Navigation

La OMC pide mayor apertura agrícola a Suiza

La OMC critica el nivel de protección que Suiza mantiene a favor de sus campesinos. Keystone

La Organización Mundial del Comercio (OMC) solicitó a Suiza proseguir con la apertura de su mercado interno, sobre todo en materia agrícola. Suiza rechazó reivindicaciones excesivas.

Este contenido fue publicado el 06 diciembre 2000 - 18:20

Al término de dos días de examen de la política comercial helvética, un ejercicio que a Suiza le corresponde efectuar cada dos años, el máximo tribunal comercial internacional consideró que la liberalización del sector agrícola, clave de la economía y "todavía muy protegido", favorecerá la baja de los precios de aquellos productos relacionados con este sector.

El delegado gubernamental para los Acuerdos Comerciales, Luzius Wasescha, resumió los debates que se efectuaron durante la realización de un Consejo General de la OMC, que duró dos días, y defendió la posición suiza.

Dijo que los países integrantes del sistema multilateral de comercio elogiaron los esfuerzos que Suiza ha efectuado en estos últimos años para liberalizar todos los sectores de su economía, en general.

"Todo mundo lo reconoce. Suiza ha procedido a una adaptación de estructuras económicas remarcables, lo que le permite ver los próximos años con cierta serenidad, desde el punto de vista económico", añadió el funcionario gubernamental.

Sin embargo, particularmente los productos relacionados con el campo fueron objeto de vivas objeciones. Las exportaciones suizas de productos lácteos, de ganado, de caballos, de frutas, de papas y ciertos productos agrícolas transformados, son subvencionados de manera directa. Se trata de prácticas que no son bien vistas por OMC, y así lo dijo esta institución en el informe que publicó con motivo de este examen de las políticas comerciales.

Otras críticas vinieron de parte de países miembros de la OMC. Una serie de países exportadores de productos agrícolas integrantes del llamado Grupo de Cairns (encabezados por Australia), quienes son partidarios de una eliminación, sistemática y firme, de las subvenciones a las exportaciones y de otros apoyos a los agricultores.

El jefe de la delegación helvética les dio la razón. Reconoció que ese punto es "una situación difícil" para todos, es decir, para los campesinos suizos porque tienen que adaptarse; para el Gobierno, porque tiene que efectuar reformas rápidas que no siempre progresan como se quiere; y para los socios comerciales porque ellos esperan reformas con el fin de llenar con sus productos el mercado interno de Suiza.

Los socios de Suiza consideraron que los derechos de aduanas récord de 678 por ciento, aplicados a la compra de contingentes de carne no incluidos en los tratos comerciales, constituyen una cifra demasiado elevada. A título de comparación, el promedio de los derechos de aduana en materia agrícola, dentro de todos los países de la OMC, son de apenas del 34 por ciento.

Estas elevadas tasas de aduana no solo se refieren a la carne. Cobros de hasta un 400 por ciento también se aplican a ciertos productos lecheros y a algunas plantas, así como a ciertas legumbres, raíces y tubérculos.

Y aunque la OMC reconoce las razones por las cuales Suiza ofrece un alto nivel de protección a sus campesinos (como la superficie limitada de las explotaciones agrícolas, así como del relieve poco propicio a este tipo de cultivos), por otro lado no comprende por que los derechos de aduana son caros, faltos de transparencia y poco previsibles.

"La observación de la OMC es justa", dijo a swissinfo Luzius Wasescha. "En materia agrícola, estamos decididos a continuar en el camino de la reforma, pero siempre y cuando no seamos desanimados por reivindicaciones excesivas".

El delegado gubernamental insistió en que Suiza ya ha comenzado a caminar en dirección de la liberalización de su mercado agrícola. En 1995 se inició esta fase, ahora se prosigue con otra etapa -que incluye un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea sobre la liberalización de quesos- y, así, hasta terminar con el proteccionismo de los productos del campo.

Nuestras reformas son lentas. Pero Suiza va en la dirección correcta. Esperemos que en el próximo examen de nuestra política comercial nuestros socios de la OMC vean esos progresos, indicó Wasescha.

Enrique Dietiker, Ginebra

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.