Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La disputa fiscal con EEUU podría subir de tono

El Senado suizo decidió esta semana (21.09) posponer la decisión que tomará con respecto a la disputa fiscal entre Washington y Berna.

Sin embargo, la tensión bilateral aumenta ante la sospecha de que más bancos, además de UBS y Credit Suisse, habrían ayudado a contribuyentes estadounidenses a evadir impuestos.

El compromiso fiscal entre Suiza y EEUU está en proceso de ajuste y será regido por una nueva Convención para Evitar la Doble Imposición (CDI), documento cuyos contenidos generales han sido negociados ya -en respeto a los principios de transparencia que fija la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)- pero que Washington intentará aprovechar al máximo para acorralar a todo tipo de evasores potenciales.

La nueva manzana  de la discordia entre Suiza y EEUU es el llamado “modelo de comportamiento”, un apartado contenido en los compromisos de Berna que abriría la puerta a demandas grupales de información por parte del fisco estadounidense incluso si éste carece del nombre y coordenadas precisas de los evasores potenciales que persigue.

La tensión se recrudece

El Senado suizo decidió el pasado miércoles tomar con calma el análisis y aceptación de los compromisos que Suiza asumirá con EEUU, una decisión que es percibida del otro lado del Atlántico como un paso atrás en la voluntad helvética de atajar la evasión de impuestos a través de sus bancos.

Las autoridades de EEUU han advertido que en noviembre emprenderan acciones legales contra una decena de bancos suizos sospechosos de promover la evasión entre sus clientes estadounidenses si no se resuelve la actual divergencia entre los puntos de vista de las autoridades fiscales y las norteamericanas.

Cabe recordar que en el presente -y desde 1996- ambos países tienen vigente un CDI que solo contemplaba la asistencia administrativa entre gobiernos en casos de fraude fiscal, pero no antes sospechas de evasión. En 2009, las dos administraciones se sentaron a negociar un nuevo CDI con mayores alcances y que requiere el aval del Parlamento.

En el presente existe incertidumbre porque EEUU pide mayor colaboración a Suiza. Pero en 2009, Hans-Rudolf Merz, entonces Ministro de Finanzas de Suiza, afirmó que Suiza no entregaría información a EEUU si no recibía a cambio el nombre del contribuyente bajo sospecha.

Modelo de comportamiento

Estados Unidos estima que Suiza debe entregar información grupal siempre que se cumpla un “modelo de comportamiento” observado antes.

Concretamente, cuando la información hallada por el Internal Revenue Services (IRS) haga presumir que se trata de un caso semejante a uno ya abordado y resuelto a favor de las autoridades estadounidenses vía la entrega masiva de cuentas bancarias.

El fisco de EEUU intenta tomar como punto de partida el Acuerdo UBS que firmaron Washington y Berna hace un par de años y que condujo a la banca suiza a entregar información confidencial sobre 4.450 cuentas de clientes norteamericanos.

Y el gobierno helvético intentará evitar concesiones basadas en el Acuerdo UBS que a su juicio fue un “caso excepcional”.

No obstante, Berna sabe que con la demora parlamentaria Suiza toma riesgos importantes en la relación con EEUU.

En principio, la Asociación Suiza de Banqueros estima que podría aceptar un Acuerdo con EEUU que consienta la entrega de datos confidenciales aunque se desconozca el nombre de los dueños de las cuentas, pero el tema sigue abierto y debe encontrar un desenlace antes de que concluya noviembre.

Suiza, en plena negociación

En nombre de Suiza, Michael Ambühl encabezó durante la tercera semana de septiembre una serie de reuniones en Washington sostenidas con autoridades estadounidenses para llegar a un acuerdo general que regle la relación fiscal entre las dos naciones.

Concretamente, bases que aseguren a EEUU que contará con la colaboración de Suiza cuando busque evasores americanos con cuentas en la plaza financiera helvética.

Suiza intenta evitar todo compromiso que implique la entrega grupal de información de evasores potenciales.

Los contenidos generales están listos, pero los detalles aún se afinan.

Dos de ellos: el tipo de información que se intercambiará y el número de nombres que Suiza estaría comprometida a entregar a Washington.

Todo compromiso establecido por Suiza deberá ser analizado y avalado por su Parlamento.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×