Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto de la Presidencia venezolana muestra al mandatario venezolano Nicolás Maduro (I) durante un programa televisivo en Caracas, el 16 de mayo de 2017.

(afp_tickers)

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró el martes que pretende incluir en la Constitución el "Carnet de la Patria", documento que creó para acceder a programas sociales y comprar alimentos subsidiados, tildado por la oposición como "un mecanismo de control social".

"El Carnet de la Patria lo vamos a constitucionalizar", aseguró Maduro, en una reunión con sus ministros transmitida por la televisión estatal VTV.

Según el mandatario, 13 millones de venezolanos, de una población total de 30 millones, tramitaron el carné.

Maduro pretende incluirlo en la Constitución que resulte de la Asamblea Nacional Constituyente que convocó y que la oposición considera un "fraude" para evadir elecciones y afianzarse en el poder.

"Llamo a todos los carnetizados (...) a activarse para garantizar la Asamblea Nacional Constituyente y a prepararse desde ya para ir a votar", expresó el gobernante socialista.

Maduro enfrenta desde el 1 de abril una ola de protestas que deja 42 muertos, en las que los opositores exigen su salida del poder mediante elecciones generales y rechazan el llamado a Constituyente.

"Constituyente o la guarimba (protesta violenta), Constituyente o el odio. La Constituyente va, llueva, truene o relampaguee", manifestó el presidente.

Las protestas opositoras ocurren en medio de una grave crisis económica, con la inflación más alta del mundo y severa escasez de alimentos básicos y medicinas.

El "Carnet de la Patria", tarjeta electrónica de tecnología china, fue lanzado por el gobierno en enero pasado para -sostiene- mejorar la situación social de la gente.

Es requisito para beneficiarse de programas sociales estatales de vivienda y abastecimiento de bolsas de comida a precios bajos en zonas populares. La oposición lo compara con la tarjeta de racionamiento en Cuba.

AFP