Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

GINEBRA (Reuters) - Los científicos podrían comenzar a reunir información sobre los orígenes del Universo en los próximos meses cuando el mayor colisionador de partículas del mundo comience a funcionar a toda máquina el próximo año, dijo el lunes uno de los líderes del proyecto.
Pero no será posiblemente hasta 2011 que la calificada como "máquina del Big Bang" - el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) - instalada en la frontera de Francia y Suiza en el centro de investigación CERN, alcance su máxima velocidad, añadió el físico Steve Myers.
El LHC - un experimento de 10.000 millones de dólares en el que participan científicos de todo el mundo - fue reiniciado el fin de semana tras un incidente técnico hace 14 meses que llevó a pararlo nueve días después de su puesta en marcha.
Myers, director de Aceleradores del CERN, dijo a Reuters Television que los haces de partículas habían sido canalizados por el túnel de 27 kilómetros el viernes y que todo había funcionado sin problemas.
"Todo el mundo está muy confiado porque ha sido un arranque tremendo. Estamos haciendo mediciones con esta máquina de las que normalmente sólo puedes hacer cuando un acelerador lleva funcionando uno o dos años", declaró.
ORÍGENES DE LA VIDA
El objetivo del proyecto es descubrir cómo se formó el Universo tras el Big Bang hace 13.700 millones de años que esparció la materia a altas velocidades y energía que finalmente se convirtieron en soles, estrellas, planetas y luego la propia vida.
Pero lo que Myers calificó de "nuevas sorpresas en física que podemos realmente medir" probablemente tendrán que esperar hasta que los haces de partículas colisionen en el LHC a la máxima potencia.
"Contemplamos alcanzar esa energía final en 2011", dijo.
Los experimentos en un anterior colisionador en el CERN - la Organización Europea para la Investigación Nuclear cerca de Ginebra, a los pies de las montañas francesas de Jura- logró colisiones de partículas produciendo una energía parecida a la del Big Bang.
Pero el LHC a su máxima potencia podría recrear las condiciones justo una millonésima de segundo después de la explosión, para que sean capturados por una serie de super-computadores, que transmitirán los datos a científicos de 33 países.
Uno de los misterios que los científicos esperan desentrañar son los agujeros negros en el Universo, lo que es la antimateria y donde hay una Higgs Boson.
La Boson es una partícula teórica que se cree que aporta a la materia su masa, permitiendo que se integre. Fue avanzada por primera vez en 1964 por el científico Peter Higgs, de la Universidad de Edimburgo, como explicación a cómo se formó el Universo.
Los intentos anteriores por capturarla en el CERN y un laboratorio similar en EEUU han fracasado.
El relanzamiento del LHC fue más discreto que la primera vez, el 10 de septiembre de 2008, cuando unos pequeños fallos técnicos llevaron a una explosión generalizada.
La explosión dañó vastos imanes que empujan a las partículas alrededor del túnel y hacen que se peguen. Pero Myers dijo que se habían adoptado todas las precauciones para asegurar que esto no pasara otra vez.
El científico señaló que las primeras colisiones comenzarían a bajar energía en unas dos semanas. Tras dos semanas de parón durante las Navidades, se incrementará la energía, y después quizá de nuevo en primavera.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters