Navigation

La nanotecnología, clave para una Europa verde y digital

Este contenido fue publicado el 05 mayo 2021 - 15:57

Paula Fernández

Lisboa, 5 may (EFE).- Desde envases inteligentes y verdes que reducen la dependencia del petróleo hasta alimentos personalizados para mantenerse sano, la nanotecnología y los materiales avanzados tienen infinitas aplicaciones que son clave para la transición verde y digital de Europa.

Es el principal mensaje de la presente edición del EuroNanoForum, un congreso que este año se realiza íntegramente de forma digital pero con sede en la ciudad lusa de Braga, hogar de uno de los organizadores, el Laboratorio Ibérico de Nanotecnología (INL).

Más de 2.700 personas de 140 países participan en la cita, cuatro veces más de lo habitual, en un momento decisivo tanto por la pandemia como por los desafíos que se presentan para esta década, principalmente el cambio climático y la digitalización.

Y ahí, la nanotecnología y los materiales avanzados tienen un papel crucial.

"Son la clave para el futuro y para poner nuevos productos y servicios en el mercado, que permitirán ir al encuentro y mitigar los desafíos que tenemos por delante", asegura a EFE el director del INL, el físico sueco Lars Montelius.

Esta entidad transfronteriza, nacida de un acuerdo entre los gobiernos de Portugal y España, lleva más de diez años investigando los materiales, cómo se comportan y cómo se pueden utilizar para cambiar la sociedad.

IMPULSO EUROPEO

La importancia que tienen la nanotecnología y los materiales no sólo es evidente para los investigadores, también para la Comisión Europea. "Son herramientas poderosas para alcanzar nuestros objetivos ambiciosos", señaló la comisaria europea de Innovación e Investigación, Mariya Gabriel, durante la apertura del foro.

Gabriel defendió que pueden "marcar un antes y un después" para conseguir, por ejemplo, la tan ansiada meta de la neutralidad carbónica en la UE en 2050.

Por eso, en los últimos siete años el bloque invirtió 1.750 millones de euros en investigación e innovación sobre materiales avanzados y ya tiene previstos otros 450 millones en el arranque del nuevo programa Horizonte Europa para estas áreas de trabajo.

A esta financiación pública es importante sumar, según el director del INL, al sector privado.

"No sólo pueden ser los contribuyentes los que paguen el desarrollo, también las compañías privadas que después venderán los productos resultantes de la investigación", señala Montelius.

El INL se financia con aportaciones de Estados miembro, fondos comunitarios como los Feder del Programa de Cooperación Transfronteriza Interreg España-Portugal (POCTEP) y contribuciones de la industria. Su director es partidario de una visión "holística" que integre también a la sociedad, que será quien finalmente se beneficiará de los avances.

APLICACIONES INFINITAS

Avances que llegan y llegarán en todos los sectores de la sociedad, porque las aplicaciones de la nanotecnología son infinitas.

En el foro se abordan campos como la movilidad sostenible, la sanidad, el espacio, la energía verde o la economía circular. Los cerca de 400 investigadores del INL trabajan en proyectos relacionados con varios de ellos.

"Estamos trabajando en reemplazar los envases de comida de plástico con algo que sea verde. Y también serán envases inteligentes, lo que nos permitirá saber si la comida todavía es apta para el consumo", explica a modo de ejemplo Montelius.

Este proyecto permitirá reducir la dependencia de sectores no sostenibles, como el petróleo, y además atajar el desperdicio alimentario. "Alrededor de un tercio de la comida producida en la actualidad se desperdicia", recuerda el físico.

También se está investigando cómo producir alimentos más nutritivos y que estén personalizados para lo que necesita el cuerpo de cada consumidor, lo que tendría también un gran impacto en los sistemas sanitarios.

"En vez de esforzarnos en tratar a la gente enferma, tratamos a la gente sana para que se mantenga sana", razona Montelius.

El INL también lidera el proyecto hispanoluso "Nanoeaters", financiado por el POCTEP, que desarrolla dispositivos nanofluídicos que se pueden usar, entre otras muchas aplicaciones, para realizar PCRs en las que bastará soplar o modificar colores en el sector alimentario sin recurrir a colorantes.

COOPERACIÓN INTERNACIONAL

A pesar de ser una entidad hispanolusa, el INL emplea a investigadores procedentes de más de 40 países.

"Es realmente una verdadera organización intergubernamental e internacional y podemos trabajar en todo el mundo", cuenta su director, que considera "absolutamente esencial" la cooperación entre países en el campo de la investigación.

Lisboa y Madrid "entendieron pronto" la importancia que tiene esa cooperación cuando decidieron impulsar juntos un centro de referencia de carácter intergubernamental que traspasase fronteras, considera. Al final, "la investigación es global". EFE

pfm/cgg/ie

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.