Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La Rusia de Hiddink desencanta a Holanda

Roman Pavlyuchenko marca el primero de tres goles rusos.

(Keystone)

Después de la eliminación de Portugal y Croacia, Holanda es el tercer equipo que, tras quedar de primero en el grupo, se despide de la Eurocopa. Los rusos se imponen merecidamente por 3-1 a un desarmado combinado neerlandés en la prórroga.

Con los goles de Torbinski (112') y de Arshawin (116') en la segunda mitad de la prórroga, Rusia eliminó al equipo que tanto brilló en la fase de grupos contra el campeón y vicecampeón mundiales.

Las tres selecciones de los grupos A, B y C que se clasificaron para cuartos como primeros de grupo quedaron todas eliminadas en la siguiente fase. Después de la Portugal de Scolari (2-3 ante Alemania) y la Croacia de Bilic (2-4 contra Turquía), también quedó fuera del torneo la Holanda de Van Basten.

Los holandeses, que en el último partido de clasificación contra Rumanía jugaron con el equipo B, tuvieron cinco días más de descanso que sus rivales. Sin embargo, en la prórroga los rusos estuvieron mejor física y mentalmente.

El ex madridista y seleccionador holandés de los rusos, Guus Hiddink, dejó jugar a los suyos el esquema de juego que también aplicaron los 'oranje'. En el primer tramo, ambos equipos se neutralizaron en el centrocampo por lo que se vieron muy pocas ocasiones de gol.

Los rusos atacaron a los centrales de Holanda ya en la línea central del campo y no les dejaron hacer su juego habitual que tan buenos resultados les había dado en los dos primeros encuentros contra Italia y Francia.

La 'sbornaja', el equipo más joven del torneo, retomó el juego que le había traído la victoria contra Suecia. En el segundo tramo, los rusos empezaron a encontrar más espacios por las esquinas y las bandas. La defensa 'naranja' estuvo cada vez más desconectada de los centrales Van der Vaart y Sneijder cuyos intentos de avivar el ataque se frustraron muy pronto.

A Holanda le faltó ritmo

En el minuto 56 llegó el primer gol de Rusia tras una jugada por la banda izquierda: Andrei Arshavin, la estrella del equipo ruso del Zenit de San Petersburgo, lanzó al extremo Sergei Semak cuyo centro llegó al pie del incontrolable volante Roman Pawljutchenko que convirtió su remate directo en gol. El defensa Joris Mathijsen llegó demasiado tarde.

Rusia consiguió abrir la cuenta del marcador. Ese tanto de la punta del Spartak de Moscú puso las cosas aún más difíciles a una débil Holanda que se esforzó pero que no consiguió encontrar la eficacia de sus tres partidos anteriores.

Como ocurre con frecuencia en estas circunstancias, el empate neerlandés llegó a balón parado. En el minuto 86, Ruud Van Nistelrooy logró escaparse del fuera de juego y de la línea defensiva contraria y convirtió el tiro de falta lanzado por Sneijder desde el medio campo.

El gol del empate posibilitó a Holanda buscar la meta en la prórroga, una tarea que en los noventa minutos previos no le había resultado para nada fácil. Los rusos cerraron muy bien los espacios por las bandas y obligaron a los neerlandeses buscar el camino por el centro y tirar desde la distancia.

Como los holandeses jugaron con los suplentes frente a Rumanía, tuvieron más días de descanso que los titulares rusos. Parece ser que no les hizo bien esta pausa. Al igual que Portugal o Croacia, que también dejaron descansar a los titulares, Holanda perdió porque le faltaba el ritmo competitivo.

Resolución y firmeza

El seleccionador español, Luis Aragonés, lo había pronosticado tras la victoria inicial de España contra Rusia (4-1) el 10 de junio en Innsbruck. "Rusia va todavía a poner en dificultad a muchos equipos en este torneo."

Tenía razón. Tras el primer partido contra España, donde los rusos habían jugado de forma bastante ingenua en defensa, dejando muchos espacios a los delanteros de la 'roja', Rusia mejoró su rendimiento en los siguientes partidos y se clasificó con 6 puntos para los cuartos de final.

Al final echó del torneo a la gran favorita de este campeonato, a Holanda, que seguirá siendo para muchos "la campeona de los corazones". La numerosa y muy anímica afición holandesa, que durante más de diez días se había apoderado de Berna, inundó ayer también a la ciudad renana. 150.000 holandeses estuvieron ayer en Basilea, frente a los casi 10.000 rusos.

Pero al final celebraron los rusos y... Guus Hiddink, el único holandés al que le agradó anoche la derrota de la selección 'tulipán'.

Tras llevar a Holanda a semifinales en la Copa Mundial de 1998, a Corea del Sur a semifinales en los Mundiales de 2002, y a Australia a octavos de final en 2006, el políglota Hiddink vuelve a sorprender con una selección nacional en una fase final de un gran torneo de naciones.

Este jueves, 26 de junio, Rusia se enfrentará al vencedor del último partido de cuartos de esta noche: Italia o España.

swissinfo, Antonio Suárez Varela

FICHA TÉCNICA

Holanda - Rusia 1-3 (1-1, 0-0)

Sankt Jakob Park, Basilea. – 38.374 espectadores – Árbitro: Michel (Eslovaquia) – Goles: Pavlyuchenko (56'), Van Nistelrooy (86'), Torbinski (112'), Arshawin (116'). – Amonestaciones: Boulahrouz (51'), Van Persie (55'), Van der Vaart (60'), Kolodin (71'), Shirkow (103'), Torbinski (111').

Holanda: Van der Saar; Boulahrouz (54' Heitinga), Ooijer, Mathijsen, Van Bronckhorst; De Jong, Engelaar (62' Affelay); Kuyt (46' Van Persie), Van der Vaart, Sneijder; Van Nistelrooy.

Rusia: Akinfeev; Zhirkov, Kolodin, Ignachevitch, Anyukov; Siryanov, Semchov (69' Bilyaletdinov), Semak, Saenko (89' Torbinski); Arshavin, Pavlyuchenko (115' Sytchev).

Fin del recuadro

SEMIFINALES DE LA EUROCOPA

Alemania - Turquía, miércoles 25 de junio, Basilea

Rusia - Italia/España, jueves, 26 de junio, Viena

Fin del recuadro

×