Navigation

Integración y represión contra violencia juvenil

Keystone Archive

Los suizos apoyan el endurecimiento de las sanciones penales (70%) pero también el fortalecimiento de medidas tendientes a favorecer la integración (79%).

Este contenido fue publicado el 22 enero 2007 - 16:31

Un sondeo revela también que siete de cada 10 encuestados aprobarían el retiro del pasaporte a los suizos por naturalización que incurran en actos criminales.

En los últimos tiempos, y en diversos países del mundo, las noticias vinculadas con actos ilícitos cometidos por jóvenes, adolescentes e incluso niños, se han incrementado de manera considerable. Suiza no escapa a ese fenómeno. Las estadísticas revelan que desde los años 90, la delincuencia juvenil ha ido en aumento, como también ha crecido la incidencia de delitos con uso de violencia.

A una buena parte de la población suiza (76%) le inquieta ese flagelo, según un sondeo realizado por el Instituto gfs.berne, por encargo de la Sociedad Suiza de Radio y Televisión, SSR SRG Idée suisse, y cuyos resultados fueron difundidos este domingo (21.01).

Efectuado entre el 18 de diciembre del 2006 y el 9 de enero pasado, entre 2009 personas en todo el territorio nacional, el estudio se llevó a cabo en el marco del último 'barómetro electoral' que reveló, por otra parte, que la integración de los extranjeros es la preocupación principal de la población encuestada.

Diversos enfoques

Los resultados de ambos sondeos se producen tras el registro, en los últimos meses, de diversos hechos de violencia cometidos por menores, que conmocionaron a la opinión pública.

En particular, la violación colectiva de una niña de13 años en la población de Seebach (Zúrich), en noviembre pasado, y aquella otra de la que fue víctima una pequeña de 5 años, por parte de dos jovencitos de 11 y 13 años, en Rhäzüns (Grisones), en julio.

Aunque tres cuartas partes de los encuestados manifestaron su preocupación por la delincuencia juvenil, las preferencias sobre la manera de abordar ese fenómeno varían de acuerdo con las regiones del país y la tendencia ideológica:

Cerca de 89% del total de personas interrogadas considera que la creación de nuevas plazas de aprendizaje (para la formación de jóvenes en diversos oficios) sería un medio efectivo para desenraizar la violencia en ese segmento de la población.

En busca de reconocimiento

En declaraciones al cotidiano ginebrino 'Le Temps', Walter Schmid, vicepresidente de la Comisión Federal de Extranjeros y director de la Conferencia Suiza de las Instituciones Sociales, expresa su satisfacción por ese resultado:

"Los jóvenes tienen una gran necesidad de reconocimiento. Si no cuentan con un marco estable, como una plaza para su aprendizaje, corren el riesgo de ir a buscar ese reconocimiento en otra parte".

Al respecto, un informe de la Prevención Suiza contra la Criminalidad, asienta que "la situación social y las perspectivas profesionales concretas de algunos grupos de jóvenes se han degradado considerablemente durante los últimos años" y que las exigencias crecientes a que son confrontados aumentan también su estrés.

"Las frustraciones y la insatisfacción se intensifican para ser evacuadas bajo la forma de rabia y destrucción, de vandalismo y otros actos de violencia", añade el texto para destacar que sólo una acción común entre padres de familia y escuela, puede ser eficaz ante una situación semejante.

Extranjeros, tema recurrente

Al abordar el tema de la delincuencia juvenil en Suiza, de manera recurrente se alude al comportamiento de los extranjeros. La encuesta del Instituto gfs.bern incluyó ese aspecto y concluyó que un 79% de las personas encuestadas está en favor del fortalecimiento de las medidas de integración.

Esa postura corresponde al 88% de los habitantes de la Suiza de expresión francesa, al 77% de los suizos de habla italiana y al 69% de los germanofonos.

En el espectro político, el 92% de los socialistas está también a favor de ese proceso, mientras que sólo 61% de los simpatizantes de la UDC (derecha dura) confía en su eficacia.

Retiro del pasaporte

Un 69% de las personas interrogadas expresó su acuerdo con el eventual retiro del pasaporte helvético a los infractores de origen extranjero naturalizados suizos, una medida que ha sido preconizada por la UDC y que fue rechazada por apenas 25% de los interrogados.

"Con frecuencia, las personas no saben que quitarle la nacionalidad a alguien no significa necesariamente proporcionarle otra, sino convertirlo en apátrida, algo que el derecho internacional condena", destacó Walter Schmid.

Por su parte, el informe de la Prevención Suiza contra la Criminalidad subraya que "contrariamente a las ideas recibidas, los delitos con violencia no aumentan sólo entre los jóvenes extranjeros".

El tema en cuestión, advierte el estudio, es particularmente sensible y mezcla sentimientos y percepciones de orden subjetivo. "Convertir a los extranjeros en chivo expiatorio no contribuye en nada a arreglar los problemas", asienta.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Contexto

Según la Oficina Federal de Estadísticas (OFS), en 2005 se pronunciaron en Suiza más de 14.000 juicios penales en contra de menores. En 1999, año de la introducción de esa estadística, el número era de aproximadamente 12.000.

El 79,3% de los juicios fueron de individuos masculinos, el 62,7% de jóvenes de nacionalidad suiza y el 22,5% de menores de 15 años.

Desde 1999, se constata un aumento de los casos de infracciones automovilísticas, de infracciones contra la vida, la integridad física y el patrimonio.

En cambio, se registra una disminución de las infracciones en materia de estupefacientes.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.