La factura de la escalada del petróleo

En Suiza, el precio de la gasolina se incrementó en 20 céntimos. Keystone

En Suiza, como en otros países, los precios de los hidrocarburos suben desde el inicio del año, mientras que la recuperación económica sigue incierta.

Este contenido fue publicado el 11 agosto 2004 - 16:16

El espectro de la penuria entraña una escalada en los precios del crudo que frisa los 45 dólares por barril. Empero, los expertos rechazan el alarmismo.

En las estaciones de servicio la gasolina sin plomo 95 (el carburante más empleado) subió unos veinte céntimos este año (para situarse en 1,5 francos el litro).

El alza es sensible también para los combustibles de los calefactores que aumentaron unos 10 céntimos por litro y pasaron de alrededor de 43 francos a más de 53 por 100 litros.

¿La causa? El incremento en el precio del petróleo bruto, materia prima esencial para las economías desarrolladas, incluida la suiza. Para la Secretaría de Estado de Economía (seco), esa situación podría incidir ligeramente en la recuperación económica helvética.

”Pero nada o casi nada nos hace pensar que la recuperación será sofocada por esos precios elevados del crudo”, precisa Aymo Brunetti, directivo de seco.

El impacto sobre la inflación debería ser limitado, sobre todo porque la economía suiza no ha alcanzado la cima de su ciclo de crecimiento, apunta la seco.

Economía menos dependiente

Los economistas explican que la situación actual no tiene nada qué ver con las crisis petroleras de los años 70 y 80, períodos en los que el nivel real de los precios del crudo y la dependencia petrolera de las economías eran considerablemente superiores.

Esa situación no impide, sin embargo, que el alza continúe. El petróleo bruto franqueó la barrera de los 45 dólares por barril el martes (10.08) en Nueva York. La explicación tiene una doble vertiente:

Por una parte, la demanda del carburante se ha incrementado en los últimos meses. La economía china atraviesa por un voraz apetito de materias primas, incluido el petróleo. Además, en Europa y en Estados Unidos la expansión económica forma parte nuevamente del lenguaje corriente.

La oferta del hidrocarburo se resume en tres nombres: Irak, Rusia y Venezuela. “Esos tres grandes productores inducen a una fuerte incertidumbre”, explica Emmanuel Gautrot, analista del banco privado suizo Pictet.

“En Irak se registran sabotajes cada mes y el país no ha recuperado el nivel de producción que tenía antes de la guerra (3 millones de barriles por día, contra dos millones actuales)”.

“En Rusia, nadie sabe cómo se podrá desbloquear el caso del grupo petrolero Ioukos acusado de evasión fiscal. Y, a más corto plazo, el referéndum venezolano este fin de semana, para determinar si el presidente Hugo Chávez sigue en el poder, siembra la duda en una situación socio-política tensa y con riesgo de huelgas”, agrega el especialista.

Hacia los cincuenta dólares

Entonces, ¿está a la vista la barrera de los 50 dólares? Algunos especialistas así lo piensan. Otros son menos pesimistas.

“A corto plazo (en los próximos dos meses), la volatilidad puede ser muy fuerte”, estima Emmanuel Gautrot. “No se pueden excluir precios de hasta 50 dólares, pero sólo de manera muy puntual, yo no veo un petróleo estabilizado en 50 dólares”.

A mediano plazo (6 meses a un año), veo más bien una baja de precios para llegar a los 35 o 40 dólares (en el mercado de Nueva York), sobre todo si se encuentran soluciones en Rusia y Venezuela, asegura el analista.

Emmanuel Gautrot subraya también la participación de los actores no comerciales (financistas, mayoritarios) en la determinación de los precios del petróleo, mediante maniobras de especulación que inciden en la volatilidad de las tarifas.

El papel del consumidor

Al final de la cadena, el consumidor sufre, como lo señala el responsable de la sociedad de distribuidores de carburantes Oel-Pool, Daniel Sieber.

“En Suiza, como en el resto del mundo, los elevados precios hacen el agosto de productores como Shell, Esso y BP. Para los comerciantes y distribuidores la situación es penosa en este momento”, precisa.

Actualmente, a la espera de un descenso en los precios, muchos de los consumidores de hidrocarburos no compran. Nos dirigimos entonces hacia un otoño muy caliente, cuando las cisternas estarán vacías y los camiones de distribución serán tomados por asalto.

Sin embargo, Daniel Sieber lanza un mensaje de tranquilidad. “Tras el alza exagerada de hace algunos meses, salvo acontecimientos de extrema gravedad, no preveo un nuevo incremento sensible”.

Suizos y Europeos mejor preparados

Analista del Credit Suisse, segunda institución bancaria helvética, Jeremy Baker señala que los consumidores suizos y los europeos en general, están mejor preparados que los estadounidenses.

En efecto, “la debilidad del dólar (1,25 francos contra 1,8 en el 2000) neutraliza a largo plazo el incremento del crudo”, asegura.

Concretamente, el litro de gasolina que el consumidor paga ahora a 1,5 francos costaría 1,65 con una cotización del dólar a 1,8 por franco.

”A corto plazo, con el alza de las tasas de interés estadounidenses (reiniciada a principios de la semana), la cotización del dólar debería aumentar un poco. La única solución: cruzar los dedos”.

swissinfo y agencias

Contexto

El precio del litro de la gasolina sin plomo aumentó este año unos 20 céntimos al pasar a 1,50 francos.

El precio del litro del mazut se incrementó en 10 céntimos para ubicarse en 53 céntimos.

End of insertion

Datos clave

La Agencia Internacional de Energía espera que la demanda mundial del bruto aumente en un 3.2% este año, un nivel que califica de “sorprendente”.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo