Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Guantánamo: un símbolo de la arbitrariedad

En la prisión de Guantánamo, un prisionero es escoltado por dos guardias, en diciembre de 2006.

(Keystone)

Dick Marty, senador suizo y miembro del Consejo de Europa, aplaude el cierre anunciado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de la "prisión ilegal" en Cuba.

Guantánamo es, a su juicio, la muestra de una política antiterrorista arbitraria e ineficiente. Entrevista.

swissinfo: ¿Qué pasará con los más de 200 presos?

Dick Marty.: Ese es un gran problema. Me recuerda a una historia de Kafka. En Guantánamo hay gente recluida sin la más mínima prueba en su contra. Es decir, que desde el punto de vista jurídico son inocentes secuestrados en alguna parte, a menudo por bandas paquistaníes o afganas que los vendieron a la CIA por 5.000 dólares.

Los propios estadounidenses se han ido dando cuenta de que nada concreto hay en contra de estas personas. Varios de estos reclusos ilegalmente encarcelados fueron liberados en los últimos años, pero otros debieron quedarse en Guantánamo por temor a ser arrestados y torturados en sus países de origen. El tipificar a estas personas como terroristas es intolerable.

En mi opinión, ahora corresponde a la comunidad internacional hallar una solución humanitaria.

swissinfo: Suiza y otros países occidentales han ofrecido acoger a presos de Guantánamo. ¿No se trata acaso de un problema específicamente estadounidense?

D.M.: No, en absoluto. En esta guerra antiterrorista, construida por la administración Bush, han cooperado prácticamente todos los países, aunque con distintos matices. Lo cierto es que tal acción fue tolerada. Ahora es necesaria la responsabilidad colectiva.

swissinfo: ¿En qué medida ha respaldado Suiza a la guerra antiterrorista?

D.M.: Suiza ha permitido que los aviones de la CIA sobrevuelen su espacio. A nadie pareció interesarle lo que pasaba con esos vuelos. Si somos fieles a nuestra tradición humanitaria, debemos ofrecer nuestra ayuda. Me alegra que el Consejo Federal (gobierno suizo) haya dado el primer paso en ese sentido.

swissinfo: ¿Qué pasa con los presos que no serán liberados porque sobre ellos pesan algunas sospechas serias?

D.M.: Esto supone un enorme problema para la administración Obama. ¿Cómo debe tratarse judicialmente a estas personas si se sabe que las evidencias fueron obtenidas mediante la tortura y otros medios ilegales? Esas pruebas son inservibles en cualquier país civilizado.

swissinfo: En noviembre pasado, Suiza rechazó las solicitudes de asilo de tres presos de Guantánamo. De pronto da señales de disposición. ¿Una contradicción?

D.M.: Podría decirse que tal medida fue tomada primero por la autoridad administrativa, concretamente por la Oficina Federal de Migración; y ahora es la instancia política más alta la que adopta una decisión.

Me hubiera gustado que esta decisión la hubieran tomado desde el principio, sin esperar a la nueva Administración de Estados Unidos. Cada día que pasa es un día más que personas inocentes deben pasar en una cárcel ilegal. Quien tenga el más mínimo sentido de justicia debe reflexionar sobre esta situación.

swissinfo: ¿Tiene también que ver con la política de intereses de Suiza dada la incómoda situación de la UBS y las actuales demandas contra ella en EE.UU.?

D.M.: No creo que de pronto la administración Obama cambie de opinión sobre el asunto UBS, sólo porque recibamos a tres ex reclusos de Guantánamo. La oferta es sin duda una muestra de buena voluntad que será apreciada por el nuevo gobierno.

swissinfo: Varios críticos, entre ellos también los cantones, advierten que tal acogida podría encerrar un peligro para Suiza. ¿Hay riesgo en ello?

D.M.: Supongamos que debido a una confusión y a un diagnóstico equivocado llego a un centro psiquiátrico y de pronto los médicos dicen: "Este hombre no debe estar aquí, hay que liberarlo". Salgo. Pero luego todos dicen que estoy loco y enfermo por el simple hecho de haber estado en psiquiatría. Ese tipo de reacciones en un Estado de derecho las considero inauditas.

swissinfo: ¿Entonces, no cree que haya riesgo alguno para Suiza?

