Manifestación de solidaridad con Oaxaca

Manifestación de solidaridad con Oaxaca, en Berna. swissinfo.ch

Varios centenares de personas, en su mayoría jóvenes, desfilaron el pasado sábado 2 de diciembre por el centro de Berna, exigiendo el fin de la represión en Oaxaca.

Este contenido fue publicado el 04 diciembre 2006 - 08:14

La manifestación de solidaridad fue convocada por una cuarentena de organizaciones políticas, sindicales y de solidaridad helvéticas.

Esa acción se inscribe en un marco internacional de protesta contra las graves violaciones de derechos humanos en ese Estado del sureste de México, limítrofe con Chiapas.

Los sindicatos UNIA /Berna y el de Servicios Públicos, SOLIFONDS (Asociación de solidaridad sindical con los movimientos populares), Juventud del Partido Socialista, Partido del Trabajo y el Partido Verde de la capital figuran entre los que convocaron.

El Secretariado de Solidaridad con América Central, Médico Internacional/Suiza, diversos colectivos de solidaridad con Chiapas, la Reitschule (centro alternativo bernés), agrupaciones autónomas y altermundialistas también participaron de la movilización pacífica.

Varias organizaciones latinoamericanas adhirieron a la marcha. Entre ellas la Coalición por los Derechos Políticos de Mexicanos en el Extranjero; Minka Alterlatina; Radio Rebelde Sound Sistema; UMES, la otra campaña etc.

Siete meses de tensión en aumento

Mayo de 2006: los maestros del Estado de Oaxaca inician un proceso de movilización por reivindicaciones salariales. La represión comienza a intensificarse. El 14 de junio un plantón de los docentes en el centro de la ciudad es desmantelado con marcada agresividad por fuerzas policiales.

Al calor de la confrontación social creciente, ese mismo mes, nace la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca), una amplia confluencia de más de 300 movimientos populares del Estado.

A las demandas originales del magisterio, la nueva plataforma incorpora otra, en este caso de tipo político: la renuncia del Gobernador del Estado, Ulises Ruiz, que pertenece al Partido Revolucionario Institucional (PRI), a quien lo acusan de corrupción e insensibilidad ante las demandas.

La tensión continúa y la espiral de violencia se multiplica. En los últimos siete meses, según organismos de derechos humanos, se registran más de 400 heridos, 17 muertos, numerosos desaparecidos, torturas, agresiones sexuales contra dirigentes femeninas y centenas de prisioneros muchos de los cuales son distribuidos en cárceles lejanas.

El 27 de octubre Brandley Will, camarógrafo norteamericano que colaboraba con medios alternativos de su país es asesinado cuando cubría una manifestación callejera. El 28 de noviembre, para sorpresa de observadores internacionales, los dos detenidos por esta causa fueron liberados.

En la última semana de noviembre, Teresa Rodríguez, directora regional del Fondo de desarrollo de la ONU para la Mujer (UNIFEM) denunció públicamente "la violencia generalizada y sistemática contra las mujeres cometidas por autoridades en San Salvador de Atenco y ahora en Oaxaca".

Los primeros días de diciembre Amnistía Internacional lanzó una campaña urgente por la vida y la libertad de varios detenidos.

Solidaridad helvética

"La manifestación es una acción de solidaridad imprescindible", expresa Philipp Gerber, coordinador de Médico Internacional - Suiza, quien visitó Oaxaca dos veces en los últimos meses. Y quien caracteriza la situación allí como de "Estado de sitio de facto".

Para Gerber, los objetivos de la solidaridad son de dos tipos. Por una parte presionar a las autoridades helvéticas "para que ofrezcan sus buenos oficios diplomáticos en la búsqueda de una solución pacifica al conflicto y que se pronuncien contra la militarización no sólo de Oaxaca sino de todo México".

Y, al mismo tiempo, "exigir al Gobierno mexicano el cese de la represión, la salida de la policía federal, libertad de los presos, la cancelación de las órdenes de captura contra los dirigentes de APPO, renuncia del Gobernador Ruiz y el fin de la impunidad".

Aspectos, estos últimos, contenidos en el documento público que suscribieron las organizaciones que convocaron la actividad en Berna el primer sábado de diciembre. Dicho documento, adicionalmente, exige "que la Cruz Roja mexicana pare la entrega de heridos a la policía federal" y critica "los acuerdos de libre comercio firmados por México con Estados Unidos".

Apoyo directo a Oaxaca

Con el aumento de la represión, "los heridos muchas veces no eran tratados adecuadamente en los hospitales públicos o bien estaban sujetos a la presencia y presión de grupos paramilitares", explica Gerber.

Y de allí, la decisión de Médico Internacional - Suiza de apoyar "los puestos de socorro, es decir estructuras de primeros auxilios que la gente comenzó a instalar con el apoyo de estudiantes de medicina".

Dichos centros, sigue explicando, "cuentan con lo básico en cuanto a atención médica. Y ahí llegan los heridos cuando se tratan de casos que no son extremadamente graves".

Gerber no esconde su simpatía por la APPO, para quien, según el activista helvético, "la solidaridad internacional es muy importante". Tal vez, una de las mejores garantías para que los movimientos sociales no "sean reprimidos como en los viejos tiempos", concluye.

swissinfo, Sergio Ferrari

Contexto

Oaxaca es uno de los estados más pobres de México (en cuanto a la situación social de sus habitantes). Está ubicada al sureste del país y es fronterizo con Chiapas, Guerrero, Veracruz y Puebla.

De los 570 municipios, 418 tienen una presencia marcadamente indígena y aproximadamente una tercera parte habla alguna lengua originaria.

Una de las principales características de Oaxaca es la marcada diversidad de pueblos que lo integran, entre ellos los chontales, cuicatecos, ixcatecos, chinantecos, nahuas, triques, zapotecos... e incluso algunos de origen africano.

El conflicto magisterial a la base de la tensión social creciente se inició el 22 de mayo del año en curso.

End of insertion

Datos clave

Oaxaca representa el 4.8 % del territorio total de México.

La población total supera los 3.5 millones de habitantes, siendo uno de los estados de menor densidad.

La mitad de la población económicamente activa recibe menos de un salario mínimo o ningún ingreso. Lo que explica un alto índice de migración hacia el noroeste del país y hacia los Estados Unidos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo