Navigation

La muerte de un árabe en tiroteo policial indigna a esta comunidad de Israel

Este contenido fue publicado el 03 febrero 2021 - 21:14

Jerusalén, 3 feb (EFE).- La indignación creció entre la población árabe de Israel tras la muerte de un joven esta semana en un tiroteo entre policías y presuntos criminales en el norte del país, lo que generó protestas y denuncias de desatención estatal a este sector e hizo reaccionar hoy al primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Netanyahu, que ahora intenta cortejar al votante árabe para las elecciones de marzo, presentó esta tarde un plan para acabar con la violencia que afecta a esta minoría. Supone en torno al 20 % de población de Israel, palestinos o descendientes que se quedaron tras su creación en 1948 e históricamente ha denunciado ser tratada como ciudadanía de segunda.

El jefe de Gobierno israelí prometió hoy poner en marcha un "plan inmediato" para requisar armas ilegales e invertir en una mayor presencia policial en sus localidades, iniciativas que anunció en el pasado ante episodios de forma genérica, pero que nunca concretó.

La reacción se produce tras el fallecimiento de Ahmad Hijazi, estudiante de enfermería de 22 años, que murió el lunes por disparos al toparse con un intercambio de fuego entre policías y una banda criminal en la urbe de Tamra, de mayoría árabe, en el norte.

Desde hace años, las poblaciones árabes de Israel registran altos índices de violencia.

En el incidente falleció también uno de los sospechosos y dos personas resultaron heridas, entre ellas un médico que daba clases a Hijazi en una casa cercana.

Aún no está claro si el joven murió por balas de la Policía, que investiga las causas exactas y lamentó su muerte, pero esta desató profundo malestar entre un sector que alega estar desatendido y discriminado de manera endémica.

El funeral del joven reunió a miles de personas este martes, y hubo también movilizaciones en varias urbes árabes, entre ellas Nazaret, donde se registraron enfrentamientos con la Policía. Se prevé que los próximos días se organicen más protestas, según medios locales.

La sensación de inseguridad por disputas que a veces acaban en tiroteos o muertos se ha agravado estos años en las poblaciones árabes de Israel.

Solo en 2020, 113 personas murieron por choques violentos, y en 2019 se registraron varias movilizaciones para exigir al Gobierno más inversión económica y atención policial para acabar con el crimen.

"Una década de negligencia policial ha creado grupos criminales monstruosos por los que pagamos un precio en sangre cada día", lamentó hoy Ayman Odeh, líder de la Lista Unida, coalición de partidos árabes que es tercera fuerza en el Parlamento israelí.

Israel "ha ignorado por demasiado tiempo" la "violencia interna dentro en las comunidades árabes y no ha tomado ninguna medida para frenarla", denunció la ONG israelí Adalah en un comunicado.

Según aseguró, la situación es "desastrosa", y prueba de ello son actos policiales como el de Tamra, que acabó con la vida de Hijazi y es fruto de una "cultura policial israelí que ve a los ciudadanos palestinos como enemigos". EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.