D.M.: ¿Quién puede hacernos creer que la seguridad de Suiza o de los cantones es puesta en peligro por recibir a tres personas de Guantánamo? En toda esta historia me molesta lo siguiente: Si se tratara de tres multimillonarios rusos, con presuntos lazos con la mafia, se los aceptaría.

swissinfo: Usted ha reclamado en el Consejo de Europa que de una vez se establezca la verdad sobre las prisiones secretas de la CIA. ¿Es un llamado al nuevo presidente de EEUU o a Europa?

D.M.: A todos. Considero que Estados Unidos ya ha dado un paso importante al reconocer que Guantánamo es ilegal y que hay prisiones ilegales que deben ser cerradas.

El próximo paso corresponde a los europeos. Ellos deben aceptar que en nombre de la OTAN colaboraron. Todos los miembros de la OTAN tienen su parte en ello. Ya nadie puede hoy en día operar con secretos de Estado.
Todos los gobiernos tienen la obligación de decir toda la verdad o al menos de buscarla. La verdad es el bien más preciado en una democracia.

swissinfo: ¿Qué otras expectativas tiene usted en el nuevo presidente estadounidense respecto de la lucha contra el terrorismo?

D.M.: Que combata el terror de manera eficiente y limpia y que tome en cuenta las circunstancias políticas que favorecen el terror. En este ámbito espero que haya una verdadera cooperación internacional entre todos los países.

Todas las decisiones importantes en la anterior administración de EEUU fueron tomadas por la CIA, los otros sólo ayudaron.

Además, Estados Unidos debe pasar a ser miembro de la Corte Internacional de Justicia. Hasta ahora se ha negado a formar parte de ese acuerdo, tal como lo hacen Rusia, China e Israel.

swissinfo: Gaby Ochsenbein
(Traducción del alemán, Juan Espinoza)

Dick Marty

1945: Nace en Lugano.

1975: Se gradúa en Leyes en Neuchâtel.

1975-1989: Fiscal.

1989-1995: Integrante del Consejo de Estado del Tesino.

1995: Es elegido al Consejo de los Estados (Senado) por el Partido Radical.
l
Desde 1999: Consejo de Europa.

Desde 2005: Preside la Comisión Jurídica y de Derechos Humanos del Consejo de Europa.

De 2005-2007: Investigador especial del Consejo de Europa sobre los controvertidos transportes de prisioneros de la CIA y las prisiones secretas en Europa.

10 de noviembre de 2007: Es distinguido con el premio de los derechos humanos de la Sociedad Internacional de los Derechos Humanos.

Desde julio de 2008: Relator del Consejo de Europa sobre el presunto comercio de órganos humanos en Kosovo.

Fin del recuadro

SONDEO SWISSINFO

"¿Debe Suiza recibir a ex reos de Guantánamo?", preguntó swissinfo a sus lectores entre el 22 y 29 de enero de 2009.

En la consulta, no representativa, participaron 423 personas.

El resultado: 124 (29%) dijeron Sí, 271 (74%) No, 28 personas (7%) manifestaron indecisión.

Fin del recuadro

Guantánamo

El 11 de enero de 2002 fueron llevados los primeros presos a la base militar estadounidense de Guantánamo, en Cuba.

Unos 800 prisioneros fueron retenidos desde el 11 de enero de 2002 en Guantánamo.

A fines de 2008 aún quedaban allí unos 250 presos, ciudadanos de unos 30 países. 100 de ellos provenientes de Yemen.

Aproximadamente 60 presos corren el riesgo de ser perseguidos, torturados o encarcelados arbitrariamente en sus países. Ellos son de países tales como China, Libia, Rusia, Siria, Túnez y Uzbekistán.

Desde el principio, Suiza y varios otros Estados occidentales han calificado al centro de detención de Guantánamo como una infracción del derecho internacional.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes