Navigation

La política de asilo expuesta a fuertes críticas

Estos solicitantes de asilo rechazados encontraron refugio con un párroco. Keystone

Las medidas gubernamentales para hacer más difícil la obtención del asilo en Suiza están en contra de los derechos humanos, indica la Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados (OSAR).

Este contenido fue publicado el 09 agosto 2005 - 21:12

Causa de críticas es la supresión de la ayuda social a todos los solicitantes rechazados.

"El procedimiento de asilo se hace cada vez más rápido y el riesgo de error aumentó", denuncia Jürg Schertenleib, responsable del servicio jurídico de OSAR.

A esto se suma que el plazo para presentar recurso en caso de que la solicitud sea rechazada bajo el término de 'no admisible’se ha reducido de 30 a cinco días laborales, explica Schertenleib.

Con esta situación, interponer recurso se vuelve en la práctica casi imposible. En este corto periodo se reducen aún más las oportunidades del solicitante, quien normalmente no tienen fácil el camino a una consulta jurídica debido al desconocimiento de los idiomas del país, argumenta.

La OSAR exige que el plazo para presentar recurso sea extendido, al menos, a diez días. Y que las personas concernidas tengan acceso a una representación jurídica.

En opinión de Dominique Boillat, portavoz de la Oficina Federal de Inmigración, el plazo de cinco días "es mucho para alguien que verdaderamente quiere presentar un recurso.

La crítica no está verdaderamente fundada", sostiene.

Plazos de salida más realistas

La OSAR pide entre otras cosas que los plazos para salir del país sean más realistas.

Una persona cuya solicitud no fue aceptada tiene un plazo de 24 horas para abandonar el país, recuerda.

"Está es una crítica, en parte justificada", indica al respecto Boillat, de la Oficina Federal de Inmigración.

Sobre este aspecto comenta que un proyecto piloto comenzó a principios del año para ofrecer una ayuda para el retorno a las personas que así la soliciten.

"Los ecos son buenos y si el balance resultara positivo a finales de agosto, el proyecto se prolongará por un año", explica el portavoz gubernamental.

Dominique Boillat asegura que "las decisiones rechazadas bajo el concepto de solicitud 'no admitida’ son tomadas de forma fundada. Cuando tenemos una duda, tomamos más tiempo".

"Las solicitudes rechazadas se deciden cuando se observa un abuso manifiesto, cuando la ausencia de buena voluntad es evidente."

Supresión de la ayuda social

La OSAR critica también los problemas de acceso a la ayuda de emergencia, cuya importancia es capital ante la supresión de la ayuda social que antes se dirigía a todas las personas que recibían el rechazo de su solicitud.

El derecho a la ayuda de emergencia está garantizado por la Constitución, aunque OSAR sostiene que no todos los cantones lo respetan.

Finalmente, Jürg Schertenleib se opone a que la supresión de ayuda social afecte a todos los solicitantes de asilo rechazados.

Al respecto, el Consejo de los Estados (Cámara Alta) del Parlamento Federal votó la medida en marzo pasado en el marco de la revisión de la ley del asilo.

Por su parte, el Consejo Nacional (Cámara Baja) analizará la cuestión en la sesión de otoño próximo.

swissinfo y agencias

Datos clave

Solicitudes de asilo en 2004: 14.250
32% de reducción en comparación con 2003.
Desde abril de 2004 el derecho al asilo fue endurecido. Los solicitantes cuyos documentos no son admitidos no tienen derecho a recibir ayuda social.

End of insertion

Contexto

La Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados (OSAR) se encarga de realizar obras de apoyo para los refugiados y representa los intereses de los solicitantes de asilo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo