Navigation

Por qué el banco central detesta tener un valor refugio

El franco suizo ha sido siempre un valor refugio al que los inversores suelen recurrir en tiempos de crisis. ¿Por qué el Banco Nacional Suizo hace hoy todo lo posible por empañar la reputación de su moneda? (Michele Andina & Matthew Allen, swissinfo.ch)

Este contenido fue publicado el 09 abril 2015 - 08:30

La crisis bancaria de 2008 sumió a varios países en el estancamiento o en la recesión. Los inversores buscaban un lugar donde preservar el valor de los activos que les quedaban. Muchos abandonaron el dólar y el euro por el franco suizo, lo que generó un dramático impacto en los tipos de cambio. A finales de 2009, el euro cayó por debajo de los 1,50 francos. Los productos que exporta Suiza se encarecieron y perdieron competitividad en su principal mercado, la Unión Europea.

Por si fuera poco, el franco suizo siguió apreciándose frente al euro. Tanto que en otoño de 2010 un dólar valía menos que un franco. El Banco Nacional Suizo (BNS) decidió actuar. Imprimió francos y los utilizó para comprar euros, en un intento de frenar la apreciación de su divisa. Una decisión que no fue inocua. Se multiplicaron las críticas contra la política del BNS por considerarla insostenible y arriesgada.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.