Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

LUCHA CONTRA COVID-19 Mascarillas: dónde, cuáles y quién

 Dos personas guardan distancia, una lleva mascarilla

Cualquier persona mayor o que padezca una enfermedad crónica debe utilizar mascarilla. Sin embargo, siempre que sea posible es preferible mantener cierta distancia.

(swissinfo.ch)

¿Por qué en Suiza las personas sanas no deberían utilizar mascarillas a pesar de que son obligatorias en los hospitales y en las residencias de mayores? ¿Se trata de evitar que escaseen para el personal sanitario? Las explicaciones que dan las autoridades sanitarias suizas no son fáciles de entender.  

¿Hay todavía mascarillas para los particulares?

A mediados de semana, a Marlen Aeschlimann, copropietaria de una droguería en un barrio de Berna, solo le quedaban dos paquetes de 10 mascarillas que cuestan 29 francos. Pero la joven –que no porta mascarilla– nos ha asegurado que un pedido de otros 1 000 paquetes está en camino. Solo en los últimos dos días, ha vendido 200. “Máscaras protectoras, de tres capas, antivirus, con certificado ISO”, afirma en la etiqueta su fabricante.  

COVID-19 Atenderán en Suiza a seis pacientes de Francia

Tres hospitales suizos acordaron atender a seis pacientes con coronavirus de la vecina región francesa de Alsacia. Sin embargo, los expertos temen ...

Este contenido fue publicado el 22 de marzo de 2020 15:27

Las máscaras las suministra Victory Switzerland GmbHEnlace externo en Kirchberg, en el cantón de Berna. Según su director general Daniel Gerber, en las últimas 48 horas la empresa ha entregado 350 000 piezas de este tipo en residencias de mayores, farmacias y droguerías. Se espera que en los próximos días se multipliquen los pedidos.    

En la actualidad Daniel Gerber compra las máscaras en China por el equivalente a 1,20 francos. Producir una pieza en China cuesta dos céntimos. Sus clientes pagan 1,57 francos, y el precio final en la droguería es de 2,90 francos.   
Suiza dejó de producir mascarillas protectoras en parte por los bajos costos de producción en China. Ahora de nuevo dos o tres empresas suizas empiezan a producirlas.  

Según el director general de Victory, China (donde la pandemia parece haber terminado) puede ofrecer varios millones de unidades. Sin embargo, y debido a que las posibilidades de transporte en todo el mundo son muy limitadas y costosas (por la capacidad reducida de los vuelos, las carreteras y los ferrocarriles y por problemas en las fronteras), su empresa solo recibe una parte de las mascarillas.   

¿Se están quedando los hospitales sin mascarillas? 

Victory también suministra a los hospitales, pero no máscaras de este tipo, sino otras de uso profesional, las llamadas FFP2. Y ya no es posible encargarlas por internet, en la página webEnlace externo de la empresa están “agotadas”.

Todavía están a la venta en otras páginas web, pero cuestan hasta diez veces más que antes de la pandemia. Antes del COVID-19 pagaban 75 céntimos por unidad, tal y como declaró Bernhard Roder, jefe de compras y logística del hospital de Biel a la televisión pública suiza SRF.
Escasean las mascarillas FFP2 (que protegen nariz y boca) y FFP3 (que protegen boca, nariz y ojos) y varios hospitales indican que su suministro se ha vuelto más difícil. 

La Confederación tiene un stock obligatorio de 180 000 piezas, que está lejos de ser suficiente. Pero las autoridades federales están comprando todo lo que pueden, ha dicho a SRF Daniel Koch, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas de la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP).

“Y eso será suficiente. Ahora también se fabrican mascarillas en Suiza. Cada día se producen en Suiza alrededor de 40 000 mascarillas FFP2 para el personal de enfermería”, ha asegurado Daniel Koch a SRF.

Neuer Inhalt

Suscripción a la Newsletter

¿Desea recibir las últimas noticias de Suiza? Suscríbase a nuestra Newsetter

¿De qué protegen las mascarillas? 

“Para las personas sanas, estas mascarillas no son realmente una protección contra los virus”, explica Daniel Koch. Es mucho más efectivo mantener la distancia y lavarse las manos regularmente. 

Sin embargo, en su sitio webEnlace externo y bajo el título “Mascarillas higiénicas”, la OFSP recomienda que la población tenga un stock de 50 máscaras por persona. No obstante, en esa misma página dice que “la OFSP no recomienda que las personas sanas usen mascarillas higiénicas en lugares públicos”.

El material de protección debe utilizarse principalmente para proteger a los profesionales de la salud que tratan a los pacientes, así como para proteger a las personas especialmente vulnerables.

¿Las autoridades afirman que la mascarilla no tiene ningún efecto en las personas sanas para así evitar la escasez de los trabajadores sanitarios?

Daniel Koch lo niega. “Las mascarillas tienen un efecto cuando las personas infectadas las usan porque evitan que el virus se propague. Pero si usted está infectado no puede salir a la calle, de ningún modo”.

Las mascarillas deben usarse donde la gente realmente está en peligro: hospitales o residencias de mayores. Allí, las mascarillas son obligatorias, porque de lo contrario el personal podría infectar a los pacientes, explica Daniel Koch.

¿Pero todas esas personas que están infectadas sin saberlo no pondrían en menor riesgo al resto si usaran mascarillas?

La OFSP responde que no necesariamente. En primer lugar, una máscara protectora podría dar una falsa sensación de seguridad e incitar a la gente a no respetar las reglas de distancia. En segundo lugar, estas máscaras constituyen un riesgo en sí mismas si se utilizan de forma inadecuadaEnlace externo.

¿Por qué todos los habitantes de los países asiáticos llevan máscaras en espacios públicos?

No se puede descartar que también ocurra esto en Suiza, o que las mascarillas pronto sean obligatorias, al menos para los profesionales altamente expuestos (los que trabajan en el comercio minorista y en el transporte público). 

Sin embargo, la OFSP –al menos de momento– sigue una estrategia diferente. En Suiza, hay que proteger sobre todo a las personas vulnerables (enfermos crónicos y ancianos), que no deberían salir de casa, en la medida de lo posible. Y, por más difícil que sea, los parientes, amigos y conocidos deben mantener su distancia. Según la OFSP, esto les ayuda más que las máscaras protectoras.   

Las principales vías de contaminación del virus conocidas hasta ahora, según la OFSP:

  • El contacto durante varios minutos a una distancia de menos de dos metros con una persona enferma.
  • Si una persona enferma estornuda o tose, a través de las gotas pulverizadas los virus pueden llegar a las membranas mucosas no solo de la boca y la nariz, sino también de los ojos. Los protectores de la boca y la nariz no protegen contra este tipo de propagación del virus.
  • Incluso una mascarilla que cubra la boca, la nariz y los ojos (FFP3) ofrece una protección limitada, porque las gotitas infecciosas de la persona que tose o estornuda también se depositan en las manos de quien está enfrente. Y pueden entrar en la boca, la nariz o los ojos si los tocamos con las manos.

(Fuente: OFSP)

Fin del recuadro


Traducción del francés: Lupe Calvo, swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes