Navigation

Internet no es ni un médico ni una farmacia

Nadie sabe exactamente lo que contienen los fármacos comprados en Internet. Keystone

Comprar medicamentos por Internet puede ser peligroso para la propia salud. Es lo que advierte Swissmedic en una guía al consumidor, publicada este jueves.

Este contenido fue publicado el 22 julio 2004 - 18:26

Entre 20.000 y 40.000 pedidos llegan cada año a los hogares helvéticos.

Productos falsificados, caducados, malas indicaciones,... Son inconvenientes con los que puede toparse toda persona que utiliza Internet para comprar medicamentos.

“La gente que adquiere fármacos a través de la Red pone en peligro su salud”, señala a swissinfo Paul Dietschy, director de Productos Médicos de Swissmedic, el Instituto suizo de productos terapéuticos.

Bajo responsabilidad propia

Quienes los ingieren lo hacen bajo su propia responsabilidad. “No lo podemos prohibir, pero sí podemos informar a la gente e incitarla a que tome precauciones.” Internet no es una “vía inteligente” para someterse a un tratamiento.

La mayoría de los distribuidores son extranjeros y no pueden ser perseguidos en caso de problemas. Además es mentira que los fármacos son más baratos en Internet que en el mercado legal.

Suelen ser caros los medicamentos más solicitados, como los que incrementan la potencia sexual o los que inhiben el apetito.

“Normalmente los precios son los mismos en la Red que en una farmacia suiza. Además hay que sumar los gastos de envío y de aduana”, explica Dietschy.

40 mil pedidos anuales

El comercio electrónico de medicamentos vive un auge. Swissmedic calcula que cada año llegan a Suiza entre 20.000 y 40.000 envíos pedidos por Internet. Y según Dietschy, se estima que uno de cada dos origina problemas de salud.

El número de pedidos de somníferos, tranquilizantes y dopantes oscila entre 4.000 y 8.000 por año, importaciones que prohíbe la ley de estupefacientes. Las autoridades aduaneras incautan varios centenares de envíos de fármacos sospechosos cada año, señala Swissmedic.

La oferta de información médica en Internet es enorme. El buscador Google encuentra unos 11 millones de sitios con la palabra clave ‘Viagra’, afirma Dietschy. Swissmedic estima que hay varios cientos de miles de páginas Web en todo el mundo dedicadas exclusivamente a temas de salud. Pero en su gran mayoría “no son (páginas) serias”.

Pero Swissmedic no puede prohibir el comercio electrónico de medicamentos y sólo puede intervenir en el caso de que el servidor o distribuidor de los productos se encuentre en territorio helvético.

Nueva guía

Asimismo Swissmedic sostiene que frecuentemente Internet no es una buena fuente de consulta para los problemas de salud. La mayoría de las páginas Web ofrecen información poco detallada o incluso errónea. Con la nueva guía la organización quiere facilitar la búsqueda de información fiable.

El documento contiene una serie de pautas para averiguar si estamos consultando una página seria. Una de ellas es la fuente. Fiables son las páginas de las autoridades sanitarias, asociaciones médicas, fuentes académicas e instituciones sanitarias oficiales.

Mejor consultar un médico

Es recomendable mirar con cautela las páginas que presentan resultados rápidos y espectaculares, que aseguran que el tratamiento no tiene contraindicación alguna o en las que no se indica una dirección de contacto.

“Cuando se receta un medicamento, significa que el médico ha controlado el tratamiento. Pero aquí no hay control alguno”, subraya Dietschy.

De forma general, Swissmedic reconoce que Internet puede ser un medio útil. Pero quienes están enfermos o necesitan un consejo profesional, es mejor que consulten a su médico o al farmacéutico.

swissinfo y agencias

Datos clave

Entre 20.000 y 40.000 pedidos llegan cada año a los consumidores suizos.

Entre 4.000 y 8.000 envíos contienen estupefacientes y psicotropos (somníferos, tranquilizantes, dopantes)

End of insertion

Contexto

Según Swissmedic, la compra de medicamentos en Internet puede ser peligrosa para la salud.

El consumidor no tiene garantía alguna de que los fármacos estén exentos de contraindicaciones. Uno de cada dos envíos es fuente de problemas.

Swissmedic quiere sensibilizar a la población y acaba de publicar un guía.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.