Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza-Argentina La Casa Suiza de Baradero cumple 120 años

La Sociedad Suiza de Baradero celebra los 120 años de su máximo legado arquitectónico: La Casa Suiza. "Cumplimos el sueño de nuestros predecesores con la preservación de este recinto que nos cobija a todos", indica el presidente de la Sociedad, Néstor Braillard. Visita.

Estamos en la entrada de la Casa Suiza en Baradero, provincia de Buenos Aires. Nos da la bienvenida una comitiva de los miembros de la Sociedad Suiza de Socorros Mutuos de BaraderoEnlace externo. La antesala, decorada con madera tallada, muestra que este sitio ha sido hecho con esmero y preservado con devoción.

La Casa Suiza es el espacio de celebración de esta ciudad. La fachada, el interior de la casa y el museo han sido renovados, gracias al impulso de la Sociedad Suiza de Baradero y la Asociación Baradero-FriburgoEnlace externo, con sede en Suiza.

Los descendientes, al centro de este legado

Dentro y fuera de estos muros sigue vivo el recuerdo de esos primeros labradores y sus familias llegados a partir de 1856: Sus descendientes trabajan con ahínco de forma voluntaria y muy amorosa para preservar esta herencia. La emoción es un común denominador al recordar a sus anscestros y mostrar las imágenes de algunos de ellos en los muros de la Casa Suiza.

“Me emociona saber cómo vinieron a trabajar para sacar adelante a la familia", dice Mirta Gonzalez Leuenberger, al mostrarnos el retrato de su abuelo, que llegó a la Argentina en el vientre de su madre.  

“Fragmento de nuestra tierra, Suiza”

Sí. Esta Casa, inaugurada el 11 de noviembre de 1899, es resultado de un acariciado proyecto de esos primeros suizos en esas tierras bañadas por el cauce del río homónimo, un brazo del Paraná inferior.

“Gracias a la perseverancia, la economía y el esfuerzo de todos, lograremos construir nuestra Casa, fragmento de la tierra Suiza y homenaje solemne de la vieja Helvetia, nuestra querida Patria", es la frase que recuerda Néstor Braillard, presidente de la Sociedad Suiza de Baradero, al mencionar un texto de la Sociedad escrito en 1895.

Los orígenes de Braillard se encuentran en St. Martin, cerca de Vevey. “Tuve la suerte de ir al pueblo de los Braillard. Soy el bisnieto de Plácido, que llegó aquí con tres de sus hermanos en 1887. Sentir que fui el primero en volver a Suiza después de que ellos partieron sin jamás volver a su tierra me conmueve y alienta”. 

Por su parte, Nilda Bonini indica: "Valoro el sacrificio que hicieron los abuelos para adaptarse, pues fueron años muy difíciles para ellos, para formar la primera colonia agrícola en Baradero"

Sentados en torno a la mesa de la Biblioteca, uno a uno de nuestros anfitriones nos relata un poco de su historia familiar. Muchos sentimientos afloran. El arquitecto Pablo Carboni ha quedado fascinado por los libros que hoy hacen historia en esta sala. Diccionarios, libros de agricultura y literatura en algún idioma suizo, entre otros. 

Justo en el marco de las celebraciones de este fin de semana por el 120 aniversario de la Casa, Carboni ha sido designado para presentar una síntesis pública de este tesoro. 

“Casi ya me he vuelto más un historiador. Estoy escarbando en todos los rincones los vestigios de la Sociedad Suiza en Baradero, especialmente en su biblioteca, para ver qué más puedo aprender de esta comunidad, y así voy creciendo”, indica Carboni, descendiente de los "Willi' de Baradero. 

Varios son los miembros de esta comunidad de ascendencia helvética que mantienen lazos con sus familiares en Suiza. Es el caso de Alberto Bossi, cuyos ancestros llegaron a Baradero en 1894.

"Por un corazón más abierto ante las migraciones"

La familia materna de Sylvia Fucaraccio proviene de Châtel St. Denis, hermanada con Baradero. Con su destino, marcado por la emigración de su familia, pide mayor comprensión por aquellos que dejan su tierra para buscar un mejor futuro.

“Tanto en Argentina y lo que se ve en Europa, creo que hace falta una postura bastante más solidaria desde todos los lugares del planeta ante las migraciones. Nadie se va de su propia tierra si no es por una situación compleja”. 

De cara el futuro y por la juventud

Y sobre su tarea en la Casa Suiza, Fucaraccio-Chillier subraya que es esencial preservar las clases de idiomas que ofrece esta institución y mantener los lazos culturales entre dos tierras hermandas por esta historia de la inmigración helvética, además de apuntar particularmente a contribuir a un mejor futuro para las nuevas generaciones en Baradero.

En este recinto siempre hay alumnos en las aulas donde se imparten las clases de francés y alemán, y varios jóvenes suizos han venido, en el marco de un programa de intercambio, a impartir estas clases. 

Mabel Graciela Keller, positiva y rigurosa, es una de las maestras de francés. En el marco de estos intercambios ha tenido contacto con estos jóvenes venidos de Suiza, a los que considera de palabra clara, puntuales, correctos. 

Para Keller la educación es la clave fundamental para la calidad de vida de las nuevas generaciones y solo quiere lo mejor para los jóvenes de su Baradero natal. Ella con su grano de arena ya es un eslabón más de esta historia que se sigue construyendo aquí para la comprensión de culturas y el respaldo, solidario, de todos aquellos que conforman esta sociedad de la provincia de Buenos Aires, Argentina.

Baradero y su vínculo con Suiza hoy

Desde Châtel St. Denis -en tierra helvética, y de donde partieron los primeros pobladores suizos en Baradero para fundar la primera colonia agrícola en ese país-, el vínculo con la Sociedad Suiza de Baradero se mantiene. Ambos poblados son, oficialmente, ciudades hermanas desde 2007. Y al unísono voces argentinas y suizas invitan a mantener activos estos lazos de hermandad e intercambio, a través de la Asociación Baradero-Friburgo, fundada en 1992.

De la mano de la Sociedad Suiza de Baradero, la Asociación con sede en Suiza ha impulsado la renovación de la Casa Suiza en Baradero, ha publicado al menos cuatro libros sobre este pasaje de la historia suizo-argentina y también ha respaldado a una decena de jóvenes para participar en el programa de intercambios lingüísticos y estadías profesionales. En una entrega pasada entrevistamos al specialista en la emigración suiza a la Argentina, Chile y Brasil, Christophe Mauron y copresidente de la Asociación Baradero-Friburgo sobre estos lazos suizo-argentinos.

Fin del recuadro


Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes