Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los astros del balón se miden en Ginebra

Leo Messi y Cristiano Ronaldo se vuelven a ver las caras tras el partido de Liga española entre el FC Barcelona y el Real Madrid.

Leo Messi y Cristiano Ronaldo se vuelven a ver las caras tras el partido de Liga española entre el FC Barcelona y el Real Madrid.

(Reuters)

Cristiano Ronaldo y Leo Messi, las dos grandes figuras del balompié, se encuentran este miércoles en Ginebra con motivo del partido amistoso entre Portugal y Argentina.

Un encuentro que ha levantado una gran expectación en la ciudad suiza, sobre todo, por la gran proporción de portugueses que viven en la zona.




























De hecho, el martes ya se habían agotado la casi totalidad de las 29.000 entradas disponibles en el Stade de Genève y los precios en la reventa llegaban hasta los 480 francos (370 euros) por una localidad, cuando en taquilla la entrada más cara costaba 198 francos (152 euros). Antes del partido se podrán adquirir en taquilla las 1.000 restantes.

Sobre el césped ginebrino se miden quizá los dos mejores jugadores de la historia: Messi, de 23 años y Ronaldo, de 26. El argentino del FC Barcelona acaba de ganar el Balón de Oro -como el año anterior- el premio que designa al mejor jugador del mundo. Su adversario de hoy, el jugador luso del Real Madrid, conquistó el mismo galardón en 2008.

Ambos suman ya 75 goles en lo que va de temporada y cada uno de ellos está muy cerca de superar la barrera de los 40 goles en la Liga española, un registro jamás conseguido. Mientras  el portugués lleva 34 goles en 35 partidos en todas las competiciones, 25 en 22 partidos de Primera División, Messi suma 40 goles en 33 encuentros oficiales, 24 de ellos en Liga.

Esta semana el entrenador del Atlético de Madrid, Quique Sánchez Flores, dijo de Messi “estamos hablando del Di Stefano del Siglo XXI”, a lo que respondió Jorge Valdano, director general del Real Madrid “eso se lo aplicaría a Cristiano Ronaldo porque usa la misma camiseta”.

Alfredo Di Stéfano, es considerado por la FIFA como uno de los cuatro mejores jugadores de fútbol del siglo XX, junto a Pelé, Franz Beckenbauer y Johan Cruyff.

 

Miles de seguidores

Desde el pasado lunes cuando los equipos llegaron a Suiza, la presencia de aficionados y seguidores ha sido constante: en el aeropuerto, en los hoteles de concentración y en los campos de entrenamiento. 

Según los datos oficiales de agosto 2010, más de 210.000 portugueses residen en la Confederación, solo superados por los italianos (288.000) y por los alemanes (258.000).

Así, cerca 4.000 personas presenciaron el lunes el entreno de Portugal en el estadio ginebrino del Meyrin FC. Otros mil seguidores suizos y argentinos se desplazaron al estadio Colovray, en Nyon, para intentar ver en directo a Messi en el entrenamiento de Argentina.

Sin embargo, el lunes con el campo lleno, Messi no se presentó y permaneció en el hotel de concentración a las afueras de Ginebra (La Reserve). El martes, Messi sí que participó con normalidad en el entrenamiento de la selección albiceleste, de nuevo en Nyon.

 

“Star System”

Raffaele Poli, sociólogo e investigador del Centro Internacional de Estudios del Deporte (CIES) de la Universidad de Neuchâtel, explica a swissinfo.ch que este gran interés obedece a dos elementos. De un lado, debido a la gran comunidad portuguesa que reside en Suiza, “la tercera colonia extranjera más numerosa en el país. Además, Ginebra es la ciudad suiza donde viven más emigrantes portugueses”.

Por otro lado y aparte del factor de identidad nacional, también hay que destacar “la evolución del fútbol como industria, con la aparición de grandes estrellas, el ‘Star System’ del fútbol mundial, muy importante para atraer gente a los estadios. Los jóvenes siguen el ejemplo de Messi y Ronaldo”, razona Poli.

En su función como ejemplo a los niños y niñas, ambos jugadores en su calidad de estrellas no son un buen ejemplo, afirma el sociólogo Poli, por ser modelos superficiales y del consumismo. “Son parte del sistema, ellos contribuyen a satisfacer las necesidades de consumo del negocio del fútbol, lo mismo que ocurre en otras áreas culturales como la música o el cine. Estos ámbitos necesitan personajes famosos para vender sus productos. Ellos tampoco pueden evitarlo y están obligados a desempeñar ese papel”, señala Poli.

Asimismo, es cierto que siendo tan jóvenes tienen que soportar mucha presión de los medios de comunicación, los patrocinadores y aficionados. “La verdad es que lo hacen muy bien, pero en cierta manera son esclavos del capitalismo,  que es el rumbo que lleva el fútbol desde hace 20 o 30 años”, precisa el especialista de la Universidad de Neuchâtel.

 

¿A medio gas?

A pesar de la relevancia del partido, Poli no cree que las dos estrellas vayan a jugar a su máximo nivel al tratarse de un partido amistoso. “Pienso que no mostrarán sus armas y tratarán de ahorrar energía para los encuentros con sus clubes. Pero claro que siempre hay una gran interés en verlos jugar de cerca, por su fama, su calidad y por lo que han hecho hasta ahora. Es algo similar a, por ejemplo, un concierto de música de una banda importante. Siempre podrás decir que estuve allí”, concluye Poli.

Stade de Genève

El Stade de Genève fue una de las sedes de la Eurocopa 2008 de Suiza y Austria.

El estadio de la ciudad de Calvino fue escenario de varios partidos del grupo A, que integraron Suiza, Turquía, República Checa y Portugal.

El estadio está ubicado en Lancy, comuna suiza cercana a Ginebra, fue inaugurado 2003 y en el disputa sus partidos el Servette FC, actualmente en la Segunda División suiza.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×