FINMA se ‘lava las manos’ en el caso UBS

Eugen Haltiner, presidente de FINMA, rechaza todas las críticas en el caso UBS. Keystone

El guardián del sistema financiero suizo desestimó el fallo del Tribunal Administrativo Federal (TAF), según el cual la instancia actúo de forma “ilegal” al ordenar al banco UBS entregar información confidencial a EEUU sobre 255 clientes.

Este contenido fue publicado el 12 enero 2010 - 12:34

Su presidente, Eugen Haltiner afirma que no actuó solo, sino con el respaldo del Ministerio de Finanzas. El Gobierno suizo y el UBS optan por el silencio, mientras los clientes afectados afilan el contraataque de sus abogados.

La Autoridad Federal de Supervisión de los Mercados Financieros (FINMA) eligió sacudirse las críticas que pesan sobre sus hombres desde el pasado viernes (08.01).

Concretamente, Eugen Haltiner, presidente del máximo organismo supervisor del sistema financiero helvético, rechazó que haya cometido un error en febrero de 2009 al ordenar al UBS que transmitiera al gobierno de EEUU información confidencial sobre clientes sospechosos de evasión.

La decisión fue “necesaria, adecuada y oportuna”, declaró en una entrevista publicada el pasado sábado (09.01) en el diario Neue Zürcher Zeitung.

En opinión del titular de FINMA, revelar dichos datos al fisco estadounidense no fue “ilegal”, como refiere el Tribunal Administrativo Federal (TAF). Y evitó, a cambio, que Estados Unidos ejerciera acciones penales contra el UBS, lo que ponía en riesgo la licencia de operación del banco en EEUU, afectando a la plaza financiera suiza íntegra.

Más aún, Haltiner recordó que no actúo en solitario. El Gobierno conoció siempre todas las alternativas y nos concedió la libertad de decidir, dijo.

El presidente de FINMA informó a sus detractores que no tiene previsto renunciar: “Mi mandato expira en 2011 y seguiré en el cargo mientras el gobierno mantenga su confianza en mi trabajo”.

El revés del Tribunal

La acalorada manifestación de Eugen Haltiner responde a un fallo que emitió el 8 de enero el Tribunal Administrativo Federal (TAF).
El tribunal afirma que FINMA violó la legislación suiza vigente al instruir al UBS a entregar información confidencial sobre un grupo de clientes (255) al gobierno de EEUU.

Ahora, el fisco americano cuenta con un perfil detallado de estos contribuyentes, lo que daña su privacidad y viola los artículos 25 y 26 de la Ley de Bancos en vigor en Suiza, explicó el TAF.

Por otra parte, la autoridad judicial descalificó el argumento de FINMA sobre su derecho a tomar decisiones para evitar la insolvencia de un banco.

Según explicó el tribunal, ninguna legislación vigente justifica la transmisión de información bancaria a otro gobierno. Un fallo que tendrá amplias consecuencias.

Críticas y silencios

Consultado por swissinfo.ch, UBS declinó realizar comentarios sobre el proceder de TAF. Sin embargo, los partidos políticos enlazaron sus reacciones de inmediato.

Christian Levrat, presidente del Partido Socialista (PS), celebró el domingo (10.01) la decisión del Tribunal, posición a la que se sumaron los Verdes y la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora).

Cabe recordar que las tres fuerzas políticas, pese a sus diferencias ideológicas, se han manifestado consistentemente desde febrero de 2009 contra el proceder de FINMA, considerándolo arbitrario.

En opinión del PS, pronto se verán una serie de demandas contra FINMA, por parte de los clientes del UBS concernidos, lo que también afectará la reputación de la plaza financiera.

Por su parte, el Partido Liberal Radical (PLR) suizo, encabezado por Fulvio Pelli, descalificó a sus colegas políticos y dijo que sus argumentos están fuera de tiempo.

Pelli asegura que si FINMA y el gobierno suizo hubieran escuchado a quienes estaban en contra de entregar esa información, los únicos afectados habrían sido los propios suizos, porque habrían sido quienes “pagaran los platos rotos”.

Lo que está por venir...

¿Qué está por venir pues después de la decisión del TAF?
FINMA debe decidir ahora si apela o no el fallo del TAF.

Cabe destacar que la sentencia del Tribual Administrativo atañe exclusivamente a los 255 clientes que fueron denunciados en febrero de 2009. No así a las 4.450 cuentas cuyas coordenadas confidenciales serán entregadas al gobierno de EEUU antes de agosto de 2010, producto del acuerdo extrajudicial al que Berna y Washington llegaron el verano pasado.

TAF expresó este lunes (11.01) su molestia por las declaraciones del presidente de FINMA y afirmó que el problema debe zanjarse.

De acuerdo con Andreas Rüd, uno de los abogados suizos más en la defensa de este grupo de clientes del UBS, afirmó que si bien es prematuro para saber a dónde conducirá la acción del TAF, está claro que se trata un paso positivo para sus clientes.

Todos los actores involucrados aguardan por el momento que se pronuncie el gobierno. Y la posición de la administración encabezada por Doris Leuthard, llegará este miércoles (13.01.) por la tarde.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

LA PRENSA, IMPLACABLE

Para Le Temps (11.01), la transmisión de nombres de clientes quedará en la memoria colectiva suiza como el colmo de la humillación inflingida a Suiza. “Un país pequeño debió arrodillarse para salvar su banca”.

La decisión del TAF reabre las heridas abiertas.
“No, al trabajo para los flojos”, refiere un editorial publicado simultáneamente por el Tages Anzeiger y el Bund, texto en el que hacen alusión al ministro de Finanzas, Hans-Rudolf Merz, que en su opinión delegó su responsabilidad en FINMA.

“Los consejeros federales (ministros) son elegidos para sumir responsabilidad, si no la quieren, que dejen su puesto”.

En tanto, el Blick alerta sobre la debacle que podría estar en puerta. El fallo del viernes podría generar efectos desastrosos; por ejemplo, cita, que los clientes involucrados se volteen contra Suiza y presenten una acción de tipo colectivo que daría mucho de que hablar.

End of insertion

CONTEXTO

El 18 de febrero de 2009, el banco UBS recibió la orden de FINMA, en su calidad de autoridad de supervisión financiera, de transferir información confidencial de 300 cuentas de clientes estadounidenses (sospechosos de evasión en su país) al gobierno de Barack Obama.

Adicionalmente, el UBS aceptó pagar una multa por 780 millones de francos suizos para evitar futuros procesos penales.

Pese a ello, 24 horas después (19.02), EEUU solicitó a Suiza la entrega de información confidencial de 52.000 cuentas más. Lo que generó un conflicto político-legal que implicó seis meses de discusiones antes de llegar a un acuerdo extrajudicial.

End of insertion

DATOS CLAVE

El Tribunal Administrativo Federal (TAF) de Suiza es la corte responsable de dirimir toda controversia que genere una decisión tomada por alguna autoridad federal.

Los fallos de TAF pueden, a su vez, ser apelados frente al Tribunal Federal, la más alta instancia judicial del país.

Actualmente, UBS tiene pendiente –producto de compromisos que asumió en agosto pasado– la entrega de información confidencial de 4.450 cuentas de estadounidenses que evadieron impuestos en su país vía cuentas en Suiza con el UBS.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo