York es el único estado, por el momento, que ofrecerá una prórroga a sus contribuyentes para declarar sus cuentas 'offshore'. En este caso, hasta el 17 de octubre.

Algunos de los despachos legales estadounidenses que más solicitudes de asesoría han recibido por parte de clientes del UBS son: Scott D. Michel (Washington); Kaplan & Katzberg (NY); Kostelanet & Fin, (NY) o Gunster, Yoakley & Stewart (Florida).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo