Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los refugiados merecen respeto

La ministra suiza de Justicia, Ruth Metzler, presidió la conferencia que, en su opinión, ha sido un "éxito".

(Keystone)

Más de 120 países reiteraron este jueves en Ginebra su respaldo a la Convención de la ONU sobre los Refugiados.

Los 123 países signatarios del tratado, entre ellos Suiza, solicitaron que se apliquen las disposiciones jurídicas contenidas en el mismo, al término de la conferencia ministerial de dos días convocada con motivo del 50 aniversario de la Convención.

Ante el creciente número de desplazados por conflictos bélicos o razones económicas (que actualmente se cifran en 22 millones), la comunidad internacional defendió, con esta acción, los derechos elementales de este tipo de migrantes por encima de muchas campañas que se hacen contra ellos en los países receptores.

Ruth Metzler, ministra helvética de Justicia y Policía, reconoció en conferencia de prensa la complejidad del fenómeno migratorio en el que se mezclan situaciones de orígenes muy diversos.

Y citó como ejemplo que muchos solicitantes de asilo político en los países ricos son, en realidad, candidatos potenciales a convertirse en migrantes económicos. "Estas situaciones tan distintas no pueden ser tratadas de la misma manera", dijo.

Documento pionero del derecho humanitario

La Convención de la ONU sobre los Refugiados tiene 50 años. Se remonta a 1951, cuando tuvo lugar en Ginebra una conferencia plenipotenciaria en la que se redactó uno de los capítulos más importantes de lo que hoy se conoce como derecho internacional humanitario: el derecho de los refugiados.

Con motivo de ese aniversario, los Estados firmantes (26 países en el momento de su adopción y 143 naciones actualmente), manifestaron su convicción de que la persistencia de las condiciones sociales, económicas y políticas que producen el fenómeno migratorio siguen vigentes.

"Sólo es necesario observar el mundo de hoy para ver que, 50 años después de su adopción, la Convención no ha perdido actualidad. Como en el pasado, los individuos huyen en razón de las persecuciones, de las violaciones a los derechos humanos y de la guerra. Si estas causas apenas se han modificado con el paso de los años, por el contrario, ellas han asumido una amplitud enorme."

Fueron las declaraciones de Ruth Metzler ante el pleno de la conferencia que resumen el sentimiento compartido por la mayoría de los delegados especiales en la reunión.

Los participantes coincidieron en que las condiciones sociológicas que producen el refugio se han empeorado con el paso de los años y, en consecuencia, que el número de personas refugiadas se ha incrementado aritméticamente.

Con este pensamiento como centro de las discusiones, un total de 123 Estados firmantes de la Convención (de un total de 143, haciendo un 86% del total de los países adherentes) acordaron, de nueva cuenta, en Ginebra, reiterar el respeto a los derechos humanos de estas poblaciones flotantes.

Convocada a iniciativa de Suiza y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), esta primera reunión formal de los Estados parte de la Convención Internacional sobre los Refugiados "terminó con un éxito", en palabras de Ruth Metzler.

Para la titular helvética esta reiteración de los derechos de la persona, en perfecta sintonía con la tradición humanitaria de Suiza, así como la invitación a toda la comunidad internacional a aplicar las cláusulas de la Convención, "sobrepasan los escenarios decorativos de una reunión de esta naturaleza" en medio de los conflictos bélicos de estos tiempos.

"Ubican al hombre como el valor más importante en el seno de la sociedad actual", declaró Ruth Metzler.

Enrique Dietiker, Ginebra


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting