Navigation

Informe crítico sobre la actitud de Suiza hacia los gitanos en la era nazi

Unos 600 niños gitanos fueron separados de sus familias para convertirlos a la vida sedentaria entre 1926 y 1972. Keystone Archive

El Gobierno suizo está determinado a que no se repitan los daños infligidos a la comunidad gitana en el siglo XX y agradece la contribución de la Comisión Bergier al esclarecimiento de la historia de esta minoría étnica discriminada.

Este contenido fue publicado el 01 diciembre 2000 - 14:44

Este viernes fue publicado el nuevo informe sobre la política de Suiza hacia los gitanos en tiempos del Holocausto.

El documento de 90 páginas es el más reciente de los realizados por la comisión independiente de expertos "Suiza - Segunda Guerra Mundial", más conocida como Comisión Bergier, que lleva el nombre del historiador que la preside, el catedrático Jean-François Bergier.

Ante la presentación de este estudio el Consejo Federal subrayó su "profunda simpatía" hacia las comunidades gitanas y advirtió su determinación a no repetir los errores cometidos en su contra.

En un comunicado de la Cancillería Federal, las autoridades helvéticas reconocen la contribución de este documento al esclarecimiento del trato que recibió esta comunidad durante la Segunda Guerra Mundial.

En el nuevo informe Bergier señala que, pese a la política de rechazo y exterminación de la Alemania nazi contra de los gitanos, las autoridades suizas de la época continuaron el reenvió y la expulsión de miembros de este grupo étnico.

Suiza mantuvo su política hostil iniciada a principios del siglo pasado contra de los viajeros, en la que los gitanos, no sólo en Suiza, sino en otros países europeos, era vistos como criminales.

El estudio indica que las autoridades helvéticas de entonces no modificaron su actitud hacia los gitanos, pese a que conocían desde 1940 la política de deportación de judíos y gitanos que practicaba el régimen nazi en.

También la Confederación sabía en 1942 del inicio de la exterminación emprendida por Hitler y pese a ello, siguió su política disuasiva.

Pocas informaciones obtenidas para realizar la investigación
Un inconveniente para la elaboración de esta investigación fue que los documentos sobre los gitanos que intentaron refugiarse en Suiza son escasos. Ante esta limitante, la indagación se basó en casos individuales de familias gitanas rechazadas en las fronteras helvéticas.

Los testimonios de estas personas muestran que Suiza expulsó a gitanos y apátridas, tanto extranjeros como nacionales.

Esta medida no fue suspendida pese a las persecuciones y el peligro de muerte que corría la comunidad gitana en plena hegemonía nazi.

Sobre la tercera y cuarta década del siglo, el informe indica que, salvo muy pocas excepciones, Suiza mantuvo una política de rechazo hacia los gitanos venidos del exterior.

Tampoco la progresiva flexibilización de la política federal hacia los refugiados, emprendida a partir de 1943, benefició a los gitanos.

Criterios científicos suizos apoyaron las teorías racistas

Suiza fue uno de los primeros países en aplicar, desde 1906, una política de expulsión en contra de gitanos extranjeros y apátridas que fue legitimada por los científicos de la época, bajo un criterio de pureza de raza.

Esas teorías tuvieron consecuencias dramáticas para la comunidad gitana, entre las que se destacan prácticas de esterilización forzadas, prohibición de matrimonios, clausura en centros penitenciarios o asilos psiquiátricos y secuestros sistemáticos de niños gitanos con fines de sedentarización.

Hasta los años sesenta, los viajeros fueron considerados como inferiores y como un peligro para la seguridad interna. La prohibición general de entrada en Suiza aplicada a los gitanos desde 1913, no fue suspendida hasta 1972, una discriminación que aún hoy día tiene secuelas.

Los autores de este informe concluyen que, ante las limitantes para rescatar testimonios sobre los tratos infligidos a los gitanos, aún guardan esperanzas que futuras investigaciones profundicen este vacío con documentos de la policía, justicia y los servicios de asistencia suizos para esclarecer la historia de esta minoría perseguida durante siglos en Europa.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.